¿Y si creamos órganos humanos con una impresora 3D?

Escrito por
Ciencia
0

Las impresoras 3D han supuesto un avance tecnológico muy importante en los últimos años. Su utilización es casi infinita, ya que podemos crear multitud de herramientas y objetos con ellas. La última novedad, y muy importante además, nos llega desde China. Un grupo de científicos ha logrado crear un vaso sanguíneo que ha sustituido dos centímetros de una arteria abdominal en un total de 30 monos de la especie Rhesus. Este hecho abre la puerta a poder crear órganos humanos con una impresora 3D en un futuro.

Uso en humanos

Se trata, sin duda, de un importante avance referente a la ciencia y a la medicina, ya que puede ser un primer paso para lograr ayudar a las más de 1800 millones de personas que se calcula en todo el mundo que tienen problemas cardiovasculares de algún tipo. Y, por qué no, llegado el momento poder crear órganos humanos con una impresora 3D.

Así de optimistas se muestran en la CNN, que se hacen eco de este importante hito. Aseguran, además, que la compañía Sichuan Revotek, la encargada de este gran progreso, ha sido la primera en mantener la viabilidad de las células con la tecnología de impresión tridimensional.

El material biológico que ha sido clave en el experimento es conocido como bio-ink o tinta biológica. Según informa James Kang, el jefe científico y director ejecutivo de la empresa, el uso de células madre que han adquirido a través de tejido graso es incluso más seguro que la fuente habitual, que son los embriones.

Vasos sanguíneos 3D en monos

Éxito en monos

La cirugía que realizaron en estos 30 monos fue la de reemplazar un segmento de dos centímetros de la arteria abdominal por un vaso sanguíneo impreso en 3D. Una vez pasaron cinco días, tiempo prudencial para comprobar si todo había salido correctamente, vieron que estas células madre fueron capaces de crecer dentro de los diversos tipos de células y hacer funcionar adecuadamente los vasos sanguíneos.

Un mes después de la operación, los vasos que habían injertado y creado gracias a una impresora 3D, se habían integrado y fusionado perfectamente en la propia arteria de los monos y funcionaba de igual forma que lo hacía la arteria original.

Este primer avance en monos, como hemos indicado anteriormente, abre la puerta a poder utilizarlo en seres humanos. El éxito que han tenido estos científicos son esperanzadores y podemos estar ante la posibilidad de crear vasos sanguíneos en las personas y, quizás hasta más importante, órganos humanos con una impresora 3D. Esto podría llevar a salvar muchas vidas y mejorar la salud de millones de personas de todo el mundo.

Las impresoras 3D se están poniendo muy de moda en los últimos tiempos, pero no solo a nivel profesional y en investigaciones como la que hemos visto, sino a nivel de usuario. Aquí podemos ver las 5 mejores impresoras 3D para iniciarse.

Compártelo. ¡Gracias!