Correos dispara sus precios nada más empezar el año 

Pese a la advertencia de la CNMC, Correos vuelve a disparar sus precios en 2022 muy por encima de la inflación en los servicios públicos que están considerados como servicio público universal, lo que quiere decir que se deben prestar obligatoriamente y por los que Correos recibe una subvención por parte del Estado.

Para 2022 Correos solamente ha comunicado públicamente que los sellos de las cartas ordinarias nacionales suben su precio un 7,1%, pero su catálogo de tarifas al que ha tenido acceso el periódico El País, ha sacado a la luz aumentos de precio superiores en la mayor parte de sus productos, siendo más notables en la paquetería, la correspondencia internacional y los servicios oficiales como certificados, por los que vamos a tener que pagar entre el 10% y el 20% más. Aunque Correos esté considerada una de las mejores empresas de paquetería de España, sus subidas de precio dejan datos tan asombrosos como que desde 2015 el precio de los sellos para cartas ordinarias ha incrementado en un 79%.

Correos sube sus precios hasta casi un 20%

Desde el 1 de enero de 2022 el sello para el envío de cartas y tarjetas postales a destinos nacionales pasa de costar 0,65 euros a 0,7 euros, 5 céntimos más que en 2021. En cambio, si la carta es certificada el aumento va desde los 4,15 euros a 4,50 euros, es decir, un 8,4% más caro.

El aumento de precio es mucho mayor en el caso de los franqueos al extranjero donde las cartas y tarjetas internacionales (ordinarias y normalizadas hasta 20 gramos) con destinos europeos, incluyendo Groenlandia, suben un 10%. Por otro lado, las cartas con destino Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y Nueva Zelanda experimentan la mayor subida llegando al incremento de su precio en un 10,5%. Finalmente, para el resto de destinos la subida es de un 9,3%.

Pero el producto más afectado en cuanto a la subida de precios por parte de Correos es el de paquetería. Uno de los servicios más populares, el paquete azul, que incluye aviso de recibo, reembolso y devolución en caso de no entrega para envíos nacionales, sube un 18,5% llegando a costar 15 euros envíos de hasta 1 kilogramo. La subida es ligeramente menor en el caso de los paquetes de 15 a 20 kilogramos en el que el porcentaje de aumento de precio es de un 16,2%, por lo que estamos hablando de un coste por envío de un paquete de hasta 44,35 euros. Por otro lado, la paquetería ordinaria no urgente no registra aumentos tan acusados quedándose en un 5% para los envíos intrapeninsulares y a las islas.

Furgoneta de Correos

Correos argumenta que están por debajo de la media

“España seguirá figurando en 2022 entre los países de la Unión Europea con las tarifas postales más económicas, con una diferencia respecto a la tarifa media europea en 2021 (0,86 euros) de 11 céntimos de euro por envío, y por debajo de Alemania (0,80 euros), Reino Unido (1,00 euros), y Francia (1,08 euros)”, indicó la sociedad estatal”.

Una justificación que solo hace referencia a las cartas nacionales ordinarias y no al resto de productos como es el caso de la paquetería, que es la principal fuente de ingresos de Correos. Si a esto le sumamos que la compañía recibe una prestación pública por prestar un servicio universal postal en el que se incluyen las cartas y paquetes de hasta 20 kilogramos, la justificación por parte de Correos pierde peso.

A pesar de esta subida de precios que ha llegado con el nuevo año 2022, la compañía lanzaba un video promocional al comienzo del periodo navideño en el que, con tono humorístico, desea a todos una Feliz Navidad.

La CNMC muy crítica con Correos

Bromas aparte, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es crítica con la política de precios de Correos y así lo demostraba en su último informe a fecha de enero de 2021 en el que advertía de la “distorsión en la política tarifaria que aplica la empresa pública dependiendo del tipo de cliente, ya fueran particulares o empresas”.

La CNMC apunta a que “existen indicios de que Correos incumple con una de las obligaciones que le marca la normativa a la hora de fijar sus tarifas: la de orientar sus precios a los costes reales que le supone prestar el servicio, indicaba el informe, que recordaba que esa política de descuentos a grandes clientes ha sido cuestionada en sucesivas resoluciones del organismo desde 2014”.

Además, la CNMC resalta que “el paquete azul doméstico de hasta 20 kg y el paquete con destino Europa (paquete exportación económico) no presenta unos precios asequibles para los clientes en comparación con los precios medios que se pagan por estos servicios en la Unión Europea”. Y resaltaba también que “el incremento notable del precio de la carta ordinaria con destino Europa desde 2015, que se sitúa actualmente en el nivel de precio medio europeo, sugiere continuar una estrecha vigilancia en los próximos años”.

La realidad es que, según los últimos datos del Panel de Hogares CNMC del segundo trimestre de 2020, 2 de cada 3 españoles eligen Correos para realizar sus envíos de paquetería seguidos de MRW o Seur entre otras con lo que esta subida de precios es determinante, ya que son la opción más elegida por los usuarios.