[Análisis] Mass Effect 2

El comandante Shepard vuelve a bordo de la Normandía para marcar un nuevo hito en la historia de los RPG de ciencia ficción de la mano de Bioware. En la segunda entrega de lo que será una trilogía, los aspectos más puramente roleros dejan a paso a un desenfrenado capítulo de acción en la que las armas toman el protagonismo.

Lo mejor:

- El tono serio y profundo de la historia principal da una gran sensación de credibilidad.

- La banda sonora y el doblaje (sólo disponible en inglés) rozan la perfección.

Lo peor:

- La profundidad de los personajes y el 'lore' se ha debilitado.

- El potencial de exploración y la vida útil del juego en sí es escaso.

Hablar de la saga 'Mass Effect', y a la postre de cualquier producto de Bioware, sin mentar el llamado 'lore' o trasfondo que imprime a todos sus productos es dejar a un lado uno de los aspectos más importantes de sus productos. Las fuentes de las que, en parte, bebía 'Mass Effect' en cuanto a conceptualización geopolítica son tanto televisivas ('Babylon 5', por ejemplo) como literarias ('Dune').

Tanto el videojuego con la serie y el libro que citamos, además de cientos o miles más que pueblan el panorama cultural, dan una importancia capital a cómo se gobernaría una galaxia donde entran en juego más facciones o razas que las procedentes del planeta Tierra. Sin embargo, este aspecto, tan importante en la primera entrega, se pierde en 'Mass Effect 2' en favor de la acción.

La secuela de 'Mass Effect', para bien o para mal, es un RPG más orientado a la acción. La variedad de armas y equipo se ha visto reducida drásticamente y, en muchas ocasiones, supone una ventaja al dejar que el jugador se zambulla en la acción y en la historia pero que supondrá, a los más puristas del género RPG, un retraso en favor de la acción más pura.

Mas información y videosPORTALTIC
 
Arriba