Así te mantenían 30 minutos al teléfono para estafarte

Aunque es cierto que ya estamos un poco cansados de conocer estafas telefónicas, lo cierto es que son una actividad delictiva que no tiene visos de desaparecer a corto plazo. Además, airear los casos en público puede servir para que nadie más caiga en la trampa o, al menos, para que no se siga utilizando el mismo modus operandi. En este caso, tenemos que hablar de que ha sido desarticulado por la Policía Nacional un call center que estafaba telefónicamente simulando ser intermediarios de ficheros de morosidad, llegando a tener a los usuarios hasta 30 minutos al teléfono.

Agentes de la Policía Nacional han confirmado la desarticulación de un call center que, presuntamente, estafaba utilizando los peligrosos números de tarificación adicional. Existen víctimas en toda España que habían caído en la “trampa” al hacerse pasar estos por intermediarios de ficheros de morosidad. Para eliminar las deudas, se invitaba a los usuarios a llamar a números premium.

Estafa con números de tarificación adicional

La investigación se remonta a finales de 2019 cuando la Policía Nacional recibe una denuncia de parte de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros (ASNEF). En esta explican que habían detectado varias webs que ofrecían servicios de gestión de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición (derechos ARCO) en los ficheros de solvencia patrimonial y de crédito existentes en España.

Estos servicios se ofrecían de forma supuestamente gratuita, aunque nada más lejos de la realidad. A los usuarios se les invitaba a realizar varias llamadas a números de tarificación adicional. Todo esto se realizaba de manera injustificada y fraudulenta, lo que supuso un perjuicio importante para los usuarios que se animaban a seguir el proceso planteado por esas empresas.

La realidad es que las empresas que gestionan los ficheros de solvencia patrimonial y crédito disponen de un servicio gratuito para que los usuarios puedan conocer qué datos obran en ASNEF y solicitar la rectificación o cancelación de estos. Los delincuentes utilizaban los números de tarificación adicional para lucrase y luego ya realizaban el proceso gratuito en nombre de la persona que les había contactado.

Los agentes de la Policía Nacional consiguieron localizar a la empresa que estaba detrás de la web que ofrecía los servicios que, además de todo lo anterior, utilizaba marcas registradas sin permiso para transmitir una sensación de credibilidad y legalidad. De esta forma, los usuarios pensaban que estaban ante los verdaderos propietarios de estos ficheros.

En las llamadas conseguían entretener a los usuarios hasta 30 minutos (el máximo fijado por ley para estas llamadas) utilizando varias técnicas como largos silencios o simular que realizaban gestiones. Además, aunque el usuario no estuviera en ningún fichero, siempre se le decía que estaba en un mínimo de dos de estos ficheros. Los responsables de la estafa consiguieron en 2019 más de 700.000 euros con estas llamadas.

¡Sé el primero en comentar!