Un millón de euros en conejos para alimentar al lince ibérico

Escrito por
Ciencia
0

El lince Ibérico es uno de los animales que han recibido más medios para intentar que aumenten en número en la Península Ibérica en las últimas décadas. Es la especie de felino más grande de nuestro país, además de ser la más amenazada del mundo. Hay apenas 400 ejemplares en la actualidad. Sin embargo los datos son optimistas, en cierto modo, ya que en el año 2000 el número era de 100. La tendencia, al menos, es positiva. Culpa de ello la tienen algunas medidas de crías en cautividad.

El lince ibérico en la Península

Si echamos la vista atrás, la población de lince Ibérico se ha reducido en un 90% en los últimos 300 años. Pero esta reducción se ha incrementado mucho más a partir de la década de 1960. El cambio de su hábitat ha sido muy grande, principalmente por la pérdida de otros animales como los conejos, que representaban su alimento base. Ahora mismo hay ejemplares repartidos por zonas de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y en la zona portuguesa del Valle del Guadiana.

Justamente en esto último, en la parte de Portugal, están llevando a cabo un plan para dotar de un millón de euros y aumentar el número de conejos en la región. Estos conejos van a servir de alimento a los linces y poder así aumentar las posibilidades de crías y que el número de especie aumente, no solamente en Portugal, sino en las poblaciones dispersas que existen en Extremadura y otras zonas más alejadas.

Para llevar a cabo este proyecto van a limitar ciertas zonas para concentrar aquí los conejos y que se reproduzcan. Hay que tener en cuenta que este animal sufrió un fuerte descenso en número a partir de la segunda mitad del siglo XX (coincidiendo con un descenso similar en el número de linces ibéricos), por toda la Península Ibérica. Esto ocurrió por diferentes enfermedades que afectaron a los conejos.

Lince ibérico alimentado con conejos

El conejo, principal alimento

Al tener la población de conejos concentrados en un lugar concreto, podrán prevenir que les afecte algún tipo de virus, al tener la especie más controlada. Según recoge el diario portugués Público, gracias a esta medida de aumentar el número de conejos servirán para alimentar a los linces ibéricos y que, posteriormente, sean estos animales los que aumenten en número.

Desde miembros del programa EDIA, encargados de la introducción del lince ibérico en libertad, aseguran que solamente habrá más linces en la cuenca del Guadiana cuando esté garantizado que puedan alimentarse y sobrevivir con seguridad.

Hay que tener en cuenta que, precisamente este número tan escaso de ejemplares del lince ibérico, provoca que genéticamente tengan más complicado salir adelante.

Compártelo. ¡Gracias!