Ir con el coche por la playa es peligroso, pero que te tiren una piedra por hacerlo… mucho más

Escrito por
Interesante
0

Meterte en la playa con el coche no es nunca una buena idea, más que nada porque en cualquier municipio de España está prohibido, pero allá donde no lo esté –que hay en países en los que no-, evidentemente es un riesgo para los bañistas. Y no sólo para ellos, sino también para tu vehículo, porque la arena es junto a la sal y la nieve, entre algunos otros, uno de los agentes más erosivos que pueden perjudicar la mecánica de un vehículo, y por supuesto la pintura de la carrocería. Pero lo de este hombre es curioso, porque le tira una piedra al parabrisas de un coche, por conducir por la arena de la playa.

El vídeo se ha merecido colocarse como uno de los virales de la semana, evidentemente, por la ‘locura’ de ambos, tanto el conductor como el bañista. Respecto al conductor, como ya comentábamos, evidentemente no tiene sentido alguno circular con el coche por la arena de la playa. Es un peligro para los bañistas y también para ti, amigo conductor imprudente. Ahora bien, de ahí a que te tiren una roca contra el parabrisas, es evidente que hay un trecho bastante amplio. Suerte que, como se puede apreciar en el vídeo, el parabrisas resiste el impacto de la gigantesca piedra y no llega a entrar en el habitáculo.

Ocurrió en Blue Beach, Pitimbu, en Brasil. Allí también está prohibido adentrarse con un vehículo dentro de la arena de la playa, y en este caso los bañistas se tomaron la libertad de hacer justicia de una forma muy singular.

Una imprudencia en la playa con final sorprendente, aunque podría haber sido dramático

La situación que vemos en el vídeo –que sí, seguramente te habrá parecido graciosa-, podría haber acabado mucho peor. Si te habías posicionado de parte del conductor, déjame que te diga que un coche no debe entrar a la playa bajo ninguna circunstancia –salvo excepciones por servicios de emergencias-, ni por los perjuicios que la arena y la sal pueden provocar a la mecánica, ni por el riesgo que supone para los bañistas. Pero si te habías posicionado de parte del bañista, amigo mío, nunca hay que tomarse la justicia por tu propia mano, y ante situaciones de este tipo lo que debemos hacer es avisar a las autoridades competentes para que actúen al respecto.

Y, por cierto ¿no te parece curioso lo que resiste el parabrisas? Esa piedra que lanza el bañista, a ojo, debe pesar por lo menos 5 kg. Pues bien, resulta que según un estudio de la UAB, los cristales del vehículo son un 30% del sustento físico del habitáculo. Es decir, que la resistencia del cristal delantero –que no se fractura, sino que se lamina con un impacto-, así como el resto de cristales, son un 30% de la resistencia del propio habitáctulo. Sólo si se mantienen en correcto mantenimiento pueden resistir golpes de este tipo, y otros más normales en accidentes de tráfico a baja y alta velocidad. Como dato curioso.

Compártelo. ¡Gracias!