¿Por qué en los ascensores no tenemos cobertura con el teléfono móvil?

Escrito por
Ciencia
0

Vas hablando por el teléfono móvil o consultando alguna información y, de repente y como si fuera por arte de magia, tu teléfono móvil se queda sin cobertura o se escucha muy mal. Brujería pensarás, pero la realidad es bastante más sencilla de lo que parece: bienvenidos a la “jaula de Faraday”.

La caja o jaula de Faraday, como se le conoce popularmente, es un espacio protegido donde no pueden acceder las ondas electromagnéticas. De esta manera, cuando el usuario está dentro del ascensor, la “chapa” que rodea al mismo actúa como protección ante las emisiones. Dependiendo del material del que esté fabricado el ascensor, pues se bloquearán diferentes tipos de longitudes de ondas.

De dónde viene el nombre

Si eres fan de la serie ‘Lost (Perdidos)’ el nombre de Faraday es muy posible que te suene. Y es normal: este secundario se llamó así en honor al físico Michael Faraday, quien construyó esta jaula en 1836 y fue capaz de descubrir este fenómeno que protegía de las descargas eléctricas (dado que en su interior el campo eléctrico es nulo).

¿Por qué en los ascensores no tenemos cobertura con el teléfono móvil?

En un plano más técnico, el funcionamiento de la jaula se basa en un concepto físico muy sencillo: el de equilibrio electrostático. Cuando la jaula se sitúa en un campo eléctrico externo, las cargas positivas se quedan en las posiciones de la capa exterior. Los electrones, por su parte, son libres en el metal, es decir, pueden moverse sin problemas, pero sin su compañero de viaje. El desplazamiento de las cargas hace que en el interior del ascensor se cree el campo eléctrico nulo ya comentado.

En otros lugares

La jaula de Faraday no es exclusiva de los ascensores. De hecho, es muy habitual en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, los microondas -sí, los que tenemos en casa- hacen la misma función, hasta tal punto que si metieras un teléfono dentro del dispositivo este no recibiría la llamada (en la práctica, aunque la realidad es que el microondas debería estar sellado por completo, y eso no ocurre por las rendijas que posee).

Otros ejemplos de “jaulas” son los automóviles, escáneres o sitios con un fuerte aislamiento metálico. Al igual que en los microondas, eso sí, el cierre debe ser perfecto, que es lo complicado. El último invento (magufada) ha sido unos calzoncillos antiWiFi capaces de detener las emisiones electromagnéticas.

Compártelo. ¡Gracias!