¿Por qué en el desierto hace tanto frío por las noches?

Escrito por
Ciencia
0

Estamos acostumbrados a ver en las películas que en el desierto hace calor, mucho calor. Sin embargo, también hace demasiado frío, hasta tal punto que los desiertos son los lugares del mundo con mayor amplitud térmica, es decir, contraste entre las temperaturas máximas y las mínimas. ¿Por qué ocurre?

La explicación es más sencilla de lo que parece: por el suelo. Al estar “desnudo” y sin vegetación, la pérdida de calor por radiación durante las horas nocturnas es muy grande, por lo que baja la temperatura. Por ejemplo, durante el verano se suelen rozar los 50 grados Centígrados en el Sahara, mientras que por la noche las temperaturas bajan hasta los 10 grados Centígrados. Esto supone una diferencia de casi 40 grados, de ahí la complejidad de andar por el desierto.

Esta temperatura se agrava cuando llega el invierno, ya que se rozan los 0 grados Centígrados casi todos los días. Ante esta variabilidad, los expertos recomiendan llevar ropa de abrigo para las madrugadas, sea la época del año que sea.

Medias en aumento

Con el calentamiento global en liza, en el desierto cada vez hace más calor. Si tomamos el Sahara como ejemplo, durante el primer mes del año se registran 12-17 ºC de media. En verano, en cambio, se alcanzan los 50 ya citados, aunque con una particularidad: se puede llegar a los 70 grados por el aire que circula alrededor de las arenas.

En In Salah, ciudad situada en el centro de Argelia, se han llegado a registrar los 54 grados oficiales, con medias de 38-40º C. En invierno, en cambio, se baja hasta los 0º C, con medias un poco superior a este demoledor guarismo.

Como se puede ver, el desierto es el paraje más complicado para vivir, por lo que todo lo que cuenta el folclore popular es más que cierto (y lo de llevar crema solar, más si cabe).

Compártelo. ¡Gracias!