Los monos saben afilar piedras mejor que los humanos

Escrito por
Ciencia
0

Hasta ahora se pensaba que los únicos seres vivos que han golpeado piedras con la intención de utilizarlas para algún fin, eran los seres humanos. Concretamente, en la Edad de Piedra se inició el proceso para fabricar herramientas y armas para cortar. Pero ahora los científicos han encontrado en Brasil a monos que golpean la piedra para utilizar lo resultante, aunque con otros objetivos.

Se trata de monos silbadores, unos monos capuchinos salvajes que han sido observados en el Parque Nacional de Serra da Capivarra, en Brasil. Según el estudio publicado en Nature, estos animales son capaces de golpear las piedras hasta romperlas, con el objetivo de sacar minerales o líquenes de su interior.

La diferencia que radica entre el uso del golpeo de piedra por parte de los humanos y estos monos, es que los primeros fabricaban herramientas y armas a través del golpeo y al afilar la roca, mientras que los monos, aunque de forma inintencionada también afilan la piedra, su uso es para extraer de su interior.

El estudio asegura que todavía no está del todo claro el motivo por el que los monos golpean las piedras, ya que en ningún momento los monos intentaban cortar o afilar con la piedra resultante, sino simplemente sacar el contenido que tenía dentro.

Con esto surge la duda de si los materiales arqueológicos más antiguos que se encontraron en África fueron o no realmente obra de los homínidos. ¿Y si en realidad fueron primates quienes golpeaban la piedra por un motivo similar a estos monos brasileños? A esta cuestión responde el investigador principal del proyecto, Tomos Proffitt: “Esto no quiere decir que el material arqueológico más antiguo en África oriental no lo hicieran los homínidos. Sin embargo, el hallazgo plantea cuestiones interesantes sobre cómo se desarrolló esta tecnología de herramientas de piedra antes de que aparecieran los primeros ejemplos en el registro arqueológico”.

Método de empleo

Estos primates escogen piedras de cuarcita redondeada y la golpean con una mano o las dos, contra otras rocas con canto afilado. Con esto logran la fragmentación. Incluso se ha observado que vuelven a utilizar piedras que se han roto, como martillo.

“El hecho de que hayamos descubierto monos que sean capaces de crear herramientas a partir de piedras afiladas nos hace pensar sobre la evolución del comportamiento y sobre cómo atribuimos la autoría de los artefactos”, añade Michael Haslam, coautor del estudio.

Compártelo. ¡Gracias!