Google recuerda en su “doodle” el 340º aniversario de la determinación de la velocidad de la luz

Escrito por
Ciencia
0

Si has tecleado “Google” y te has percatado de que el “doodle” ha cambiado, no te asustes: hoy se celebra el 340º aniversario de la determinación de la velocidad de la luz. El buscador más famoso del planeta quiere rendir tributo al astrónomo danés Ole Christensen Romer (1644-1710), pionero en lograr una válida determinación en cuanto a este fenómeno físico.

Aunque no es un personaje muy conocido para el público generalista, Romer consiguió lo que Galileo Galilei se propuso unas décadas antes: averiguar la velocidad de la luz. Para ello, Oler Romer y Jean Picard, su compañero de fatigas en el laboratorio, observaron durante meses a Ío, una de las lunas de Júpiter. Estos se dieron cuenta que cuando la Tierra estaba más lejos de Júpiter, los eclipses de sus lunas tardaban más en percibirse. Tomando esta premisa como referencia, Christensen llegó a la conclusión de que ese desfase se debía a la velocidad de la luz.

El danés estipuló que la luz tardaba en llegar un total de 22 minutos, es decir, viajaba a unos 220.000 kilómetros por segundo. Como los más ávidos sabrán, este término es incorrecto (la velocidad real es de 299.792,4 km/s), pero fue el primero que se acercó -y mucho- a los valores reales.

Así se ve el cielo en tecnicolor

La constante

La velocidad de la luz es una de las grandes maravillas de la física más moderna. Gracias a ella podemos calcular distancias estelares y aproximarnos a esas estrellas que no hace mucho eran inalcanzables (en términos cognitivos, claro).

La luz viaja a una velocidad constante universal siempre que se halle en el vacío. En caso de que no esté en este medio, la rapidez varía en función de diferentes términos como la permitividad eléctrica, la magnética y otros conceptos que hacen que vaya más “lenta”.

En la imagen del doodle, Google ilustra al astrónomo danés con su telescopio, el Sol, la Tierra, Jupiter y su luna. Los elementos imprescindibles para su hallazgo.

Compártelo. ¡Gracias!