Este adolescente de 16 años es el nuevo elegido por la NASA

Escrito por
Ciencia
0

Joel Romero es un joven estudiante de 16 años, español, y que ha sido elegido por la NASA después de haber ganado un premio que la propia agencia espacial norteamericana concede. La razón es un prototipo de robot que estaría diseñado para recorrer Marte y ser manejado por control remoto. Un paso más, un nuevo avance, sobre la aspiración humana de conocer más sobre el planeta rojo.

Premio de la NASA

Joel utilizó materiales muy económicos para llevar a cabo su proyecto. Compró hilos de pescar, unos sensores que cuestan unos 3 euros y un guante del Decathlon. No necesitó mucho más para desarrollar este prototipo robótico manipulado por control remoto y que podría servir para utilizar en Marte.

Gracias a su investigación ha ganado el segundo premio de la NASA en Ingeniería Mecánica, como recogen en El País. Ha tenido lugar durante la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología de Intel, que es una de las más importantes de todo el mundo para aquellos estudiantes que todavía no han llegado a la universidad.

Joel asegura que su interés por la astrofísica viene de muy lejos: “Yo era de los que veían los documentales de La 2”.

Este joven estudia en el Instituto Francesc Xavier Lluch i Rafecas, en la localidad barcelonesa de Vilanova i la Geltrú. Aquí ha ganado ya una beca que le sirvió entrar en el programa Joves i Ciencia de la Fundación Catalunya-La Pedrera.

Muchas horas

Su proyecto le quitó muchas horas de su tiempo, pero sin duda lo merece después del premio recibido de la NASA. “Desde la Tierra, para controlar un robot tardas 20 minutos porque la distancia entre la Tierra y Marte da un retardo de ese tiempo. La clave era poner una nave espacial en órbita para que la señal tardase menos de un segundo en llegar. Así, si muevo el robot desde la nave, se mueve en la superficie”, explica Romero.

Para crear el robot utilizó una impresora 3D con la que imprimir las piezas. Ya sabemos que esta tecnología abre unas posibilidades casi infinitas.

Fuente > El País

Compártelo. ¡Gracias!