¿Más potencia cambiando el tubo de escape?

Escrito por
Preparaciones
0

La moda del tuning y las preparaciones no ha muerto, y aunque ya no se estilan los cambios de diseño tan ‘barrocos’ como los de hace algunos años, lo que sí se llevan son las modificaciones mecánicas que buscan sacarle al coche algo de potencia extra, o sencillamente un comportamiento dinámico más deportivo. Y en la búsqueda de mejorar estas prestaciones, cómo no, cambiar el tubo de escape es una de las opciones que todos se plantean. La duda, sin embargo, está en si esto es capaz, o no, de darle algo de potencia adicional a nuestro vehículo. Y la respuesta rápida sería que no, pero sí podemos conseguirlo, y la clave está en matizar cómo sí, cómo no, y por qué.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que hay varias partes en un tubo de escape, y mientras que modificar unas nos permitirá conseguir un sonido más bronco, o deportivo, o las tan admiradas explosiones, cambiar otros de los componentes que conforman un tubo de escape será lo que, en mayor o menor medida, nos permitirá conseguir más potencia de nuestro vehículo. Todo esto sin olvidarnos, por otro lado, de que hay condiciones que dependen del modelo y su mecánica, así como del tipo de motor que emplee.

ecu coche

¿Qué partes tiene un escape, y cuál es la que debería modificar en mi coche para ganar algo de potencia?

 

Si miramos el recorrido de un tubo de escape desde el motor hasta la salida, y no al revés, entonces lo primero que encontraremos serán los colectores de escape. Es el primer punto de contacto con los gases de escape tras la culata, y lo habitual es sustituirlos por unos más ligeros que, por otro lado, permitan un diámetro interior superior para incrementar la expulsión y barrido de gases. A continuación de este componente tenemos el catalizador, que se encarga de recoger NOX, CO e hidrocarubors no quemados para convertirlos en gases menos perjudiciales. Más adelante, la tubería conecta todo lo anterior con los componentes ubicados en la parte posterior del coche, que son el resonador si lo hubiera- y el silenciador. El primero elimina parte de los ruidos y el segundo, último componente en el sistema de escape, impide que los gases se expandan reduciendo la sonoridad igualmente.

El punto clave para conseguir más potencia al cambiar el sistema de escape está en conseguir que el barrido de gases sea eficiente en todos los puntos, es decir, tanto cuando el motor trabaja a bajas velocidades como a altas, y esto se consigue con un correcto equilibrado de la presión. Dicho así parece tremendamente sencillo, pero es complicado eliminar las restriccionespara que el escape sea rápido- sin perder rendimiento cuando el régimen no es el adecuado. Así que sí, podemos conseguir mayor rendimiento y potencia modificando el tubo de escape, pero sólo en determinados modelos en función del tipo de mecánica, y aplicando los cambios que correspondan, no sólo modificando la salida –porque no hará absolutamente nada-.

Compártelo. ¡Gracias!