Cinco grandes problemas éticos del coche autónomo que dan (algo de) miedo

Escrito por
Interesante
0

Hay decenas de debates abiertos en torno al coche autónomo. Desde minucias como ‘qué pasará con el carnet’ o, pequeñas y curiosas dudas como si podremos beber alcohol al volante, hasta temas más peliagudos como ¿podrá un terrorista usar un ‘coche bomba’ autónomo?. Y aunque puedan parecer dudas de cuñao, son debates abiertos y en desarrollo que mantienen también los organismos reguladores de la normativa y legislación en torno a los vehículos con tecnologías de conducción autónoma. ¿Por qué tenemos pánico a esta nueva tecnología, que es el futuro de nuestras carreteras?

Ahora mismo, el conductor es el responsable de la conducción del vehículo. Es algo evidente ¿no? Pero en el caso de los coches autónomos la cosa se complica… ¿quién se hace responsable de un atropello, por ejemplo? A las aseguradoras será, quizá, a las que más les importe este debate que fabricantes como Volvo han resuelto de forma tajante asegurando que será la marca el fabricante, vaya- la que se haga responsable de los accidentes. Pero, imagínatelo –porque tristemente es posible-¿y si un ‘coche bomba’ es enviado a ‘equis’ lugar? Puede ocurrir actualmente con un conductor suicida –y ha ocurrido-, pero la conducción autónoma complicaría bastante encontrar el origen de una tragedia de este tipo.

La conducción autónoma revolucionará la automoción con decenas de factores positivos, pero hay otros miedos y dudas. Y estos son algunos de los problemas éticos que plantea la llegada de la tecnología y el abandono del concepto de conducción humana.

citroen cxperience

Los coches autónomos plantean importantes dudas morales y éticas

Otro interesante debate que se ha abierto, y que a Mercedes-Benz le costó más de un titular polémicoes la ‘capacidad de decisión’ de un coche autónomo. Ante el riesgo inminente de colisión… ¿proteger al conductor y ocupantes, o al entorno? Es decir, en caso de que vaya a producirse un accidente –porque coexistirán durante años con coches conducidos por humanos- ¿mejor que el coche autónomo salga mal parado, o mejor ‘salvar’ a sus ocupantes? En estos términos, cada fabricante ha dado una respuesta diferente –no determinante aún- y algunos todavía no se han pronunciado, pero hay una discusión con bastante jugo.

Otro problema: ¿podremos entonces beber alcohol en el coche? Porque, claro, ya no habrá un conductor que tenga que estar atento al cien por cien, y mantener sus capacidades a pleno rendimiento. Entonces ¿se extinguirán los controles de alcoholemia? Hay quien ya ha comentado públicamente que esa podría ser, precisamente, la ventaja de los coches autónomos: no sólo poder beber alcohol, claro, sino sencillamente ocuparnos en otras cosas que no sean la conducción como, por ejemplo, adelantar trabajo mientras estamos llegando a la oficina. Y hay otro tema que preocupa, entre muchos otros que no quedan aquí recogidos, y es la cantidad de empleos que se perderán, sobre todo cuando la conducción autónoma evolucione y se aplique al transporte público. ¿Y los taxistas? ¿Y el bien-pagado chófer?

Compártelo. ¡Gracias!