Al final, decepción. Vodafone se ha vengado de mí.

Soy cliente de Vodafone desde 12/2017. Empecé pagando 44€. Durante estos tres años me han ido metiendo, cucharada a cucharada, pequeños incrementos en mi tarifa, añadiendo diferentes apellidos, más gigas, datos ilimitados a cambio de una tremenda bajada de velocidad, aumento a velocidad media, etc. cosas que yo nunca he solicitado, y que supone que a fecha de hoy estaría pagando casi un 30% más que al principio.
En enero de de 2021 me pasan de 50€ que pagaba en octubre, 53€ en noviembre, y 54,5 € en diciembre, a pretender cobrarme 56,50€ con otra permanencia de un año más.
Harto de tanto abuso, intento negociar con ellos para pagar un poco menos, pero se enrocan en su propuesta. Intento un cambio de tarifa para abaratar, y mi descuento de´50% pasa a ser de un 20%, o incluso del 0%, según qué tarifa elija.
Como no consigo nada, hago una portabilidad de mi segunda línea móvil a otro operador, amagando y esperando, ingenuamente, la llamada de Vodafone, que no se produce. Bueno, me conformo con que entre lo que me cobra el nuevo operador por esa línea, y lo que supuestamente me debería descontar Vodafone por tener una línea menos, tendría que pagar unos 41€.
Sin embargo, la sorpresa es que en la app Mi Vodafone veo que efectivamente ya no está esa línea, y lo que supuestamente debería costar 41, manteniendo el descuento, ahora son 84 euros, encima volviendo a la anterior velocidad de 2 Mbps (antes 10 Mbps), y que ya no me hacen ningún descuento. Esa ha sido la venganza de Vodafone por portar una línea a otro operador, es decir, una invitación a marcharme a otra compañía, por no decir una patada en el culo..
Me he desahogado, educadamente, con una operadora de atención al cliente, que como todos allí tienen las manos atadas, y su frase es: "el sistema no me permite..". Luego está el departamento de retenciones, que exclusivamente hace llamadas salientes, y nadie, ni siquiera el personal de atención al cliente, puede ponerse en contacto con ellos.
Perdón por el tocho, pero necesitaba desahogarme de nuevo.
Un saludo.
 
Arriba