El pelo de los Playmobil se hace realidad como casco de bicicleta

Escrito por
Geek
0

Para los vetustos, click de Famobil; para los jóvenes, los Playmobil. Independientemente del nombre, muchas generaciones hemos disfrutado de estos maravillosos muñecos. Sus brazos tiesos; sus articulaciones robóticas; su sonrisa permanente e inalterable; y su pelo rígido con cabeza hueca -literalmente-. Si nos quedamos en este último punto, seguro que todos los que hemos tenido Playmobil alguna vez hemos cambiado el pelo con otros muñecos. Era lo divertido de la colección: siempre encajaban. La pregunta es, ¿y le entraría a una persona en la vida real?

La empresa finlandesa MOEF se puso manos a la obra hace año y medio para comprobar si esta cuestión tenía una solución. Y lo consiguieron: a través del pelo de una figura escaneado en 3D, los ingenieros consiguieron recrear un casco de bicicleta real para los más pequeños de la casa.

El proyecto, más allá de parecer realizado por pura distracción, tiene fines sociales. La idea de construir un casco de bicicleta viene promovida por la alta tasa de accidentes que sufren los niños en bicicleta en Finlandia: cada cinco horas, un crío sufre heridas craneales como fruto de una caída. ¿Problema? El 44 por ciento de los menores no lleva casco.

Ahora, a la venta

Tal como hemos comentado, este invento nació de la empresa finlandesa en enero de 2015, pero ahora tendremos la oportunidad de probarlo gracias a la cadena británica Ribble Cycles. La compañía ha dejado caer en sus redes sociales que estaría dispuesta a comercializar este particular invento entre todos aquellos que lo quieran.

De momento, y a través también de su Facebook personal, ha puntualizado que si alguna empresa quiere correr con la fabricación, ellos estarían encantados de colaborar.

Desde aquí instamos a Ribble Cycles a que realice el casco de la versión Playmobil. Eso sí, no sólo para los niños de la casa: los adultos también queremos ir por la ciudad y campo como uno de nuestros juguetes favoritos. No la exclusión social. Sí a la infancia.

Compártelo. ¡Gracias!