El respeto no hay que ganárselo

#1
Alguna vez he oído o leído que el respeto hay que ganárselo. No estoy de acuerdo. Yo creo que el respeto es una actitud básica para una cordial relación entre personas, para evitar disputas entre humanos, etc. Pienso que todos tenemos derecho a que nos respeten y, por tanto, todos tenemos la obligación de respetar a los demás. Hablamos de mínimos de convivencia civilizada.

Otra cosa es la simpatía, confianza, admiración, amistad, cariño, amor, ... Para conseguir éstos sí que creo que hace falta un trabajo previo. Éstos sí que "hay que ganárselos", como diría aquél.
 
#3
En "Racismo en el fútbol, cuestión de educación" de "Hernández Vilches Abogado Madrid" se informa de una idea en sintonía con lo dicho:
En innumerables ocasiones habremos oído aquello de “el respeto hay que ganárselo” , yo creo que ese es uno de los problemas de nuestra sociedad, nos escondemos tras frases hechas que encierran conceptos muy peligrosos. El respeto a nuestros semejantes debería darse por supuesto, no exigir al otro que se lo gane. Respetar debería ser uno de las formas verbales más usadas y practicadas. Desde el respeto es posible cimentar una sociedad sana y libre.
Sin embargo, hablando de niños, puede que el respeto sí que se tenga que ganar (entonces, lo dicho hasta ahora sería para adultos). Según "Autoridad VS Autoritarismo en la Educación" de "CIT-TDA-Villanueva del Pardillo":
Y este respeto hay que ganárselo. Y se gana con autoridad, firmeza pero con grandes dosis de cariño, paciencia, comprensión y amor. Si estas cuatro características no están presentes en el proceso educativo o lo están en pequeñas y aisladas dosis,… estamos frente al otro concepto: el autoritarismo.
[...]
El autoritarismo no genera respeto, genera miedo.
La misma idea sale en "«Volver al usted no tiene sentido»" de "La Opinión de Zamora".

Sin embargo, en "Por qué no hay que volver a la educación autoritaria que nos dieron nuestros padres" de "Bebés y más", donde se tratan los mismos asuntos, dicen que lo que hay que ganarse es la autoridad, que se hace por medio del respeto:
No hay que recuperar el autoritarismo, pero sí hay que recuperar la autoridad y el respeto por las personas. Pero el respeto no es algo que se pueda imponer. De pequeños nos lo imponían, respetábamos a nuestros padres y adultos porque si no nos pegaban y nos castigaban, o eso creían. Eso creían porque no era respeto, era miedo, y el miedo no crea relaciones sociales sanas, nunca, porque son relaciones completamente asimétricas.

De igual modo, la autoridad no se puede exigir, uno se la tiene que ganar. Eso se consigue con los actos, con el modo de tratar a la gente, con el respeto que uno profesa a los demás y el que exige para sí. Los profesores tienen que recuperar la autoridad y los padres también, respetando a los niños y haciéndose respetar.
 
Arriba