Sevilla, la “culpable” de la pronunciación de la Z y C en Latinoamérica

Escrito por
Curiosidades
0

En Latinoamérica existen rasgos diferenciados en la forma de hablar respecto al castellano de España. Algunos más marcados que otros. Variantes regionales, expresiones, tendencias que han cambiado o han permanecido intactas a lo largo de los siglos… Pero una de las más principales y que podemos escuchar y reconocer más fácilmente es la diferencia en la pronunciación de la Z y C en los países hispanohablantes en América y en España. En los primeros no diferencian el sonido de esas dos consonantes (en el caso de la C cuando actúa delante de “e” o “i”), respecto a la S.

Esta diferencia ha tenido varias teorías a lo largo de los siglos, pero ahora se ha impuesto una sobre el resto: el sonido de Z y C jamás llegó a América, por lo que no es que haya cambiado con los años.

Según recoge la BBC, en palabras de Sánchez Méndez, un catedrático de la Universidad de Neuchâtel, en Suiza: “Todo tiene que ver con el momento en que se produjo la colonización del Nuevo Mundo, el descubrimiento de América”.

Sevilla, la "culpable" de la pronunciación de la Z y C en Latinoramérica

En España ya había dos zonas geográficas con diferente acento

En España en aquella época ya había dos formas, dos acentos o modos de hablar el castellano: la zona norte de Castilla, centralizada en Madrid, y la zona sur, principalmente en Sevilla. Es en esta última ciudad donde el sonido de la Z y C era similar al de la S, como ocurre en nuestros días.

Hay estudios que documentan que un 37% de los primeros colonizadores españoles que llegaron a América entre finales del siglo XV y primeros del XVI eran andaluces, muchos de ellos sevillanos. El Puerto de Indias, en Sevilla, era la principal vía con América.

Es por ello que los indígenas al aprender el español, gran parte de lo que escuchaban eran a los andaluces hablar con su acento.

Facilitar el aprendizaje de los nativos americanos

Otra opción que también tiene su lógica es que, a la hora de enseñar el español, para hacerlo más fácil, unificaban los sonidos de la C y Z haciéndolo igual que la S, ya que el “ceceo” podría haber causado problemas de aprendizaje a los americanos nativos.

El sonido de Z y C como la S está totalmente generalizado en América, pese a que ha habido intentos, especialmente en el siglo XIX, de diferenciarlo. Esto, evidentemente, no triunfó nunca y en la actualidad podemos seguir escuchando esta peculiaridad cuando viajamos por la mayoría de países de América del Sur.

Compártelo. ¡Gracias!