Carmena, ir a 70 km/h en la M-30 no va a resolver nada

Escrito por
Noticias
2

Alguien ha confundido la velocidad con el tocino, poco más o menos. El Procolo contra la Contaminación en Madrid está volviendo a poner en un puño el corazón de los ciudadanos de Madrid cada noche –cuando se avisa de las restricciones y limitaciones-, en el período navideño. Y más allá del debate sobre los plazos de pre aviso y aviso, demasiado ajustado para la mayoría de los ciudadanos, se mantiene abierto el debate sobre si la velocidad afecta a las emisiones contaminantes, o si no tiene absolutamente nada que ver. ¿Vamos a resolver algo circulando a 70 km/h por la M-30?

¿Por qué circular 20 km/h más despacio? Porque se parte de un razonamiento tan básico como que hay una relación directa y lineal entre velocidad y consumo, de tal manera que por silogismo llegamos a que menor consumo, menores emisiones contaminantes. Al menos, esto es lo que podemos entender ‘desde fuera’, en tanto que no se ha dado una explicación técnica sobre la reducción de la velocidad máxima en vías en torno a la ciudad de Madrid cuando se producen episodios de alta contaminación. Pero nosotros sabemos que no, no hay una relación estrictamente lineal entre velocidad y consumo, luego tampoco entre velocidad y emisiones contaminantes.

La relación entre la velocidad y el consumo no es directa y lineal desde cero. A baja velocidad, el rendimiento es inferior y el consumo superior, hasta un punto de inflexión en torno a los 50-70 km/h, y un cambio en la relación a partir de éste, donde la resistencia aerodinámica también genera un esfuerzo añadido sobre la mecánica.

relacion entre resistencia aerodinámica y de rodadura según la velocidad de circulación

Velocidad, consumo y emisiones contaminantes ¿hay alguna relación?

El razonamiento típico es el que comentábamos anteriormente, que velocidad y consumo están ligados de forma proporcional siendo menor el segundo cuando circulamos más despacio. Y según la misma premisa, más despacio serán menores las emisiones contaminantes. Pero hay mucho más que conocer, como por ejemplo que la aerodinámica también afecta. En estos términos, la resistencia se calcula de forma proporcional según el cuadrado de su velocidad, de tal manera que es superior cuanto más deprisa circulamos, y menor cuando circulamos más despacio. Sin embargo, esto se cumple sólo entre los 70 y 100 km/h. Y la medida contra la contaminación en Madrid es un cambio de 90 a 70 k/h, luego a priori sí debería cumplirse que el cambio en la limitación de velocidad es correcto para combatir las emisiones de NOx.

En teoría, reducir la velocidad de 90 a 70 km/h debería reducir el consumo medio de los vehículos en circulación, y por tanto las emisiones contaminantes. Sin embargo, incluso la relación de marchas influye en esta variación. La carga del vehículo, su rendimiento y la fluidez del tráfico son factores que no se han tenido en cuenta, y en la práctica son fundamentales.

Los 70 km/h de la M-30 son buenos contra la contaminación, pero sólo en la teoría

El Ayuntamiento de Madrid ha tenido a buen ver limitar la velocidad a 70 km/h, que desde el punto de vista más teórico es el límite mínimo marcado por la aerodinámica como factor de variación del consumo, y por tanto de las emisiones contaminantes. Ahora bien, entre 50 y 70 km/h la aerodinámica deja de ser un factor relevante, y por debajo de estas velocidades el consumo vuelve a subirque es exactamente lo que ocurre con tráfico denso, provocado por la limitación de velocidad-. Menor velocidad implica menor flujo del tráfico, luego respecto al máximo de la vía en la práctica la velocidad media de circulación es inferior a 70 km/h, rozando el punto de alza inferior del consumo de combustible por pérdida de rendimiento.

relacion entre velocidad y consumo de combustible según la marcha

Uno de los grandes problemas en esta limitación temporal de velocidad es que la falta de fluidez de tráfico, respecto a la limitación habitual, provoca también cambios de ritmo constantes, otro perjuicio directo para el consumo y la emisión de gases contaminantes. A este nivel, en los vehículos diésel la válvula EGR cumplirá con la función de compensar las emisiones re aprovechando los gases de emisión, perdiendo rendimiento pero evitando la excesiva emisión de NOx. A la larga, esto ya sabemos que se traduce en averías y pérdida de efectividad. Y en el caso del FAP o filtro antipartículas, exactamente lo mismo, porque en condiciones normales –y buen estado- se retienen el 99% de las partículas contaminantes –de mayor diámetro-, pero la circulación a baja velocidad no permite la regeneración del mismo.

Hasta 70 km/h, la resistencia aerodinámica no influye de forma significativa sobre el consumo y las emisiones, pero sí es un factor relevante la carga sobre el motor. Y también entra en juego la efectividad de componentes como el filtro anti partículas o la válvula EGR de un diésel. Son efectivos a bajas velocidades, pero su uso constante en estas circunstancias es motivo de una avería en contra de su normal funcionamiento.

No es una medida efectiva ‘per se’, sino disuasoria

No existe un estudio concluyente sobre el caso concreto de la M-30 de Madrid y el cambio de 90 km/h a 70 km/h en la limitación de la velocidad máxima de circulación. Hay un razonamiento básico que explicábamos anteriormente, basado en la relación entre velocidad y consumo –que no es lo único a tener en cuenta-, y hay factores importantes de los que se han olvidado. Principalmente que, como ya comentábamos, la fluidez del tráfico es crucial para que se cumpla la relación teórica que se pretende conseguir según la medida aplicada. Porque se han olvidado de que, en este caso, la carga sobre el motor del vehículo, además de las características técnicas de cada cual, influyen sobre el consumo.

No, no es una medida efectiva en sí misma, ni está comprobado que tenga un efecto positivo directo. Lo que sí consiguen este tipo de medidas, aplicadas también en otros países y ciudades con criterio parecido, es reducir el tráfico rodado. Esta medida sí que disminuye las emisiones contaminantes de forma directa, básicamente reduciendo su producción, y con limitaciones de velocidad de este tipo se incentiva el uso del transporte público.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo
  • Jose Gonzalez

    No dice el artículo que parte de la contaminación es debida al tráfico y que parte es debida a otros factores, calefacciones antiguas, entre otros.

  • EsMikeBonesCasiNormal

    Si reducir a 70km/h va a solucionar algo no se lo cree la carmencita, esto es lo mas Baka que hace. a 70 + coches y transportes “”Colapso”” que es lo que mueve, si no hubieran Furgos y transportes no tendrías NADA. y mira que hay muchos factores, fábricas, calefacciones, centrales carbón, etc. todo eso suma.