Con resaca también es (muy) peligroso conducir

Escrito por
Interesante
0

Como ya sabrás, el alcohol afecta a la capacidad de conducción. Pero en esta ocasión lo que nos ocupa no es cómo el alcohol nos afecta cuando estamos al volante, sino algo que una menor cantidad de usuarios conoce: la resaca es también peligrosa. Para demostrarlo, el fabricante de automóviles Ford ha analizado algunos de los síntomas comunes en el período posteriora la ingesta del alcohol, cuando ya no quedan sustancias nocivas en la sangre, y ha recreado la resaca con un traje para mostrar cómo de peligroso es, realmente.

Lamentablemente, las cifras de la Dirección General de Tráfico demuestran que no estamos concienciados de los riesgos que entraña conducir tras beber alcohol, bajo sus efectos. Sin embargo, entre los ‘pocos’ concienciados sobre este peligro, los hay que siguen pensando que sin llegar al límite sancionable es seguro conducir, y los que creen que después de un día de fiesta, ya no hay riesgos porque no queda alcohol en sangre. Pues es importante conocer que conducir con resaca es también muy peligroso.

Así te afecta la resaca cuando conduces: un traje para vivir la experiencia

El alcohol altera nuestra capacidad de percepción del entorno, e incluso la objetividad sobre los riesgos y capacidades físicas, por su ‘ataque’ directo sobre el sistema nervioso y psicomotriz. Ahora bien, por la normativa vigente que sanciona con multas únicamente a los conductores con una tasa de alcoholemia superior a 0,5 g/l ó 0,25 mg/l en sangre y aire espirado, para conductores en general-, existe la falsa creencia de que por debajo de la tasa no hay riesgos durante la conducción, y perjuicio para su seguridad. Es decir, estos límites llevan a algunos conductores a una falsa seguridad. Pero Ford ha creado un traje especial para demostrarnos que sí, es muy peligroso conducir con resaca.

El traje, como enseñan en el vídeo, recrea algunos de los síntomas más comunes durante la resaca: impersinsibilidad a la luz y el sonido, cansancio, pesadez, migrañas. En definitiva, está diseñado para hacer sentir –en buenas condiciones-, todas esas sensaciones de lentitud e imprecisión que se producen con resaca. Una muy buena forma de enseñar a los conductores sobre los riesgos que entraña la conducción tras un día de borrachera, incluso cuando ya no hay alcohol en sangre ni multa posible, que evidentemente no es lo que importa realmente, sino la seguridad durante la conducción.

Compártelo. ¡Gracias!