De triunfitos y de cobras: cuando hicimos un capítulo de Black Mirror sin querer

Escrito por
Curiosidades
0

Ayer no fue Eurovisión. Pero casi. Operación Triunfo celebró su 15º aniversario con un mastodóntico concierto, uno de esos shows donde lo que menos importa es la música. Con un público otrora adolescente pajero con acné, los concursantes de OT dieron toda su alma en cada tema. Era como una verbena de pueblo, ese evento donde tu padre le pide al DJ la canción de turno para que todo el vecindario la coree. Esto fue parecido: éxito tras éxito de hace década y media para un auditorio entregado.

Por televisión fue bastante diferente. Más allá de lo lacrimógena que es la nostalgia -cualquier tiempo pasado fue mejor, ya lo sabéis-, el concierto fue discreto y toda su acción se trasladó a un sitio: Twitter.

Es imposible concebir el consumo de televisión moderno sin recurrir a la red social. Es más, es hasta aburrido no seguir la televisión a la par que se consulta Twitter. Ayer no fue diferente y conseguimos que un 1 de noviembre, en lugar de estar vestidos de Harley Quinn y Joker por las calles, pareciera que se celebrase el Festival de Eurovisión. Si hay una efeméride que marca el año nuevo en Twitter, esa es Eurovisión. Y ayer se hizo de nuevo.

Lo que nadie esperaba es que el concierto iba a dejarnos el momento televisivo de este 2016. Bisbal y Chenoa salieron a cantar su ya clásico “Escondidos”, y a ella se le vio más entregada que a él. Llegando al ocaso de la canción, Chenoa intentó dar un beso a Bisbal. Y este le hizo la cobra. El reencuentro de OT tenía la chispa, ya contaba con ese momento que se va a recordar para toda la eternidad.

32 minutos después de este suceso, la palabra “cobra” había sido tuiteada más de 50.900 veces. Bisbal era Trending Topic. Chenoa también. A las 00:47 de un 1 de noviembre (que coincidía con un puente, para colmo). Hasta Íñigo Errejón se dejó caer.

Ayer se demostró que grabamos un capítulo de Black Mirror con pocos recursos. Que la realidad siempre será superior a la mejor de las ficciones. Y sólo necesitamos unos cuantos mensajes para animar una noche más del calendario.

Podría tratarse de un caso de bullying como leí a alguno. Pero Black Mirror también nos ha enseñado que depende del implicado el cómo sobrellevar el asunto. Chenoa ya hizo famoso su chándal, y ahora ha hecho lo propio con la cobra que le realizaron. Porque entre tanto “vinagrismo” que respira esta sociedad, ella le pone al mal tiempo, buena cara.

Hoy todos somos un poco más de Chenoa en el 4×01 de la serie.

Compártelo. ¡Gracias!