Economía

Se suele creer, o mejor dicho, nos engañan diciendo que la mayor parte de los costes sociales de un trabajador lo paga la empresa, y eso es falso, todo sale del trabajador, de su trabajo. Un empresario valora todos los costes del trabajador respecto a lo que produce dicho trabajador, si hay beneficio lo contrata. El salario es uno más de los costes, y para contratar lo tendrá ajustar para obtener beneficio, y si los costes sociales que paga por el trabajador son altos no tendrá más opción que rebajar el salario, y si no es posible pues no lo contata o lo despide.

No cabe duda alguna que cuanto menores sean los costes sociales más alto podrá ser el salario. Es una falacia eso de que la empresa paga la mayor parte de los costes sociales, todos los costes del trabajador salen de lo que poduce el trabajador.

El sueldo bruto del trabajadores debería incluir todos eso costes, así el trabajador se daría cuenta de que el Estado le quita la mitad de su sueldo, y claro eso no interesa a toda esa inmensa casta parasitaria de políticos y asimilados que viven de los trabajadores. Si además tenemos en cuenta que de este sueldo neto habra que pagar toda clase deimpuestos, IVA, IBI, etc, resultara indecente todo lo que Estado recauada del un sueldo .

Ahora van a aumentar los costes sociales con un impuesto del 0.5% para sufragar las pensiones, y nos vuelven a engañar con que lo paga el empresario, y tengamos en cuenta que en Francia ya se realizó ese aumento para sufragar las pensiones hace como 30 años, en un 1%, y hoy día ese impuesto ya es del 10%, y aquí el ministro escriva nos engaña diciendo que es un aumento tempooral, no, es el inicio de un impuesto que irá subiendo, si nadie pone remedio y y recorta los costes de mantener a este ENORME Estado que tenemos.

En Francia a cada trabajador se le descuenta del sueldo un 9,7%, es el impuesto de Contribución Social Generalizada (CSG), que se creo en 1991 con un 1%, y con el tiempo ya está casi en el 10%, y ahí sin engaños, descontado directamente del sueldo del trabajador. Francia también tiene el problema de un enorme gasto del Estado.


Todas las cotizaciones las paga el trabajador: las cuentas del sueldo bruto real al neto en el banco

Numerosos economistas ya han alertado de que, al final, los costes impositivos son parte del salario y los asume el mismo: el trabajador.​

Nada de lo que apuntaremos en este artículo es novedad. De hecho, no ha cambiado en años. Además, todos los trabajadores de España deberían saberlo. La información aparece en su nómina y apenas tendrían que echar unas pocas cuentas para ser conscientes de ello. Sin embargo, lo que llamaremos en este artículo "sueldo bruto real" (para diferenciarlo del "sueldo bruto legal") es uno de los grandes desconocidos de nuestro país.

Es tan desconocido que desde hace años circula entre algunos economistas liberales una propuesta para sacarlo a la luz. Muchos creen que debería ser el primer paso para reducir el tamaño del Estado. No hablamos de bajar tal o cual impuesto. Ni reducir una partida del presupuesto. Es mucho más sencillo: cambiar la definición de "sueldo bruto" para que incluya también las cotizaciones sociales que paga el empleador.

Además, podría darse un segundo paso. Esta segunda parte de la propuesta sería todavía más complicada de aprobar. Consistiría en obligar a las empresas a pagar el sueldo íntegro unos días antes de que termine el mes (por ejemplo, el día 25) y que luego sea el trabajador el que realice dos transferencias a Hacienda (¿el día 30?), una por el IRPF y otra por las cotizaciones. Los partidos políticos hacen continuamente promesas de transparencia y de informar mejor al ciudadano. En los últimos años se han multiplicado las propuestas para entregar el usuario de los servicios públicos una "factura en la sombra" por el coste incurrido. Pues bien, esta idea de informar de lo que recibe puede completarse con un detalle de lo que paga. ¿Información? Si confiamos en los ciudadanos, cuanto más, mejor.
- Seguir leyendo: https://www.libremercado.com/2021-1...o-real-al-neto-en-el-banco-pensiones-6837010/


Así se la colaron a los franceses con el impuesto "social": 30 años después se ha multiplicado por nueve

El Gobierno galo aprobó en 1991 una "contribución" con un tipo del 1,1%, no muy diferente a lo que plantea Escrivá. Ya supone el 9,7% del salario.


No nos tenemos que ir muy lejos para descubrir un modelo muy parecido al que ahora da sus primeros pasos en España. En Francia, a comienzos de los 90, el Gobierno se dio cuenta de que no tenía suficiente con las cotizaciones sociales vigentes en aquel momento para pagar las pensiones, la sanidad y las demás prestaciones a las familias. Porque, además, en el país galo, como en Alemania o en Italia, nos llevan 10-15 años de adelanto demográfico. Allí, el baby-boom, que en España tuvo su etapa más intensa entre 1965 y 1975, había comenzado a principios de los 50.

¿Y qué hicieron los políticos franceses? Crear un impuesto. Con un nombre muy bonito, eso sí: Contribución Social Generalizada (CSG). Todos iban a pagarlo, incluso los pensionistas y parados lo abonan (con tipos reducidos, claro, que para eso es "social"). Hablamos de 1991 y no había motivos para alarmar al trabajador. Sólo se le pedía un pequeño esfuerzo. Apenas nada, comparado con el objetivo final: sostener el sistema de pensiones y el sistema público de salud, y mantener los subsidios a las familias en dificultades. De esta manera, se fijó un tipo del 1,1% que gravaba las rentas del trabajo y del capital. ¿Quién iba a oponerse a pagar un 1,1% para los más necesitados?

Como en el cuento de Monterroso, treinta años después, la CSG sigue ahí. Lo que no sigue ahí es el 1,1%. Este año, el tipo que pagarán los trabajadores franceses será del 9,2%. Y se le unió poco después otro impuesto con un nombre también muy solidario: Contribución al pago de la deuda social (CRDS según sus siglas en francés), con un tipo del 0,5%. En total, un 9,7% en contribuciones extra para sostener el Estado social francés.
Esta subida no se produjo de un solo golpe, por supuesto: se ha llevado a cabo poco a poco durante estas tres décadas. Primero lo llevaron al 2,4%; luego crearon el CRDS; cuando no llegaba ni con estos incrementos, se subió al 3,4%; estuvo muchos años en el 7,5% y en 2018 se modificó para situarlo en el actual 9,2%.

- Seguir leyendo: https://www.libremercado.com/2021-1...despues-se-ha-multiplicado-por-nueve-6835294/
 
Última edición:

La austeridad de Feijóo:

el gasto de la Xunta estuvo congelado durante diez años

Heredó unos presupuestos con 11.556 millones de gasto, los redujo hasta los 9.428 millones y evitó nuevos aumentos hasta 2019.​




a llegada de Alberto Núñez Feijóo a la presidencia del Partido Popular ha frenado la sangría que venía experimentando la formación azul en los sondeos de intención de voto. Las primeras encuestas conocidas tras la proclamación del gallego avanzan la posibilidad de una nueva mayoría parlamentaria capaz de relegar a la izquierda y articular el gobierno de España con los votos de PP y Vox.

¿Qué agenda económica impulsaría un eventual gobierno de Feijóo? Esa es la pregunta que muchos empiezan a hacerse. Y lo cierto es que la respuesta a esta pregunta no es sencilla, puesto que el líder gallego acaba de "aterrizar" en Génova 13 y aún no ha podido concretar sus planes en este campo. Sin embargo, su gestión en Galicia permite avanzar que una de sus prioridades será la contención del gasto.

Echemos la vista atrás y repasemos sus años de gobierno en la región atlántica. Feijóo llegó a la presidencia de Galicia coincidiendo con los peores momentos de la Gran Recesión. Desde un primer momento, el sucesor de Manuel Fraga al frente de la derecha gallega se centró en contener el aumento del gasto público para cumplir los objetivos de estabilidad presupuestaria y evitar la escalada de la deuda pública.

- Seguir leyendo: https://www.libremercado.com/2022-04-17/feijoo-galicia-estabilidad-presupuestaria-6885421/
 


España podría rebajar su coste energético autoabasteciéndose,pero las leyes del Gobierno lo impiden

Nuestro país tiene recursos suficientes para disminuir su dependencia de otros países, aunque la legislación limita o anula la posibilidad de utilizarlos

El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) se basa en los estudios realizados hace algún tiempo por la consultora Gessal para afirmar que nuestro país podría contar con reservas de gas para setenta años. Es un buen dato, teniendo en cuenta que nuestro país importó productos energéticos en el año 2021 por valor de 46.575 millones de euros (9.600 en gas y 36.995 en petróleo). Utilizando esas reservas ahorraríamos una buena cantidad de dinero, podríamos limitar el impacto de la posible subida del gas de Argelia o de Estados Unidos, pero no es posible. «Tal como está la legislación, que prohíbe buscar y producir, no lo veo», sostiene Manuel Regueiro, presidente del Colegio.

La Ley de Cambio Climático, aprobada en mayo de 2021 en el Congreso, prohíbe en España la exploración de hidrocarburos, el fracking (fracturación hidráulica de rocas para obtener gas) o la minería del uranio, que nutre la energía nuclear. El ICOG ya alertó en su momento de las consecuencias de paralizar los proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos. «Son una materia prima imprescindible para la industria presente en numerosos sectores como medicina, textiles, automóvil o electricidad», indicaban. Pero la ley se ha quedado como estaba, y convierte en imposible el autoabastecimiento que aligeraría nuestro coste energético.

Regueiro aclara que la solución del autoabastecimiento no llegaría de un día para otro: «La estimación de setenta años de reservas de gas se basa en una investigación de hace años. Los recursos potenciales existen, pero habría que confirmarlos, y en su caso proceder a la explotación, si se viera oportuno. La explotación podría ponerse en marcha en quince años».

Se trataría de un plan a largo plazo, como posee cualquier política energética seria. No hay que olvidar que un país como Estados Unidos no era una potencia mundial en la producción de gas y petróleo y ahora es el primer productor mundial de ambos productos gracias al empleo de la fracturación hidráulica. En España se prohíbe, pero luego se compra y usa el gas procedente de esa técnica.

Los recursos existen​

El ICOG sostiene que en España existen zonas de aprovechamiento de hidrocarburos convencionales (petróleo, gas) y no convencionales (shale gas, extraíble mediante fracking). Las áreas con mayor potencial de recursos extraíbles son Canarias, Golfo de Vizcaya y Golfo de Valencia para los hidrocarburos convencionales y la Cuenca Vasco-Cantábrica, Macizo Cantábrico y Cuenca Surpirenaica para los no convencionales. Una evidencia de que los recursos pueden existir es que Marruecos se ha lanzado a buscar petróleo en Canarias, en el lugar que España rechazó hacerlo en 2009 por la presión popular.

El fracking o fracturación hidráulica para obtener gas a partir de las rocas siempre ha producido temores por sus posibles efectos medioambientales. Frente a esta tesis, Regueiro argumenta que Estados Unidos tiene más de un millón de pozos para extraer gas con esta técnica y apenas ha producido daños. «Es un proceso industrial maduro, absolutamente viable, tanto técnica como económica y medioambientalmente, siempre que se respeten los principios de cautela y acción preventiva. Al final es una decisión política», indica.

El empleo de la fracturación hidráulica podría ser una oportunidad para que España redujera su dependencia energética de otros países. En el Colegio piensan que no debería haberse prohibido, sino modulado y regulado su empleo cuando medioambientalmente fuera adecuado.
Además, el Colegio estima que España debería estudiar su potencial de tierras raras en Castilla-La Mancha (óxidos con aplicaciones múltiples en la industria tecnológica o automovilística, entre otras); cobre, coltán o wolframio en Galicia o uranio en Castilla y León.
Tampoco estaría mal aprovechar las infraestructuras de gas que ya tenemos. Como explicaba el catedrático José María Martínez-Val en la entrevista que hay bajo estas líneas, España es el país con mayor número de plantas regasificadoras en Europa, pero solo se usa un tercio de su capacidad.
 
Si vale, pero solo energética, la política nos lleva a la ruina antes de ponerla en marcha.
 
Si vale, pero solo energética, la política nos lleva a la ruina antes de ponerla en marcha.

porque somos un país sin materias primas y sin políticos validos (pero con un pueblo muy primo)

porque si fueramos como Suiza que se lo saben montar .... o tuvieramos petroleo como México o Venezuela, ya te diría yo si eramos o no autosuficientes

si de aquí saliera petroleo .......
como sale de Kuwait
si de aquí saliera petróleo
qué bendición mi compai
 
Tenemos, p2p, tenemos, pero es que también tenemos progreecolojetismo. En Canarias tenemos petróleo y se denegaron los permisos, tenemos algo muy preciado como es el uranio, también paralizado por nuestra muy progre legistación, podríamos tener gas con el fracking, pero eso, lo mismo, que también tenemos estupidez ecologista.
 
Seríamos como ellos seguramente.

No te diría yo que no

Ya en la época del imperio se vio algo parecido, el gran rey Felipe II al que todos creían podre de dinero con 4 bancarrotas y el pueblo pasando hambre

Esos picaros (que de picaros no tenían nada) que tan bien retrataron Cervantes o Quevedo, niños castigados por el hambre y la continua busqueda de sustento
 
Arriba