Un tiburón blanco se cuela dentro de una jaula-buzo ante decenas de turistas

Escrito por
Ciencia
0

Imagínate que estás en un barco y te van a enseñar cómo los tiburones devoran trozos de atún. Cámaras en el aire preparadas para captar ese momento que guardarás en el PC y que nunca más verás, pero que te hace ilusión tener por simple recuerdo. Ese momento, que se puede haber repetido en miles de ocasiones, estuvo a punto de convertirse en tragedia hace pocos días en la Isla de Guadalupe.

Una familia grabó en vídeo cómo un tiburón blanco accedía a la jaula que los buzos poseen para sumergirse en el agua. En el vídeo se puede ver que todo va normal, pero en un determinado momento el escuálido fuerza los barrotes de la jaula y accede a la misma. Es aquí donde se escuchan las frases de terror de los turistas, a la par que los responsables de la expedición se apresuran en abrir la puerta de la jaula para que el tiburón o el buzo salgan.

El primer en dejar la misma es el tiburón, que se puede ver que tiene algunos restos de sangre en el lateral. Sin embargo, no son de la persona que se encuentra en su interior, sino del propio animal. Acto seguido, el buzo sale por su propio pie.

“¿Estás herido?”

La frase más repetida por los turistas en cuanto el buzo abandona la jaula es una: “¿Estás herido?”. Ante las respuestas negativas del susodicho, la expedición del barco le da la enhorabuena por tamaña proeza, además de algunos vítores que se escuchan.

“Aunque pueden parecer agresivos no es el caso. Estos increíbles tiburones muerden trozos de atún atados a una cuerda. Cuando un tiburón blanco muerde algo está temporalmente ciego y tampoco pueden nadar hacia atrás”, indica el autor del vídeo.

“En este caso, el tiburón que salió de la jaula, estaba probablemente confuso y al no poder nadar hacia atrás rompió el riel de la jaula. Solo había un buzo dentro de ella, que está muy experimentado, permaneció tranquilo, así que cuando el tiburón salió de la jaula, el buzo nadó hacia fuera y salió ileso”, explica.

“La tripulación del barco hizo un trabajo excepcional, el levantamiento de la parte superior de la jaula y el análisis de la situación frenética. El tiburón estuvo fuera sólo unos pocos segundos. Todo el mundo en el barco regresó a las jaulas al día siguiente, dado que este incidente es muy raro”, finaliza.

Compártelo. ¡Gracias!