Conduce la ambulancia él mismo al diagnosticarse un infarto

Escrito por
Ciencia
0

El trabajo de David Watson, un paramédico australiano, es el de conducir la ambulancia para llevar enfermos al hospital. Sin embargo esta vez la persona que necesitaba atención médica era él mismo y se diagnosticó a sí mismo un infarto. Pero la cosa no quedó ahí, sino que condujo la ambulancia hasta el hospital para que le atendieran los médicos y pudieran salvarle la vida. Los problemas cardíacos siempre dan señales antes de aparecer la gravedad real. Ya vimos que con un simple test de saliva se puede predecir una parada cardíaca en 10 años

Se diagnostica un infarto

Ha ocurrido en el pequeño pueblo de Casterton, en el oeste de Victoria, una zona rural de Australia. David Watson, que tiene 52 años, se encontraba realizando unos ejercicios de calentamiento para salir a hacer deporte, cuando de repente sintió un fuerte dolor en el pecho y hormigueo en ambos brazos. Rápidamente se dio cuenta de que estaba experimentando síntomas previos a un ataque al corazón.

Rápidamente fue a su ambulancia y se hizo un electrocardiograma en la máquina y comprobó que su corazón no estaba bien. Sabedor de que el tiempo en estos casos es vital, condujo su ambulancia hasta el hospital más cercano.

Fue aquí donde enseguida le dieron la medicina necesaria para controlar su corazón, lo cual pudo salvarle la vida, y le mandaron a un hospital principal donde fue operado. Le pusieron un stent coronario (un pequeño tubo de malla de metal) para ensanchar una de las arterias coronarias (la más importante, según los médicos) donde tenía un coágulo obstruido.

Cerca de la muerte

Según cuentan en The Guardian, Watson estuvo cerca de la muerte, ya que la lesión sufrida en su corazón requería urgentemente cirugía y atención médica. Quizás, su valentía para coger la ambulancia e ir hasta el hospital en vez de esperar a que llegaran a por él, le salvó de la muerte.

Ahora David Watson se encuentra recuperándose de la operación y tendrá que permanecer dos meses alejado de su trabajo, de la ambulancia, hasta que pueda retornar.

Fuente > The Guardian

Compártelo. ¡Gracias!