Cómo activar el Cool'n'Quiet

¿Qué es la tecnología Cool'n'Quiet y qué hace?

La tecnología Cool'n'Quiet es una combinación de hardware + software que reduce, de forma transparente al usuario, la velocidad del procesador cuando esta no es necesaria. Los procesadores funcionan a una determinada velocidad, por ejemplo 2.200Mhz o lo que es lo mismo: En un segundo de tiempo se realizan 2200x1000x1000 ciclos de una CPU que funciona a esta velocidad (2.200.000.000 ciclos).

Estos son muchos ciclos y cuando un ordenador no tiene demasiadas tareas a hacer o son muy ligeras no son necesarios tantos ciclos (No hay tantas cosas que hacer en un segundo). Así pues el procesador cuando ve que no es necesaria tanta potencia reduce su velocidad a unos 1.000Mhz. Al reducir la velocidad también necesita menos voltaje para funcionar y por lo tanto reduce las peticiones de energía que hace a la placa, así, al consumir menos vatios no genera tanto calor y su temperatura y requisitos de refrigeración disminuyen.

Así pues, en términos generales podemos decir que cuando el PC está aburrido, se relaja y descansa un poco.

Hay que recordar que esta tecnología nació de los ordenadores portátiles ya que reducían su velocidad y consumo para aguantar más rato con la batería. A muchos les sonará la tecnología SpeedStep de Intel y sus portátiles, la novedad es que ahora esto está para los ordenadores de sobremesa.

¿Cómo funciona Cool'n'Quiet?
En este apartado es donde tenemos más lagunas, pero podemos decir que la tecnología Cool'n'Quiet permite que el procesador vaya monitorizando su estado y tanto por ciento de uso. Cuando detecta que se está pidiendo mucha menos potencia de la necesaria decide reducir su velocidad.

Utilizaremos un procesador de ejemplo, un AMD Athlon 64 3700+, este funciona a 2.200Mhz y a 1,35v en estado normal, el bus FSB o HTT tiene una base de 200, por lo que el multiplicador del procesador es de 11 (11x200 = 2.200). Cuando se activa el Cool'n'Quiet desciende la velocidad a 1.000Mhz que es la velocidad habitual de la mayoría de AMD 64 en modo de reposo (los primeros 3000+ socket 754 bajaban a 800Mhz) y para ello modifica el multiplicador a x5 (5x200=1000). En ese momento también reduce el voltaje del procesador a 1.1v.

Todas estas variaciones no son blanco o negro (2.200Mhz o 1.000Mhz) es posible que haya una demanda puntual de CPU muy corta que acelere el procesador hasta 1.600Mhz y luego vuelva a bajar, etc...

¿Qué tiene de bueno utilizarlo?
La tecnología Cool'n'Quiet supone algunos beneficios para el usuario, de menos a más importante tenemos:


Menor consumo eléctrico: Nuestro ordenador consumirá un poco menos, unos 10W aproximadamente, algo que significa un ahorro económico en la factura de la luz totalmente imperceptible. Todo depende de las horas que tengamos el equipo encendido, pero podría ser 8€ al año en un equipo encendido 24h al día, por decir una cifra.


Otra vez, menos consumo eléctrico, este ahorro también es bueno para el medio ambiente, pues aunque no deja de ser un granito de arena en un desierto, ayudamos a moderar desgaste medioambiental. Estos dos primeros beneficios realmente se podrían mejorar mucho apagando todas las luces innecesarias de las casas, apagando TV y ordenadores cuando no estamos, etc.. así que aunque es algo, con sólo olvidarnos una luz encendida durante una tarde ya hemos perdido todo lo conseguido en semanas....


Menor desgaste electrónico: La reducción de petición de voltaje del procesador relaja tanto el estrés de la CPU como de los reguladores de tensión de la placa base y los circuitos de la fuente de alimentación, con ello aunque de forma poco perceptible, aumentamos las posibilidades de que estos componentes no fallen a medio/largo plazo. Ahorrando así en futuros problemas, pérdida de datos y desembolsos adicionales en piezas rotas.


Mejora de las temperaturas: El procesador estará más fresquito mientras esté actuando el Cool'n'Quiet por lo que generará menos calor dentro de la caja, esto directamente afecta a la temperatura del mismo que baja hasta unos valores mucho menos preocupantes en temporadas como el verano, pero también contribuye a que el resto del equipo no se caliente tanto y requiera menos ventilación.

También el aire que salga del equipo a través de nuestro sistema de refrigeración será algo menos caliente y por lo tanto calentaremos menos la habitación, algo que implica menor gasto en aire acondicionado en verano o sudar menos si no disponemos de él. En invierno el PC no nos será tan útil a nivel de estufa... Aunque hay que pensar que un ordenador con pantalla LCD encendido gasta entre 150W y 250W que se transforman en calor. Una sola persona emite de media 400W de calor (Según comentan algunos estudios) por lo que lo mejor sería no estar en cuerpo presente ;).


Finalmente el beneficio más relevante es la reducción de ruido ya que, al bajar la cantidad de calor generada, se necesita menos refrigeración. Aquí entra en juego la placa base y su capacidad de gestión del Cool'n'Quiet, por ejemplo hay placas que no hacen absolutamente nada y siguen igual, hay otras que al detectar que nuestro procesador está en modo CnQ reducen automáticamente la velocidad del ventilador de la CPU, otras en cambio reducen todos los ventiladores que estén conectados a la placa base.

Aunque lo más común es que los ventiladores estén regulados dentro de unos márgenes de temperatura y el usuario puede configurar el umbral a partir del cual funciona más o menos rápido. Al entrar en modo Cool'n'Quiet la temperatura desciende unos 10ºC o más en pocos segundos y por lo tanto si pasamos dicho mínimo, los ventiladores reducen su velocidad, esta es quizá la mejor opción aunque el usuario tenga que ajustar un poco mejor la BIOS y dichos niveles de temperatura manualmente. En algunas placas como las ABIT también se puede hacer con el software uGuru.

¿Cuál es el factor negativo de éste sistema?
Hay algunos usuarios que aseguran notar que arrancar una aplicación con el Cool'n'Quiet activado tarda un poco más ya que el arranque de un programa necesita potencia, a baja velocidad el procesador detecta que se necesita más y sube de velocidad, pero durante este proceso hemos perdido algo de tiempo, la verdad es que es un tema subjetivo y muy difícil de apreciar a ojo o incluso con un cronómetro activado por un humano, sí que notaríamos algo con un cronómetro informatizado y sería de décimas de segundo.

Otro posible fallo es el de problemas de voltaje y velocidades cuando se practica el overclock. No se puede decir que nunca se active el Cool'n'Quiet si tenemos el procesador overclockeado, pero hay muchos usuarios que han experimentado problemas a causa de ello y por lo tanto es un punto a tener en cuenta cuando practicamos overclock. En ese momento deberemos monitorizar todos los elementos y evaluar si hay algún parámetro que por culpa del Cool'n'Quiet se va de sus límites. Esto suponemos que dependerá en buena parte de la placa base y su BIOS y muchas más variables.


¿Cómo activar Cool'n'Quiet?
Para activar la función Cool'n'Quiet hay que disponer de una placa base y un procesador que soporten esta tecnología, casi cualquier placa actual para AMD la soporta e incluso se da por supuesto en el listado de especificaciones, pero normalmente sale. Otro requisito obvio es disponer de un procesador que disponga de esta tecnología, la incorporan algunos Sempron socket 754 a partir de los modelos que funcionan a 1,8Ghz, también ocurre lo mismo con los Sempron socket AM2. Todos los Athlon 64, Athlon 64 FX, Athlon 64 X2 y Opteron disponen de Cool'n'Quiet.

Para configurar nuestro equipo para Cool'n'Quiet tenemos que asegurarnos de realizar 3 pasos, no es necesario mantener el orden: Asegurarse que en la BIOS lo hemos activado, instalar el driver del procesador y configurar la administración de energía correctamente seleccionando la opción necesaria en nuestro sistema operativo para que se active.

BIOS

Activar la opción de Cool'n'Quiet en la BIOS no tiene mayor secreto y además es probable que por defecto ya venga activada, también es cierto que algunos fabricantes no nos dan esta opción y otros lo cambian de lugar, pero la mayoría de veces está dentro del apartado de "Power Management". Las opciones acostumbran a ser: Desactivado, Activado o Auto. Dejando en Auto o activado nos debería funcionar.
En el Apartado de ACPI Suspend Type debe figurar "S1 (POS)" y en estado Enabled:


Microprocesador
Naturalmente deberemos descargarnos los drivers correspondientes, habitualmente los tenemos disponibles en este enlace, al menos la versión para Windows. Si queremos pasearnos por la zona de descargas de AMD este es el enlace correcto. De vez en cuando sale una nueva versión de los controladores que añade soporte para nuevas revisiones o procesadores, aunque si nos está funcionando bien nada cambiará al instalar una versión nueva, pero tampoco molesta disponer de la última versión.

Últimamente los drivers ya vienen de forma autoinstalable, por lo que con un doble click tendremos suficiente para dar este paso.
Los últimos drivers de AMD son:
http://www.amd.com/us-en/assets/content ... /setup.zip
Dentro hay un autoejecutable que instalará los drivers.

Aún así, explicaremos los pasos para instalar los controladores de forma manual o comprobar su instalación correcta:

Deberemos ir a las propiedades del sistema, habitualmente botón derecho encima del icono de Mi PC -> Propiedades. También Menú Inicio -> Configuración -> Panel de Control -> Sistema.
Una vez allí le daremos a la pestaña de Hardware y luego al botón de Administrador de dispositivos. Este botón se encuentra ahí desde el Service Pack 2, pero con el SP1 estaba un poco más abajo.

Una vez abierto el administrador de dispositivos tenemos una extensa lista desplegable de nuestro hardware, deberemos buscar la etiqueta de procesadores y darle al símbolo de más para que se expanda. Lo más habitual es que dispongamos de un solo procesador al cual le pincharemos con el botón derecho y le daremos a propiedades.

Dentro de propiedades abriremos la pestaña de controlador y allí veremos la versión y los detalles del controlador, normalmente Windows se instala con el controlador de Microsoft, que no soporta esta función, si vemos que el proveedor del controlador es AMD será buena señal, un poco más abajo veremos exactamente la fecha y versión de dicho controlador.
De forma manual ahora podríamos darle al botón de actualizar el controlador y buscar la ruta de donde tenemos descomprimido los drivers en formato Zip. Si en cambio tenemos los controlades en formato exe o autoinstalable, sería un momento para actualizar a una versión más reciente.

Administrador de enrgía

Finalmente nos toca activar la función de energía de Windows para que este se coordine con el controlador de Cool'n'Quiet. Este paso es el más rápido de hacer y por lo tanto si en un momento determinado queremos desactivar el Cool'n'Quiet lo más cómodo es hacerlo en esta misma sección.

Al igual que en la anterior página tenemos dos formas de ir a parar a este menú, una es pinchando en cualquier espacio vacío de la pantalla con el botón derecho del ratón y escoger propiedades -> pestaña Protector de pantalla -> botón Energía. La otra es ir al Panel de Control de la misma forma que en la página anterior y ahora escoger Opciones de energía.

Una vez situados en la administración de energía de Windows, deberemos escoger el desplegable que lleva el nombre de Combinaciones de energía y allí seleccionar la combinación de Equipo portátil.

Una vez terminado esto en teoría ya lo tenemos activado y funcionando.



Se puede comprobar con un programa de llamado ThrottleWatch:
http://www.panopsys.com/downloads/Throt ... _2_0_1.zip

Fuente: http://www.noticias3d.com
 
Administración de energia

Lo habia hecho otras veces, pero esta no lo conseguia y no recordaba que me faltaba despues de configurar la Bios y instalar el driver de AMD, era la administración de energia, que no hace elegir "equipo portatil" si es un sobremesa, funciona eligiendo "administración de energia mínima"
 
Arriba