Roscón de Reyes: ¿de dónde viene esta tradición?

Escrito por
Curiosidades
0

Estas semanas son sin duda una de las épocas del año donde más tradiciones seguimos. Algunas son más recientes y otras nos vienen de muy atrás. La semana pasada hablábamos de la procedencia de tomar las doce uvas en Nochevieja y, hace un poco más, del origen de Papá Noel y de cómo es en otros países. Hoy nos toca hablar de la historia que hay detrás del famoso roscón de Reyes, algo que es muy común en las familias españolas cada 6 de enero y que aquí explicamos un poco su procedencia.

Roscón de Reyes, origen antiguo

Esta costumbre viene desde hace miles de años, antes incluso del nacimiento de Jesús de Nazaret, por lo que en realidad no tiene relación directa con la religión cristiana. Fueron los romanos quienes ya en su época lo tenían como una celebración pagana y que ha durado hasta nuestros días, aunque ahora en un día y motivo diferente.

Los romanos, según creen los expertos y que recoge el diario ABC, creen que tiene su origen en una celebración pagana que duraba una semana y tenía como fecha de fin el 25 de diciembre, que nada tiene que ver con el nacimiento de Jesucristo, ya que esto ocurría cientos de años antes. Era una fiesta que conmemoraba el nacimiento del sol y los romanos consumían diferentes alimentos dulces y licores.

La fecha, como podemos imaginar, coincide con el solsticio de invierno. Realmente era esto lo que celebraban los romanos: el momento en el que los días comenzaban a ser más largos.

En estas fiestas saturnales se preparaba una especie de torta redonda, que se podría asemejar a los roscones actuales aunque no eran exactamente así. Estaban hechos, en general, utilizando higos, miel, calabaza y dátiles. Lo que sí tenían ya en ese momento era la costumbre de introducir objetos con cierto significado, lo mismo que ocurre en la actualidad con el roscón de Reyes. Fue ahí donde ya comenzó la costumbre del haba.

Roscón de Reyes

Diferencia con el haba

El haba seca era símbolo de buena suerte para quien lo encontrara. Hay que añadir que este dulce romano era repartido entre la clase baja, donde se encontraban esclavos o plebeyos, por lo que tenía aún más significado el hecho de poder tener fortuna y buena suerte. La persona afortunada era considerada “Rey de la fiesta” o “Rey de Reyes”. Sin duda un nombre que encaja perfectamente en la festividad cristiana del Día de los Reyes Magos: “Roscón de Reyes”.

El cambio principalmente llega en que ahora, a quien le toca el haba, en vez de buena suerte y fortuna, lo que tendrá es mala suerte. Los objetos del interior del roscón y su significado ha cambiado.

En cualquier caso, incluso varios miles de años después, sigue existiendo una tradición, al menos en parte, similar.

Compártelo. ¡Gracias!