Encuentran un animal que no se veía desde hace un siglo (y se creía extinguido)

Escrito por
Ciencia
0

Los investigadores han encontrado un animal larváceo que llevaban sin ver desde hace más de un siglo. De hecho, creían incluso que se había extinguido. Se trata de la especie Bathochordaeus charon, un larváceo gigante que fue visto por primera vez en el año 1900 por el alemán Carl Chun. Desde entonces no se tenía registro de haber visto este animal marino en ninguna ocasión.

Se trata, sin duda, de una escurridiza especie y que por fin, después de dudar sobre su existencia, las pruebas efectuadas, según recoge el diario El País, han encontrado dos muestras de este animal marino.

Este tipo de especies habita en una profundidad de entre 250 y 300 metros, son invertebrados, prácticamente transparentes y están presentes en todos los mares y océanos. Además, el tamaño máximo que alcanzan es de 1 centímetro, incluso pueden medir unos pocos milímetros. De ahí que su avistamiento sea realmente complejo. “A primera vista parecen renacuajos y tienen el cuerpo dividido en dos partes, una cabeza y una cola. Pero, a pesar de su nombre, no son larvas”, asegura Rob Sherlock, investigador y autor principal de este estudio.

La diferencia principal de este género es que su tamaño puede llegar a ser 10 veces mayor, alcanzando incluso los 10 centímetros. El científico que lo descubrió hace más de 100 años hizo una serie de dibujos y descripciones de este animal. Los métodos en esos tiempos no eran tan precisos, por lo que muchos investigadores más recientes dudaban realmente de la existencia en algún momento de esta especie, o si ya se había extinguido.

Encuentran un animal que no se veía desde hace un siglo... Y se creía extinguido

Otras especies similares

Hasta ahora se habían encontrado algunas especies que se asemejaban a la descripción de Carl Chun. También ejemplares de larváceos gigantes, aunque sin llegar a ser exactamente el mismo que visualizó el alemán.

Ha hecho falta más de un siglo para volver a encontrar exactamente este género dentro de los larváceos gigantes. Ahora, en pleno siglo XXI, con la tecnología necesaria para describir y recopilar mucha más información.

Los dos especímenes fueron encontrados en la bahía de Monterrey, en California. El más grande medía unos 8 centímetros. Al principio creían que pertenecía a una especie común que habita la zona. “Fue algunos meses más tarde, al analizarlos, cuando nos dimos cuenta de que se trataba de la especie descrita por Chun en 1900”, explica Sherlock.

Los cambios, especialmente por la mano del ser humano, están llevando a la extinción a muchos animales. Ayer hablábamos sobre el lince ibérico, otro ejemplo más de una especie muy poco vista, ya que cuenta con apenas 400 ejemplares.

Compártelo. ¡Gracias!