¿Qué es Finger Spinner y por qué los niños lo quieren?

Escrito por
Ciencia
2

Seguramente en los últimos días hayamos leído y visto por redes sociales mucho sobre Finger Spinner, este famoso, aunque simple, juguete que se ha puesto de muy de moda y todos los niños (y no tan niños) quieren tener uno. Su funcionamiento es simple, ya que cuenta con un rodamiento que al girarlo no deja de dar vueltas por un tiempo que incluso llega a sorprender. El uso, eso sí, es más diverso: para algunos es una forma de aliviar el estrés, para otros un juguete divertido, y para otros cuantos, una manera de competir con los diferentes “trucos” que se pueden hacer.

Finger Spinner, el juguete del presente

Como nos cuentan los compañeros de As, en las últimas décadas hemos visto cómo artilugios simples (bueno, algunos no tanto) entraron rápidamente en nuestras vidas y se hicieron, algo más de nuestra era, “virales” en su momento. Tenemos como ejemplo el yoyó, la peonza o el cubo de Rubik.

Esta vez la fama la ha acaparado Finger Spinner que, aunque nos pueda parecer, no es para nada una novedad. Es más, su patente la realizaron hace 20 años. La estadounidense Catherine hettinger creó este producto y lo patentó en 1997. Lo creó como un simple juguete para entretener a su hija. Sin embargo en esa época no tuvo la fama que ha ganado hoy en día, ni mucho menos.

12 años sin patente

Catherine se vio obligada a no renovar la patente en 2005 (400 dólares) por problemas económicos. Ahora, por desgracia para ella, está viendo como empresas de todo el mundo están fabricando este juguete y ella no recibe nada de dinero por su patente.

Ahora los niños de medio mundo juegan en el recreo con estos Finger Spinner, como en otros tiempos los que ya tenemos más edad jugábamos con una peonza o un yoyó. El éxito es tan grande que podemos encontrarlo de muchas formas, colores y tamaños. El precio, también, es muy variable: desde un par de euros hasta incluso más de cien.

El motivo de que a los niños les guste tanto este juguete es, por una parte, su facilidad para usarlo y, por otra, el coste económico.

Cómo es

El Finger Spinner original constaba de dos brazos (ahora la mayoría traen tres) con un rodamiento en el centro de cada uno de ellos, como contrapeso. Además, en el centro de la estructura, que normalmente es de plástico, tiene otro rodamiento que actúa para equilibrar el peso. Cuando golpeamos cualquiera de estos brazos exteriores, empiezan a girar. A más fuerza, más velocidad. Puede llegar a girar incluso varios minutos.

El éxito es tal que algunos distribuidores de Estados Unidos ya han vendido más de 20 millones de unidades. Algunas empresas incluso se han quedado sin existencia y son incapaces de hacer frente a tanta demanda.

Compártelo. ¡Gracias!