Desconectados del mundo en Zamora provincia y otras...

El Diario "La Opinión de Zamora" publica el siguiente artículo
cuanto menos curioso, interesante y como no se me ocurría el
lugar más idóneo para comentarlo.

Sayago / La lucha por las nuevas tecnologías en el medio rural
Desconectados del mundo
Empresarios de la frontera relatan las penurias y batallas para acceder a internet desde sus casas, lo que en algunos casos les obliga a buscar cobertura en Portugal


IRENE GÓMEZ Cuando la necesidad aprieta, Ramón Roselló carga con el ordenador hasta la antigua escuela del pueblo, donde está instalada la antena para poder conectarse a internet. Literal. A falta de un portátil, el hombre se arma de fuerza y paciencia, y, «con los bártulos», recorre los 200 metros que le separan de la zona de cobertura para establecer comunicación con el mundo.


Estamos en Fornillos de Fermoselle, un pintoresco pueblo al pie del arribe, en el que hace diez años se asentó esta familia procedente de Barcelona para montar una industria artesanal. Ramón es médico y su mujer, Teresa Cotorruelo, fabrica mermeladas caseras. Como en toda actividad empresarial, hoy es imprescindible internet, pero en casa de esta familia -al igual que en tantos pueblos de la frontera- no funciona el sistema normal de telefonía. «Cuando abres el correo electrónico, te puedes ir a preparar la comida, pelar las patatas... Y cuando por fin se ha presentado la página y vas a poner el nombre y el password, se corta. Es desesperante», comenta Ramón mientras intenta encender el ordenador para demostrar sus palabras. Mala suerte. En ese momento no hay luz.


Son inconvenientes de la vida en el medio rural, aparentemente tan bucólica pero mucho más dura a pie de tierra, para quien vive de lunes a domingo. «Si estamos intentando levantar y revalorizar esta zona, no es normal que nos encontremos con tantos problemas». Trabas que se acrecientan cuando se tiene un negocio. «Hay que hacer pagos a proveedores, encargos de etiquetas, cajas, envíos y hasta que el cliente no efectúa el ingreso en la cuenta no enviamos el paquete; también te formulan pedidos? En fin, hoy en día es prácticamente imposible llevar un negocio sin internet».


Por ello, ante la frustrada conexión en casa, cuando no hay más remedio, «tengo que coger el ordenador, a lo mejor a las diez de la noche, con la incomodidad que es estar hablando con un cliente a esas horas, y enchufarme. Es un rollo». Y si la necesidad no es tan apremiante, Ramón aprovecha sus ratos libres en el trabajo de Portugal para hacer las gestiones necesarias a través de la red. Desdoblarse para mantener la empresa a flote.


Lo penoso es que cuando no es el negocio son las obligaciones del día a día, en su caso las de unos chavales adolescentes que necesitan de internet para hacer trabajos o consultas. «A nivel privado te coges el cabreo como usuario pero con las necesidades de los chicos o a nivel empresarial estamos jugando con nuestra comida». ¿Qué dice el Ayuntamiento?. «Parece ser que los Telefónica les han dicho que aquí no es rentable la fibra óptica».


O lo que es lo mismo: «zona no comercializable». A Sergio Pérez, joven empresario de Torregamones junto a su mujer Maika Barrios -«realmente fue ella la que empezó con todo esto»-, le cabrea bastante esta «excusa». «Pagamos los mismos impuestos que las personas de las ciudades pero no vemos los mismos servicios». Resignado a tener una conexión a internet como puede, no como quiere, Sergio ha contratado «la única solución posible», a través de Iberbanda porque «no nos dan otra alternativa. Lo lógico sería el cable pero será que a nivel de votos no les compensa».


Aunque más cara, la tecnología WiMax es mejor que «el famoso router de los 56 kas, o sea, una ridiculez. Yo tengo una agencia de seguros, y emito los seguros y la información por internet, con lo cual imagínate descargar un solo documento en pdf con modem. Era eterno. Ahora con 1 mega a nivel de documentación te defiendes, pero la conexión y la velocidad en el año 2010 en Europa es ridícula».


Como empresarios, Sergio y Maika padecen a diario estas inconveniencias. Tienen la tienda, la funeraria, los seguros y un hijo -el pequeño Alejandro de tres años- que «dentro de poco empieza a relacionarse con el ordenador. Estamos en seria desventaja, así es imposible ser competitivos», se queja. Aún así, de su boca no salen más que bondades sobre la vida en el pueblo. Él, que aunque nacido en Torregamones hace 34 años se fue a Madrid y volvió «por amor», asegura que «esto es una maravilla. Cómo se duerme aquí, cómo se vive, acabo de recoger a mi hijo de la escuela en menos de cinco minutos está en casa, cómo aparco. Aquí ni zona azul ni nada, todo zona verde», comenta desde la tienda de alimentación donde venden «de todo».


Sergio es vital, positivo, emprendedor. Nada de derrotismos ni desánimo, pero sí las cosas claras. «A nivel de servicios somos ciudadanos de tercera». Según él, no hay más que hacer los 50 kilómetros que les separan de Zamora para comprobar la precaria comunicación a través del móvil «Se te corta por lo menos dos veces. El propio consejero de Presidencia lo reconoció cuando fue a Fermoselle. En el transcurso del viaje desde Zamora se le cortó dos veces la comunicación».


Algo que sufre día sí día también este empresario sayagués. «Cuando me llaman para un funeral de aquí a Zamora, hago a lo mejor en esos 50 kilómetros dos o tres llamadas y recibo otras tantas. Como ya me se la zona donde se va a cortar, aviso a la gente. Esto es vergonzoso en el año 2010».


Porque si internet es una batalla, lo del teléfono móvil «es la guerra». Cualquiera que traspase el municipio de Bermillo en dirección a Portugal es muy fácil que reciba un mensaje en su móvil con la entrada automática de la cobertura lusa. Estas en España pero, de repente, te has convertido en cliente internacional, con lo que eso supone para quien llama, pero también para quien recibe.


«En la zona de Los Arribes entra con mucha fuerza la cobertura portuguesa. Toda la gente joven ganadera que se está asentando aquí, haciendo inversiones muy importantes y cuando andan por el campo pagan un sobreprecio porque se les mete la operadora de Portugal. Y así todo».


Con tales mimbres, el día a día en el medio rural se hace más duro. «Hablan de potenciar la vida en el campo, el asentamiento de los jóvenes en los pueblos pero luego te encuentras con que no hay incentivos ni apoyos. Nos vendieron en el PEBA (Plan de Extensión de Banda Ancha) la línea ADSL, pero aquí no hemos visto nada. Son agravantes para quienes apostamos por el medio rural».


Como Delfín Martín, asentado en Gamones dejando atrás la vida de Madrid. Aunque encantados con la decisión, esta familia nunca pudo imaginar que algo tan «normal» como una conexión a internet les ocasionara tales quebraderos de cabeza.


Desde que llegaron, hace tres años, la batalla por las nuevas tecnologías puede calificarse poco menos que de épica. Conexión básica analógica, modem USB con Movistar, tarjeta prepago portuguesa... La búsqueda de red podía llegar a ser desquiciante, tanto que «hasta dan ganas en ocasiones de pedir la nacionalidad portuguesa» para poder contratar una operadora del país vecino, donde «las tarifas son menores que en España y funcionan mejor». En más de una ocasión y, a falta de señal en Gamones, Delfín ha cruzado la frontera para poder hacer gestiones a través de internet.


«Primero lo intentas aquí, coges el coche, el portátil y buscas el sitio más alto del pueblo, en la ermita, donde llega la señal de Optimus (operadora lusa). Cuando eso no funcionaba o necesitaba estar conectado más tiempo del que me permitía la batería del portátil, me iba a Miranda», apunta Delfín Martín. «Estás dependiendo de un país extranjero, que es lo alucinante».


Utilizó un modem USB de Portugal con un prepago recargable. «Como vi que funcionaba bien intenté hacer un contrato, pero resulta que te piden unos requisitos imposibles si no eres de allí». Y antes fue la conexión básica de Telefónica, «los famosos 56 kas que ahora mismo es como hablar del cromañón».


Cansado de tanta batalla, «al final, la última solución ha sido lo que siempre funciona. Que a través de alguien que conoce a alguien consigues un acceso más personal a una empresa instaladora de Iberbanda». Porque si llamas como cliente normal, «miran las coordenadas, la localidad y rápidamente te dicen que es zona no comercializable». ¿Eso qué significa?. Pues que la antena, para tener señal en este caso particular, debe ser de ocho metros y como a instalación no incluye más de dos, «pues tienes que buscarte la vida y elevarla por tu cuenta», como hizo. «El tema de Iberbanda (WiMax) no está mal, pero no deja de ser un servicio alternativo al ideal, que es el cable. Estás pagando el mega más caro porque no accedes a las ofertas de mercado; pero como no hay otra cosa te tienes que aguantar».


La «solución ideal» tiene sus inconvenientes. «Al ser un sistema relativamente sensible a las incidencias meteorológicas, en cuanto hay tormenta o viento o los picos de tensión, muy habituales aquí, todos estos aparatitos acaban estropeándose». Y no es desdeñable la factura que lleva pagando esta familia para poder estar conectada con el mundo, vital cuando tienes un negocio -en el caso de Nuria Martín, su mujer, un próspero taller de cerámica-, y dos hijos educados en la nueva sociedad digital.


«Te vienes a vivir al campo porque ves que la tecnología lo permite y porque estás oyendo declaraciones institucionales de un compromiso por incorporar el medio rural a la sociedad digital. Discursos muy bonitos que no son verdad», comenta este nuevo poblador de Sayago. «Te encuentras con que has hecho una apuesta por vivir en un medio distinto y no puedes ni crear una página web de tu empresa porque no puedes hacerla un seguimiento. Es muy frustrante».


Son las servidumbres de la frontera. «Esto es un paraíso, el Parque Natural, todo precioso salvo lo que no se ve en los paisajes, que es ese lío de ondas que están haciendo la puñeta constantemente. Es una guerra constante, es estar sintiéndote todo el rato es un espacio apartado de la normalidad», reflexiona Delfín.


«Cuando piensas en las razones por las que Sayago no tiene un desarrollo adecuado, con todas las posibilidades que tiene, llegas a la conclusión de que falta lo más importante, que es la comunicación. Y es la física, a través de las carreteras; la telefónica, internet, la señal de televisión, la radio. Es estar en una isla alejada de la nueva sociedad digital, que llevamos años oyendo que es el futuro. Y para mucha gente ya es el presente, pero para nosotros no». Coherencia pura.
 
Es lo que hay. Vivir en el campo o en la ciudad tiene ventajas e inconvenientes. Lo que no podemos hacer es estar en misa y repicando.
Lo del Roaming si que tiene solución sencilla. Desactivas el roaming de tu móvil y listo.
 
yo creo que aquí entra el debate sobre el concepto ADSL universal,
interntet universal, dividendo digital, se podrían entremezclar diferentes asuntos, hay más casos que el de este pueblo de la provincia
de Zamora. Lo que me ha estrañado es que mencionen el wimax, pero
no el intenet por satélite que en algunas comunidades autónomas y
a través de un plan estatal puede suponer otra posiblidad
 
flashfm dijo:
Es lo que hay. Vivir en el campo o en la ciudad tiene ventajas e inconvenientes. Lo que no podemos hacer es estar en misa y repicando.
Lo del Roaming si que tiene solución sencilla. Desactivas el roaming de tu móvil y listo.

Porque en Japón, Suecia, Noruega, Finlandia si y aquí no??
 
Lo que yo que digo es que vivir en el campo tiene ventajas e inconvenientes, lo mismo que vivir en la ciudad.
Si vives en el campo pues hay servicios que no dispondrás. Y si vives en la ciudad tendrás más servicios y a la vez tendrás que soportar muchas incomodidades: contaminación, ruidos, aglomeraciones, incivismo, estrés, problemas de aparcamiento, suciedad, inseguridad, inmigración, paro, etc.
 
flashfm dijo:
Lo que yo que digo es que vivir en el campo tiene ventajas e inconvenientes, lo mismo que vivir en la ciudad.
Si vives en el campo pues hay servicios que no dispondrás. Y si vives en la ciudad tendrás más servicios y a la vez tendrás que soportar muchas incomodidades: contaminación, ruidos, aglomeraciones, incivismo, estrés, problemas de aparcamiento, suciedad, inseguridad, inmigración, paro, etc.

Entiendo tu comentario, pero llevar una conexión decente a esas zonas no es tan complicado como llevar otros muchos servicios que hay en las ciudades, como por ejemplo un servicio de transporte rápido y eficaz.

En el campo debes de ser independiente en transporte, por ejemplo, pero no me cabe en la cabeza como por una inversión que no es muy descabellada, dejan de ganar dinero a mansalva. Y lo digo porque he vivido en mis propias carnes la demora de 5 años para que pusieran 2 postes de madera y acercaran la línea de teléfono a mi casa. Esa instalación era considerada alto coste... Vamos que 2 postes y mano de obra sale por menos de 200€ la operación y pagando al mes 74€ en medio año la tienen amortizada...

Si es que de donde no hay, no se puede sacar... Esto es España ¿qué esperamos? :LOL: :LOL: :LOL:
 
silert dijo:
"....pero no me cabe en la cabeza como por una inversión que no es muy descabellada, dejan de ganar dinero a mansalva. Y lo digo porque he vivido en mis propias carnes la demora de 5 años para que pusieran 2 postes de madera y acercaran la línea de teléfono a mi casa. Esa instalación era considerada alto coste... Vamos que 2 postes y mano de obra sale por menos de 200€ la operación y pagando al mes 74€ en medio año la tienen amortizada...

Si es que de donde no hay, no se puede sacar... Esto es España ¿qué esperamos? :LOL: :LOL: :LOL:

yonatan, vete preparando la fragoneta las estijeras y el motosierra, que disen que van a venir los payos de tilifonica con unos royicos de cobre y palos pa la estufica. :rolleyes: :rolleyes: :D

saludos
txin2
 
txin2 dijo:
yonatan, vete preparando la fragoneta las estijeras y el motosierra, que disen que van a venir los payos de tilifonica con unos royicos de cobre y palos pa la estufica. :rolleyes: :rolleyes: :D

saludos
txin2

Jarl paaapa, que ya no se dise asi, que se dise boloboluven...Y con el dinerito que saquemo iremos a ver un flim, hay que complicado disir flim, con lo que nos costó aprender a disir bien pilicula...
 
Arriba