Boaty McBoatface: robot submarino que irá al fondo de la Antártida

Escrito por
Ciencia
0

En el campo de la robótica, con los drones y androides a la cabeza, estamos viendo numerosos avances y cada vez son más utilizados para diferentes actividades. Hemos visto utilizar un robot para entrar en Fukushima, un lugar con una gran radiactividad y que un ser humano no podría entrar sin poner en riesgo su salud. Hoy nos hacemos eco de Boaty McBoatface, un robot submarino que va a recopilar información de las profundidades de la Antártida.

Será su primera misión y va a obtener datos que pueden ser muy importantes para la ciencia de una región del mundo aún desconocida en cierta medida. Han pasado poco más de 100 años desde que, con Roald Amudsen a la cabeza, el ser humano llegara al Polo Sur. Ahora es una máquina la que va a hacer un viaje pionero, esta vez a las profundidades del mar de la Antártida.

Boaty McBoatface

Según recoge The Guardian, Boaty McBoatface es un vehículo autónomo y submarino que es capaz de descender hasta 6.000 metros debajo del hielo de la Antártida. Además, puede enviar datos que recoja a través de una radio directamente a los investigadores.

La misión que tiene por delante es la de investigar el agua profunda de esta zona del mundo. Analizar las turbulencias y las zonas más profundas para conocer cómo está respondiendo el océano al calentamiento global. Ya vimos recientemente que una instalación científica en la Antártida tuvo que cambiar de lugar después de la aparición de una enorme grieta.

El nombre de este aparato, Boaty McBoatface, ha sido elegido por mayoría después de una votación a través de una campaña llevada a cabo por la Natural Environment Research Council.

Importantes datos

Este robot submarino partirá el próximo 17 de marzo desde Punta Arenas, en Chile. “Mediremos la rapidez con la que fluye el agua, cómo de turbulentas son y cómo responden al cambio de los vientos sobre el océano Antártico”, explica el profesor Alberto Naveira Garabato, de la Universidad de Southampton.

Fuente > The Guardian

Compártelo. ¡Gracias!