Logran convertir hidrógeno en metal después de 80 años

Escrito por
Ciencia
0

Un grupo de científicos ha logrado algo que la ciencia llevaba intentando 80 años: convertir hidrógeno en metal. Han logrado comprimir tanto este elemento químico que ha dado como resultado un material totalmente nuevo, un metal, que podría llegar a utilizarse como conductor de electricidad muy eficiente a temperatura ambiente. Concretamente ha sido llevado a cabo por investigadores estadounidenses y confirman una teoría que los físicos Hillard Bell Huntington y Eugene Wigner ya propusieron en 1935.

Convertir hidrógeno en metal

Para lograrlo han tenido que una enorme presión al hidrógeno hasta llegar a convertirlo en metal. Han necesitado nada menos que entre 465 y 495 gigapascales. Cada uno de ello equivale a 10.000 atmósferas de presión.

Esto es algo completamente nuevo en la ciencia. “Este es el santo grial de la física de alta presión. Es la primera muestra de hidrógeno metálico en la Tierra, así que cuando lo estás viendo, estás mirando algo que nunca ha existido antes”, asegura Isaac Silvera, físico de Harvard y uno de los autores del descubrimiento, según recoge el diario británico Telegraph.

El hidrógeno es el elemento más común que tenemos en nuestro planeta. De confirmarse este descubrimiento se acabaría con décadas de investigaciones para ver cómo se podría convertir en metal.

Para lograr la hazaña, Silvera y su compañero Ranga Dias apretaron una pequeña muestra de hidrógeno a más de 32,5 millones de kilogramos por cada 6,5 centímetros cuadrados, una presión superior incluso a la que podemos encontrar en el centro de la Tierra.

Hidrógeno en metal

Diamantes sintéticos

Han utilizado para ello diamantes sintéticos montados uno frente al otro en un dispositivo conocido como celda de yunque de diamante. Sin embargo, en experimentos anteriores, los diamantes terminaban por agrietarse. En esta ocasión los trataron con un proceso especial para evitar este daño.

La pregunta que surge ahora es si este hidrógeno presurizado podría llegar a mantener sus propiedades metálicas a temperatura ambiente, algo que le otorgaría unos usos muy interesantes como superconductor. Los autores de este descubrimiento creen que sí, pero aún necesita ser testado y comprobar su efectividad.

El hidrógeno, como hemos dicho, es el elemento que más presente tenemos en la Tierra. Su utilidad es muy variada. Puede servir para propulsar un coche, por ejemplo, o para crear una bomba de hidrógeno capaz de aniquilar una ciudad de decenas de miles de habitantes.

Después de más de 80 años de intentos fallidos, ¿estaremos ante la posibilidad real de utilizar hidrógeno como superconductor?

Fuente > Telegraph

Compártelo. ¡Gracias!