Figuras ocultas, las mujeres afroamericanas que llegaron al espacio

Escrito por
Ciencia
0

Este viernes llega a los cines españoles Figuras ocultas, una película que resalta el valor de esas mujeres negras que trabajaron en la NASA. La cinta saca a la luz a las afroamericanas que se encargaron de poner en órbita al astronauta John Glenn. Ahora bien, ¿existieron de verdad los personajes que aparecen en la producción? La respuesta es sí, y precisamente vamos a hablar de ellas.

Mérito escondido

Aunque en la película la acción se centra sólo en tres figuras en concreto, la auténtica realidad es que el grupo de mujeres de la NASA era muy nutrido. Decenas de físicas, matemáticas, químicas, etc., se encargaron de recoger los datos experimentales en los despachos de la agencia espacial norteamericana. Gracias a sus cálculos, los futuros astronautas -hombres todos ellos, por el machismo de la época- podían volar con mayor seguridad.

Si focalizamos toda la atención en las protagonistas de la producción, en esta hay tres que destacan por encima del resto: Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, científicas interpretadas por Taraji P. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monáe respectivamente. De todas ellas, sólo una sobrevive en 2017, Katherine Johnson. A sus casi 100 años, es la primera que vamos a destacar en este reportaje.

Katherine Coleman G. Johnson

Nacida en 1918 en Virginia occidental, está considerada como la científica más importante que ha tenido la NASA. Tras salir de la universidad tuvo un periodo dedicado a la docencia, aunque todo cambió cuando el National Advisory Committee for Aeronautics, es decir, lo que posteriormente sería la NASA, abrió una oferta de trabajo con unos requisitos muy claros: mujeres afroamericanas para el Departamento de Guía y Navegación. Como bien se espera el lector, le dieron el trabajo, en concreto en 1953.

Esta fue destinada al equipo de computadoras humanas del West Area Computers, donde estuvo supervisada por Dorothy Vaughan. Gracias a su valía, pasó a la División de Investigación de Vuelo de Langley. Aquí fue la encargada de calcular la trayectoria del vuelo espacial de Alan Shepard, el primer estadounidense que viajó al espacio en 1959. Posteriormente, y como se muestra en la película, fue la encargada de corroborar los datos informáticos que trazaban la órbita de John Gleen.

No obstante, todos estos avances fueron muy importantes, pero el que más tuvo lugar en las misiones Apolo 11 y Apolo 13. En la primera realizó los cálculos exactos para que la sonda se eyectara y se enganchara al módulo de servicio, mientras que en la segunda otorgó los datos correctos para solventar la explosión de la nave y que los astronautas llegaran a la Tierra sin problemas.

En 2015 recibió la Medalla Presidencial de la Libertad de manos del presidente Obama en reconocimiento a su trabajo.

katherine johnson

Dorothy Vaughan

Originaria de Kansas City (1910-2008), Vaughan fue una de las grandes culpables de que la mujer tuviera más importancia en el plano científico. En 1943, cuando Estados Unidos todavía estaba en la Segunda Guerra Mundial, la científica ingresó en la NACA para ayudar a la industria aeronáutica estadounidense. Una vez finalizada la contienda, esta fue a parar al West Area Computers, sección que acabaría dirigiendo con gente como Johnson a su cargo -como hemos dicho anteriormente.

Además de resaltar el papel de la mujer en la sociedad, también hizo un gran esfuerzo para acabar con el racismo. En 1949 se convirtió en la primera fémina negra que se promocionaba como jefa de personal. Tal como ella mismo indicó en 1994: “Cambié lo que podía, y lo que no pude, lo sobrellevé”.

Fue una de las grandes culpables de que el lenguaje de programación de las primeras máquinas funcionara correctamente. De hecho, en la película se puede ver el IBM 7090, máquina que posteriormente sería la mejor aliada de todas las científicas.

Figuras ocultas, las mujeres afroamericanas que llegaron al espacio

Dorothy Vaughan, a la izquierda del todo. Foto: NASA.

Mary W. Jackson

La última de las tres protagonistas es Mary W. Jackson. Nació en Hampton, Virginia (1921-2005), y pronto se especializó en ingeniería a pesar de que su enseñanza acabó en los juzgados (sólo podían estudiar blancos, algo que denunció y le acarreó problemas con la sociedad de la época, también para su familia). Esta difícil empresa la compaginó junto a su trabajo en la ahora NASA, en concreto en el departamento de Langley en 1951. Aquí ayudó a las otras afroamericanas en sus cálculos, a la par que sacaba su título en 1958 (primera ingeniera negra de la historia de la agencia).

Sus habilidades eran muy diversas, aunque el principal rol que desempeñaba era analizar los datos del túnel de viento. Aquí veía las resistencias y debilidades de las naves que posteriormente llegarían al espacio.

Al igual que Vaughan, estuvo muy comprometida con la causa feminista. En la recta final de su carrera se dedicó a promocionar la Oficina de Programas de Igualdad de Oportunidades y Discriminación Positiva dentro de la NASA. Quería, cómo no, que todas las mujeres no tuvieran problemas a la hora de trabajar en la agencia espacial.

Estas tres figuras son esas heroínas ocultas que apenas salen en los libros de historia. No hace mucho hablábamos de Margaret Hamilton, a quien Obama entregó también la medalla de la Libertad.

mary w jackson

Compártelo. ¡Gracias!