Descubren que se están vendiendo mascarillas en la Dark Web

Descubren que se están vendiendo mascarillas en la Dark Web

Alberto García

Desde que empezó el mes de abril, comprar una mascarilla se ha convertido en algo relativamente fácil de hacer. De hecho, en redes de transporte como el Metro de Madrid se han repartido mascarillas quirúrgicas gratis, y en las farmacias se venden a precios bajos. No obstante, las FFP2 y las FFP3, las más codiciadas, son bastante más caras por su buena protección, alta demanda y limitada oferta. Tanto es así, que están vendiéndose en la Dark Web.

Así lo ha anunciado hoy la Oficina de Coordinación Cibernética (OCC) del Ministerio de Interior, que ha detectado varias operadores de venta de material sanitario en la Dark Web. Entre ese material se encuentran mascarillas FFP2 y FFP3, test de detección del coronavirus, medicamentos y termómetros electrónicos láser.

Se envían mascarillas compradas en la Dark Web por paquetería internacional

Mientras que con las mascarillas es difícil que se esté vendiendo material falso o que no funcione, con el resto de productos es más complicado determinar si se está o no estafando a alguien. Los tests pueden no tener el nivel de fiabilidad necesario, mientras que no hay medicamentos que curen la enfermedad a pesar de que en los anuncios se prometa eso.

Además de en España, gran parte de las ventas de estos materiales se realiza en países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Australia, China, Italia, Singapur o Países Bajos, ofreciendo envíos internacionales mediante paquetería.

Las empresas que venden así estos productos suelen ser lícitas, pero están comerciando con estos productos al margen de los controles que están estableciendo los gobiernos de cada país. Los pagos se hacen en criptomonedas, y los vendedores recurren a aplicaciones de mensajería o email para contactar con los compradores. Algunas empresas son aún más valientes y aceptan pagos convencionales como PayPal o transferencias bancarias, lo cual no suele ser habitual en la Dark Web pero que en estos casos se pueden permitir porque no están vendiendo productos ilegales en el caso de las mascarillas.

La Policía Nacional ya detectó un repunte de actividad en la Dark Web

El problema es que hay algunos productos cuya venta sí es constitutiva de delito, como es la venta de medicamentos sin certificado sanitario. Algunas tiendas llegan incluso a aprovecharse de la ignorancia de muchas personas y venden no sólo medicamentos que “combaten el virus”, sino que venden supuestas vacunas contra la enfermedad que obviamente todavía no existe ni se encuentra a la venta, ya que las más avanzadas de momento están en fases de ensayos con humanos.

La Policía Nacional ya detectó un aumento de un 50% en el tráfico en la Dark Web hace unas semanas, con 33.000 personas accediendo a esta parte de la internet oculta para comprar, sobre todo, droga. Ahora se está usando para adquirir otro tipo de materiales que escasean por parte de quienes buscan sacarle un rédito adicional y lucrarse aprovechando la escasez, ya que tiendas como Amazon han limitado a los especuladores.

Desde la OCC han dado parte a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con toda la información que han recopilado para que llevan a cabo las actuaciones pertinentes.