No, señores, la animación no es sólo para niños: divagaciones sobre “el corto de Pixar”

Escrito por
Geek
0

Hace sólo unos días la red se inundaba de vídeos de Borrowed Time, un corto realizado por Andrew Coats y Lou Hamou-Lhadj, dos animadores de Pixar. La pieza audiovisual, que se puede ver en este artículo y recomiendo encarecidamente, logró millones de visitas en sus primeras 24 horas. Es duro y desgarrador, y precisamente por esto Internet se ha llenado de titulares como “Pixar se olvida de los niños“. Y no, no se olvida de ellos, es que la animación no es sólo de los niños.

Seguro que si tienes ya algunas canas sobre la cabeza, y has estado en casa de tu familia viendo alguna serie de animación, tu madre o padre ha exclamado eso de “qué haces viendo dibujos animados”. Porque ver dibujos animados es de niños. Esa es la concepción que se tiene interiorizada en la sociedad en general. Es un arquetipo difícil de eliminar que se perpetúa de generación en generación, y que provoca que incluso cuando visionas una cinta de animación parezca que tienes que pedir perdón.

No se puede hablar en público mayoritario. Decir que fuiste a ver la última de Inside-Out (Del revés) fuera del grupo de amigos que profesa tus gustos es una odisea. “¿Que te has ido al cine a ver una película de niños de Pixar?”. Y se hace el silencio. No hay nada que decir. Todo aquello que se sale de la imagen “real” y pasa a un plano animado está reservado a los pequeños de la casa.

Da igual que detrás esté Studio Ghibli con producciones como La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro, películas que arrastran mensajes intrínsecos que muchas producciones “reales” nunca podrán alcanzar. Es indiferente: son dibujos, ya está restringido a un sector para ese público mayoritario.

A pesar de ello, la tendencia va cambiando. Va variando con el paso del tiempo y se observa que cada vez más gente no tiene recelo en asistir a una película de animación sin que haya un niño al lado. A hablar de ella públicamente.

Queridos compañeros de El País, no es que “dos animadores de Pixar se olvidan, más que nunca, de que hay niños delante de la pantalla“, es que la animación, amigos, no es exclusiva de ellos. La animación es para todo el mundo. A ver si dejamos los estigmas en la prensa.

Compártelo. ¡Gracias!