Las Smart TV Samsung pueden inutilizarse de manera remota

Samsung es el líder mundial en cuanto a Smart TV se refiere. La compañía vende más televisores inteligentes que nadie, y ofrece una experiencia de uso excelente al contar con las apps y plataformas de streaming más importantes del mercado. Sin embargo, la compañía esconde una función en sus televisores que permite matarlos y dejarlos hechos un pisapapeles

Así lo ha confirmado la propia Samsung Sudáfrica. Todo empezó el pasado 3 de agosto, donde la compañía publicó una nota de prensa en relación a las revueltas y saqueos que se produjeron en el mes de julio en Sudáfrica. En esos saqueos se vieron afectados almacenes y tiendas de Samsung, donde se produjeron robos de televisores.

TV Block: Samsung puede desactivar televisores

Sin embargo, Samsung ha dicho que todos esos televisores han sido desactivados de manera remota con una función llamada “TV Block”. Esta función detecta si un televisor de Samsung ha sido activado de una manera no legal, y hace que sólo pueda usarse por los verdaderos propietarios con una prueba válida de compra.

El objetivo de esta función es mitigar la creación de mercados de segunda mano en los que se venden bienes ilegales o robados, y por ello viene precargada en todos los televisores de Samsung por defecto.

El funcionamiento de TV Block es bastante sencillo. Esta función es activada automáticamente por Samsung de manera remota, donde se introducen los números de serie de los televisores robados en los servidores de Samsung. Si uno de esos televisores se conecta a Internet, pasará a estar bloqueado.

Si un usuario se ve bloqueado por error, la funcionalidad completa puede restaurarse en menos de 48 horas después de enviar una prueba de compra y el número de serie del televisor a un distribuidor de Samsung o a la propia compañía a serv.manager@samsung.com.

Esta «puerta trasera» puede ser peligrosa

No obstante, introducir funciones de este tipo en un producto es algo realmente peligroso, ya que no sólo se le está dando un gran poder a la compañía, sino que por ejemplo alguien puede descubrir la manera de hackear esos televisores y activar la función para dejarlas hechas un pisapapeles. Incluso si la propia Samsung sufre un hackeo, alguien podría llegar y bloquear todos los televisores Samsung del mundo. Posteriormente, podrían introducir un ransomware y exigir a Samsung un rescate para desbloquear los televisores.

Incluso una actualización errónea en los servidores de Samsung puede llegar a activar esta función, y también se abre la puerta a la creación de servicios de “TV as a service”, donde haya que pagar mensualidades incluso simplemente para poder ver la tele.

Así, este es un recordatorio de que el usuario no es propietario al 100% de los productos que compra. Esto ocurre ya con el software que compramos en tiendas online como Steam, pero con un dispositivo físico la sensación de propiedad es mucho mayor.

Por ello, la única forma de “protegerse” de esta función es desconectar el televisor de Internet, algo que no tiene mucho sentido en una Smart TV porque estaríamos perdiendo multitud de funcionalidades.