No es lo mismo el tiempo que el clima: diferencias populares

Escrito por
Ciencia
0

“Qué buenas condiciones climatológicas hace hoy”. Hemos escuchado hasta la saciedad esta frase en los medios de comunicación, especialmente si se trata del ámbito deportivo. Ahora bien, ¿está empleada correctamente? La respuesta, como os esperabais, es negativa: no es lo mismo tiempo que clima.

Aunque en la prensa usamos el término indistintamente -de hecho, en LAB también la hemos pifiado alguna vez, todo sea dicho-,  hay que aprender a llamar a cada cosa por su nombre. El “tiempo” es el estado en el que se encuentra la atmósfera en un determinado momento; el “clima“, por su parte, no tiene esa condición de actualidad, sino que abarca un mayor periodo temporal. De hecho, el clima de un lugar se saca gracias al conjunto de situaciones meteorológicas que se dan en un determinado sitio durante un periodo de tiempo.

Si nos vamos a la Real Academia Española observamos que el “tiempo” se define como el “estado atmosférico“, mientras que el “clima” es “el conjunto de condiciones atmosféricas que caracterizan una región”. De esta manera, la teoría de los meteorólogos también se aplica, y con gran exactitud, a nuestro querido diccionario.

Tormentas en blanco y negro para deleite de todos (y en formato 4K)

Ejemplos para todos

Si ahora mismo os encontráis un poco desubicados, os planteamos el siguiente ejemplo. Viajáis a Sevilla y durante una semana no para de llover. Al volver de vacaciones, empezáis a contar vuestras experiencias en la capital de Andalucía a todos vuestros amigos con una coletilla: “El clima de Sevilla es muy lluvioso en realidad“.

¿Hace justicia esta frase al clima de Sevilla? Sinceramente, no: la antigua Hispalis es una de las ciudades donde menos llueve de la Península Ibérica, con unos 50 días de lluvia al año. En este caso en concreto, estaríais haciendo referencia al tiempo que os ha hecho durante vuestra estancia, no a la climatología de la ciudad.

Un simple ejemplo que seguro que se ha entendido.

Compártelo. ¡Gracias!