¿Te pueden echar de un piso por los ronquidos de tu perro?

Escrito por
Curiosidades
0

¿Pueden echar a una persona de su vivienda por los ronquidos de su perro? Esto es lo que le ha pasado a una inquilina de un piso de Ibiza a quien la han echado por el ruido que causaba el animal. Cosas más absurdas hemos visto como el caso de una denuncia por el olor a frito. Se trata de Ana Rosa Galán Ocaña, sevillana y que por motivos laborales vive en verano en Ibiza.

Ronquidos del perro

Según recogen en el diario El Español, los propietarios de la vivienda aseguran que los vecinos han puesto inconvenientes debido a los ronquidos de su perro, Nano. Esto ha provocado que la pareja que le alquila la vivienda haya decidido echarla. El motivo es el fuerte ruido que hace el animal al respirar por la noche.

En un primer momento, los dueños del piso no pusieron ningún inconveniente en que el animal viviera con ella. Sin embargo, al aprovechar un momento en el que ella no estaba en casa al ir a pasear con el perro y le sacaron fuera todas sus cosas y cambiaron la cerradura.

El problema viene, como ella misma indica, en que no había firmado ningún contrato: “Ahí cometí un error. Por supuesto, no había contrato de por medio ni nada, ni me firmaron un recibo ni un papel por la entrega de la fianza. Pero las cosas en Ibiza funcionan así, no pensé que me pasaría esto”.

La pareja responsable del piso asegura que unos vecinos se han quejado por la perra de ellos, que ladra debido a los ronquidos de la mascota de Ana Rosa. Ella les dijo que se iría del piso siempre que encontrara otro lugar donde vivir. Sin embargo no esperaron ni siquiera eso para echarla. Además, añade que fue a hablar con los supuestos vecinos que se quejaban y negaron todo.

La echan del piso por los ladridos de su perro

Mensajes de WhatsApp

La prueba que quiere utilizar para al menos recuperar el dinero de la fianza son mensajes intercambiados a través de WhatsApp. Asegura que tiene la intención de pagar por los ocho días que estuvo en el piso, pero quiere recuperar el resto ya que es suyo.

La ley, en este caso, se basa en lo que estipule el contrato de arrendamiento. Si en el mismo pone explícitamente que no se puede introducir mascotas, el incumplimiento de esta norma incluso podría hacer perder la fianza al cliente. En este caso no hay contrato firmado que valga, por lo que la cuestión es compleja.

En cualquier caso, estamos ante un hecho insólito en el que echan a una persona de su vivienda por el simple ruido que causa su perro al dormir.

Compártelo. ¡Gracias!