Chanel pide disculpas por comercializar un bumerán de 1.300 euros

Escrito por
Curiosidades
0

Seguro que durante tu infancia has jugado con un arco o un bumerán de juguete. Son esas armas recurrentes durante nuestra niñez por todo aquello que evoca. Quién sabe si por esta razón, la gente de Chanel no tuvo otra ocurrencia que diseñar un bumerán de madera y resina con los colores de la compañía, así como ponerlo a la venta a un “módico” precio de 1.300 euros (1.930 dólares australianos, para ser exactos).

El objeto, que iba a ser incluido como un accesorio de lujo dentro de la colección primavera verano de este año, ha despertado una fuerte oleada de críticas. Ha sido un efecto bumerán de manual: se ha lanzado y se ha vuelto contra la firma de moda con firmeza y dureza.

La comunidad aborigen australiana ha recurrido a las redes sociales para denunciar este hecho. Se considera que ha sido “humillada y ofendida” por esta recreación “tan equivocada como absurda” del “arma de supervivencia” del que fuera su pueblo.

Having so much fun with my new #Chanel boomerang 🖤

Una publicación compartida de Jeffree Star (@jeffreestar) el

Y las disculpas

Ante la oleada de críticas recibidas, Chanel no ha tenido más remedio que salir al paso y pedir perdón por todo lo ocurrido. “Chanel está muy comprometida con el respeto de todas las culturas y lamenta que algunos se hayan sentido ofendidos“, recalcó un portavoz de la empresa a Fairfax Media.

El bumerán en cuestión se dio a conocer gracias a Jeffree Star, un maquillador estadounidense que lo mostró en su perfil de Instagram. En pocas horas, la foto contaba con más de 130.000 me gusta y 4.000 comentarios. ¿Problema? Muchos de ellos no eran precisamente favorables: “Hacer broma con un arma de supervivencia” o “hacer una flagrante apropiación cultural de un pueblo indígena en su propio beneficio”.

Aunque pueda sonar raro, no es la primera vez que Chanel comercializa un bumerán en su página web. No obstante, sí es la primera ocasión en la que el tiro le sale tan mal.

Compártelo. ¡Gracias!