Los catalanes inventaron el nacionalismo español

El nacionalismo español moderno promovido activamente por intereses catalanes (aunque por supuesto no apoyado solamente por catalanes) fue análogo al nacionalismo italiano moderno el cual fue promovido sobre todo por la burguesía industrial del norte (Piamonte y Lombardía) pero no por Papas romanos ni por los nobles napolitanos y sicilianos (los cuales defendían sus fueros medievales)

Durante todo el XIX y parte del XX, Cataluña fue la Sede de la patronal española (el Fomento del Trabajo nacional, en la vía Layetana de Barcelona así como de la totalidad de grandes empresas industriales privadas españolas sin excepción (en Madrid sólo tenían la sede las empresas estatales del INI y Telefónica)

Otra cosa fue que desde la caída de Franco, la burguesía catalana perdiera el rol que tuvo como clase dirigente empresaria de toda España (vendió sus empresas a multinacionales tras el ingreso en la CEE debido a que no eran competitivas, tras el desarme arancelario) y que por otro lado e independientemente, Madrid haya adquirido la condición de capital económica del país, debido a que desde los 1980 han aparecido no menos de 50 grandes multinacionales de base española. Se trata de empresas que a la caída de la dictadura o no existían o eran empresas estatales que posteriormente fueron privatizadas con éxito convirtiéndose en líderes globales (aunque la mayoría no existía en 1970 o eran muy pequeñas)

Otro factor que ha contribuido a la decadencia de Cataluña ha sido el constante goteo de traslado de sedes de multinacionales extranjeras desde Barcelona a Madrid (cuando durante la dictadura había más sedes extranjeras en Barcelona que en Madrid) debido al clima en Cataluña (provocado por unos nacionalistas ineptos para quienes "fer païs" - término acuñado por su fundador Jordi Pujol - consiste en practicar el arte de la prédica fundamentalista cuando no de la agitación y propaganda, ahuyentando inversores y capitales)
 
El nacionalismo español moderno promovido activamente por intereses catalanes (aunque por supuesto no apoyado solamente por catalanes) fue análogo al nacionalismo italiano moderno el cual fue promovido sobre todo por la burguesía industrial del norte (Piamonte y Lombardía) pero no por Papas romanos ni por los nobles napolitanos y sicilianos (los cuales defendían sus fueros medievales)

Durante todo el XIX y parte del XX, Cataluña fue la Sede de la patronal española (el Fomento del Trabajo nacional, en la vía Layetana de Barcelona así como de la totalidad de grandes empresas industriales privadas españolas sin excepción (en Madrid sólo tenían la sede las empresas estatales del INI y Telefónica)

Otra cosa fue que desde la caída de Franco, la burguesía catalana perdiera el rol que tuvo como clase dirigente empresaria de toda España (vendió sus empresas a multinacionales tras el ingreso en la CEE debido a que no eran competitivas, tras el desarme arancelario) y que por otro lado e independientemente, Madrid haya adquirido la condición de capital económica del país, debido a que desde los 1980 han aparecido no menos de 50 grandes multinacionales de base española. Se trata de empresas que a la caída de la dictadura o no existían o eran empresas estatales que posteriormente fueron privatizadas con éxito convirtiéndose en líderes globales (aunque la mayoría no existía en 1970 o eran muy pequeñas)

Otro factor que ha contribuido a la decadencia de Cataluña ha sido el constante goteo de traslado de sedes de multinacionales extranjeras desde Barcelona a Madrid (cuando durante la dictadura había más sedes extranjeras en Barcelona que en Madrid) debido al clima en Cataluña (provocado por unos nacionalistas ineptos para quienes "fer païs" - término acuñado por su fundador Jordi Pujol - consiste en practicar el arte de la prédica fundamentalista cuando no de la agitación y propaganda, ahuyentando inversores y capitales)
El nacionalismo español moderno promovido activamente por intereses catalanes (aunque por supuesto no apoyado solamente por catalanes) fue análogo al nacionalismo italiano moderno el cual fue promovido sobre todo por la burguesía industrial del norte (Piamonte y Lombardía) pero no por Papas romanos ni por los nobles napolitanos y sicilianos (los cuales defendían sus fueros medievales)

Durante todo el XIX y parte del XX, Cataluña fue la Sede de la patronal española (el Fomento del Trabajo nacional, en la vía Layetana de Barcelona así como de la totalidad de grandes empresas industriales privadas españolas sin excepción (en Madrid sólo tenían la sede las empresas estatales del INI y Telefónica)

Otra cosa fue que desde la caída de Franco, la burguesía catalana perdiera el rol que tuvo como clase dirigente empresaria de toda España (vendió sus empresas a multinacionales tras el ingreso en la CEE debido a que no eran competitivas, tras el desarme arancelario) y que por otro lado e independientemente, Madrid haya adquirido la condición de capital económica del país, debido a que desde los 1980 han aparecido no menos de 50 grandes multinacionales de base española. Se trata de empresas que a la caída de la dictadura o no existían o eran empresas estatales que posteriormente fueron privatizadas con éxito convirtiéndose en líderes globales (aunque la mayoría no existía en 1970 o eran muy pequeñas)

Otro factor que ha contribuido a la decadencia de Cataluña ha sido el constante goteo de traslado de sedes de multinacionales extranjeras desde Barcelona a Madrid (cuando durante la dictadura había más sedes extranjeras en Barcelona que en Madrid) debido al clima en Cataluña (provocado por unos nacionalistas ineptos para quienes "fer païs" - término acuñado por su fundador Jordi Pujol - consiste en practicar el arte de la prédica fundamentalista cuando no de la agitación y propaganda, ahuyentando inversores y capitales)
Leído el artículo se ve que en el fondo el nacionalismo-separatismo catatalán es paradójico, ya a finales del siglo XIX en la burguesía catalana era un signo de alta alcurnia el hablar en español, dejando el catalán para el servicio y la plebe, lo mismo pasa con los escritores catalanes.

Cataluña secularmente se ha beneficiado de un mercado español cautivo a sus intereses, y para muestra el protecionismo textil del siglo XIX. Ya no digamos las falaces raíces históricas del separatismo, con rafael casanova como máxima expresion falaz, al que le rinde pleitesía el separatismo cada Diada, y que luchó por la españa, por la españa de los austrias, y acabó viviendo muy felizmente en playa Castelldefels, como abogado y funcionario de Felipe V. Pero puede tener razón Amiguet, a fuerza de repetir ampliamente las falacias puede que acaben convírtiendose en veraces, y respecto a este fin ya hubo doctrinas nazis y comunistas.
 
Durante todo el XIX y parte del XX, Cataluña fue la Sede de la patronal española (el Fomento del Trabajo nacional, en la vía Layetana de Barcelona así como de la totalidad de grandes empresas industriales privadas españolas sin excepción (en Madrid sólo tenían la sede las empresas estatales del INI y Telefónica)

Pero también en Barcelona ¡Como no! Aquí también se establecieron macroempresas del Instituto Nacional de Industria, como SEAT o ENASA (Pegaso).

Otra cosa fue que desde la caída de Franco, la burguesía catalana perdiera el rol que tuvo como clase dirigente empresaria de toda España (vendió sus empresas a multinacionales tras el ingreso en la CEE debido a que no eran competitivas, tras el desarme arancelario) y que por otro lado e independientemente, Madrid haya adquirido la condición de capital económica del país, debido a que desde los 1980 han aparecido no menos de 50 grandes multinacionales de base española. Se trata de empresas que a la caída de la dictadura o no existían o eran empresas estatales que posteriormente fueron privatizadas con éxito convirtiéndose en líderes globales (aunque la mayoría no existía en 1970 o eran muy pequeñas)

Otro factor que ha contribuido a la decadencia de Cataluña ha sido el constante goteo de traslado de sedes de multinacionales extranjeras desde Barcelona a Madrid (cuando durante la dictadura había más sedes extranjeras en Barcelona que en Madrid) debido al clima en Cataluña (provocado por unos nacionalistas ineptos para quienes "fer païs" - término acuñado por su fundador Jordi Pujol - consiste en practicar el arte de la prédica fundamentalista cuando no de la agitación y propaganda, ahuyentando inversores y capitales)
Muy cierto, así pues, que menuda paradoja que con la llegada de la democracia, o por la ausencia de la Dictadura, el declive de Cataluña, acostumpbrada al mercado cautivo español, a la rica tutela de la dictadura beneficiando a cataluña, al protecionismo con que se mimaba a cataluña, de ahí que cataluña haya ido perdiendo PIB, y para ayudar a su decadencia el loco separatismo de la última década, que ha ahuyentado a miles de empresas hacia otras regiones, sobre todo a Madrid.
 
Cataluña secularmente se ha beneficiado de un mercado español cautivo a sus intereses, y para muestra el protecionismo textil del siglo XIX

Y no solo fue el textil, porque es cierto que se gravaron las importaciones a Inglaterra que salían más baratas porque los telares catalanes tenían un desfase técnico con respecto a Inglaterra que producía más y a mejor precio

Es que ya desde la misma abolición de los fueros se beneficiaron porque los fueros se suprimieron a todos los reinos, no solo a los que formaban parte de la antigua corona de Aragón

Castilla también perdió sus privilegios exclusivos, como el comercio con América que favoreció mucho a la burguesía catalana que a través del consulat del mar en Barcelona hizo fabulosos negocios en América

Y cuando se veía inminente la guerra con USA se repatriaron los capitales desde Cuba y Puerto Rico y ese dinero se uso para poner industria en Cataluña

España ha ayudado a Cataluña, no la ha perjudicado, el desarrollo catalán se debe a la laboriosidad y a la vista comercial de los catalanes y a las ayudas que se les han dado desde España
 
En 1714, Barcelona era un pueblo de 37 mil habitantes, Madrid tenía 120 mil habitantes. Cádiz, Sevilla, Bilbao..., eran ciudades que duplicaban en habitantes y riqueza a Barcelona

Durante el siglo XIX y primer tercio del siglo XX se protegió a la incipiente y poco competitiva industria textil catalana aplicando unos aranceles aduaneros exorbitantes a los paños ingleses y flamencos. Una vara de paño flamenco pasó de costar 2 pesetas a costar 6 pesetas, así los paños catalanes que costaban 5 pesetas se podían vender al resto de España

Eso origino que a la lana y trigo castellanos que se exportaban a Holanda e Inglaterra les aplicasen los mismos aranceles y dejaron de venderse.
Así, una fanega de trigo castellano pasó de costar 10 pesetas a costar 5 pesetas

Los catalanes compraban el trigo y la lana más baratos y los castellanos compraban los paños más caros. El resultado fue un empobrecimiento de Castilla y un enriquecimiento de Cataluña

Después de la guerra civil se invirtió el 40% del dinero del INI (Instituto Nacional de Industria) en Cataluña, con la factoría SEAT a la cabeza, el 20% en el País Vasco y otro 20% en Madrid. El resto, otro 20%, lo invirtió en el resto de España
 
Gracias por ser tan eficiente explicando la historia, incluso económica, que aún siendo mi formación universitaria aprendo de ti, o puede que refrescando conociemtos ya olvidados. Es indiscutible como cataluña se ha desarrollado desde el siglo XVIII gracias al corralito económico de españa, pasando en este tiempo de ser poco a ser la primera región de españa en producción, incluso en la dictadura se siguió mimando económicamente a cataluña, y no olvides también la gran fábrica de camiones pegaso en el barrio de La Sagrera, ahora es un gran parque publico, con nombre Pegaso, e IVECO la que tenia en la Zona Franca, y era tecnólogia propia. La tan querida democracia prostituyo nuestra industria, y si pensamos lo que hace poco se ha hecho con ENDESA ya es para abrirse las venas. Y todos esto siglos para que ahora pase esto en cataluña, pues nada, que sigan, que lo único que van a conseguir es empobrecer cataluña, cuanto más independentismo máyor deterioro económico y pérdida de empresas, de producción, en favor de otras regiones como Madrid, que con políticas liberales ha pasado de ser la tercera a la primera en producción. Creo que ya esta demostrado que la actitud de concesiones, dialogante, no hace más que acentuar este delirio, empobrecer cataluña y en consecuencia también a españa.
 
pues nada, que sigan, que lo único que van a conseguir es empobrecer cataluña, cuanto más independentismo máyor deterioro económico y pérdida de empresas, de producción, en favor de otras regiones como Madrid, que con políticas liberales ha pasado de ser la tercera a la primera en producción. Creo que ya esta demostrado que la actitud de concesiones, dialogante, no hace más que acentuar este delirio, empobrecer cataluña y en consecuencia también a españa.
La fuga de empresas es fruto de la política "centralista" o "jacobinista" del gobierno español, con la participación activa del Borbón en el trono. Sí, el mismo que fue a dar su discursito a SEAT-Martorell. :cool:
 
Que en España impera una política centralista o jacobinista es vivir en otro mundo, como en el mundo separatista, que retuerce la realidad a sus deseos, como que la Seat esté en Cataluña y que el Rey vaya a la fábrica de Martorrell, como no, es otra jacobinada, esa es la lógica que lleva a la ruina a Cataluña, y que no quepa duda que la culpa es y siempre será de Madrid. Y por supuesto que no te sientas aludido my Paddy McAlon :cool:
 
Que en España impera una política centralista o jacobinista es vivir en otro mundo, como en el mundo separatista, que retuerce la realidad a sus deseos, como que la Seat esté en Cataluña y que el Rey vaya a la fábrica de Martorrell, como no, es otra jacobinada, esa es la lógica que lleva a la ruina a Cataluña, y que no quepa duda que la culpa es y siempre será de Madrid. Y por supuesto que no te sientas aludido my Paddy McAlon :cool:



Este es el relato de un viaje, no exento de sorpresas, por los tres últimos siglos de la historia de España. Germà Bel se remonta para ello a 1561, año en el que Madrid es designada sede permanente de la Corte de los Austrias. Pero el recorrido se inicia propiamente a principios del siglo XVIII, cuando, tras la guerra de Sucesión, Madrid deviene capital política y Felipe V fija en su centro el kilómetro cero de las comunicaciones españolas.

La apoteosis del nuevo Estado radial llegará en las últimas décadas con la consagración de la capitalidad económica de Madrid, convertida finalmente y con carácter irreversible en «capital total». Esto es, en el París de España, el mismo que soñaron desde nuestros primeros monarcas borbónicos hasta ilustres reformadores de la España contemporánea.

Dos son los factores que han sido cruciales en este proceso: la capitalidad político-administrativa de Madrid y el sistema radial de transportes y comunicaciones, desde las carreras de postas definidas por Felipe V hasta el AVE y el avión.

Un conjunto de actuaciones que ha obedecido a objetivos administrativos y políticos mucho más que a las dinámicas económicas, siguiendo un patrón histórico regular y continuado desde el siglo XVIII. Lo que permite entender por qué las políticas de infraestructuras en la España actual son tan singulares y diferentes a las de los países de nuestro entorno, y por qué suscitan un consenso tan amplio, tal vez el único en el que convergen sin fisuras gobierno y oposición. Lo que lleva a Germà Bel a concluir que «tras más de una década de política de infraestructuras irreflexiva, parar y pensar puede ser una gran idea».
 
Bueno, no está del todo mal la crítica a las infraestructuras en españa, al igual que se podría aplaudir, la cuestión es tener una estructura práctica, y para crítica los planes E como ejemplo, pero cuando la critíca viene de un separatista con este economsta, pues poca imparcialida puede esperarse en el análisis, y volvemos a lo mismo, a las elucubraciones separatistas y a culpar al prójimo de los propios errores, sin reconocer que este jacobino estado ha beneficiado siempre a cataluña en los últimos siglos, y aún así estos separatistas se empeñan secularmente y ahora ya van camino de conseguir por fin su ruina, y respecto a éste economistra separatista, creo recordar que abogaba por la lucha armada, haciendo país y procurando que se invierta y creen empresas en cataluña, eso sí, me parece que siendo un consejero de la jacobina endesa. Esa, esa es la dinámica que lleva a la ruina a Cataluña, reputados intectuales como éste que son como el capitán araña.
 
Bueno, no está del todo mal la crítica a las infraestructuras en españa, al igual que se podría aplaudir, la cuestión es tener una estructura práctica, y para crítica los planes E como ejemplo, pero cuando la critíca viene de un separatista con este economsta, pues poca imparcialida puede esperarse en el análisis, y volvemos a lo mismo, a las elucubraciones separatistas y a culpar al prójimo de los propios errores, sin reconocer que este jacobino estado ha beneficiado siempre a cataluña en los últimos siglos, y aún así estos separatistas se empeñan secularmente y ahora ya van camino de conseguir por fin su ruina, y respecto a éste economistra separatista, creo recordar que abogaba por la lucha armada, haciendo país y procurando que se invierta y creen empresas en cataluña, eso sí, me parece que siendo un consejero de la jacobina endesa. Esa, esa es la dinámica que lleva a la ruina a Cataluña, reputados intectuales como éste que son como el capitán araña.
Lo que "lleva a la ruina a Catalunya" es el centralismo/jacobinismo/imperialismo español, que nos trata como a una colonia. :cool:
 
Efectivamente, sí señor McAloon, si alguien dudaba creo que lo acabas de sacar de dudas :)
 
Arriba