DESPUÉS DE 32 AÑOS DE MATRIMONIO, ME DOY CUENTA QUE HACE POCO TIEMPO APPLE ME COMENZÓ A SER INFIEL; Y TODO POR DINERO.

Por 32 años he sido Fan de Apple y desde entonces he caminado junto a la marca comprando y utilizando sus productos. Desde la Apple SE, Powerbook 170 (la primera laptop con pantalla B&N), Performa, Quadra 650, Apple G3 Tower, Apple G5 Tower, y la actual MacBook Pro 15", además de todos los ipods y ahora hasta los iPhones sin faltar el actual Ipad. Como podrás observar: "Todo un Fan absolutamente fiel". Creo que una de las características de las cuales la marca siempre se ha sentido orgullosa. Y han tenido razón, ya que según entiendo Steve Jobs, iba con la vieja escuela norteamericana de hacer cosas buenas inovadoras y de alta calidad hechas para durar. Todo el camino ha sido excelente, hasta la muerte de Jobs, y con Cook, se empezó a cocinar una línea más mercantilista para reemplazar e ir haciendo obsoletos los equipos poco a poco.

Entiendo que hay cosas que por fuerza caen en desuso, como los floppy disks, o inter conexiones de periféricos de pines substituidos por USB. Lo que no me convence como usuario y mi fidelidad se ve decepcionada es el "forzar" propiciar el desuso; por ejemplo, eliminar de las Powerbook puertos lectores de tarjetas SD, puertos USB, lector y escritor de DVD; aumentando con ello la incompatibilidad con otros sistemas. Aunado a esto, después de un tiempo han ido haciendo incompatibles los nuevos sistemas operativos no aptos para los seminuevos equipos Mac que aún trabajan con bastante buena velocidad. A mi Macbook Pro le cambié a Disco Sólido y aumenté la memoria de 4 a 8 GB ¡Y voló!

En esa misma degradación al usuario (como arrancarle las insignias a un militar fiel sin justificación alguna), los sistemas operativos más recientes, ya no reconocen las tarjetas de memoria SD (que utilizan las cámaras fotográficas nuevas), tampoco leen correctamente y menos graban Cd´s o DVDs, con todos los videos importantes de la familia. Ahora para los nuevos modelos, tienes que comprar adaptadores para poder leer o conectar cosas. Eso sí, las nuevas traen su barra cintilla táctil, que para muchos que no nos dedicamos a la producción de música o video, nos resulta sólo un vistoso "espejito" que te venden.

Lo más triste de todo esto, es que a pesar de que las Mac requieren de una respetable inversión al comprarlas, las están destinando a una obsolescencia programada muy corta, con una visión absolutamente mercantilista (venderte rápidamente otra nueva, al cabo que me eres muy fiel) aunque te manipule como cliente. Creo sinceramente que están cometiendo un suicidio y todo por avaricia.

Me comencé a dar cuenta de ello, cuando mi máquina comenzó a fallar y de hecho trabarse y apagarse, al utilizar ciertos programas. Me puse a investigar en la internet y resultó que Adobe Creative Suite (su primer cómplice), lo estaba provocando. Entonces desinstalé todo lo de adobe y ¡Se acabó el problema!. después comenzó a conflictuarse con el navegador Chrome de Google (un enemigo), y me quedé utilizando sólo Safari, por supuesto sin poder activar Google como buscador; sólo me ponía a Yahoo por default (segundo cómplice). La siguiente sorpresa fue en el programa Mail... ¡Adivinaste!, ya no me deja manejar los correos Gmail. Bueno, tuve que instalar Mozila Firefox para manejarlos por página webmail. Poco tiempo después, lo mismo me sucedió con el correo de la empresa, que es un dominio privado.

Bueno, ya en plan de desanimarme, la manzanita comenzó a conflictuarme con el software de la marca con la que trabajo, que afortunadamente por ser una empresa grande, lo tienen en versiones Mac, Win y Linux. Así es que lo que hice fué una partición de disco, para que una parte del mismo, fuera MacOS y la otra Windows 7, y otra vez... ¡Se arregló el problema!. Parece que su objetivo que compre otra Mac nueva se les ha frustrado. Pero ahora, comienzan a conflictuar incluso sus propios programas apple con el emulador de windows. Esto ya es un pleito casado para que deseche mi computadora que es aún veloz.

¿Qué le cuesta a Apple decirme en cada actualización de OS, si ya voy a tener incompatibilidad con el hardware y software de terceros?. Todo esto me comenzó a suceder en 2020. Y en una de esas ocasiones que se me presentó problema, llamé directamente a Apple Soporte y ya sincerándose conmigo, el técnico asesor me dijo que mejor ya no le mueva ni actualice absolutamente nada, que en cualquier momento la máquina puede fallar e incluso dejar de funcionar para siempre. Eso fue balde de agua fría que me confirmó mi sospecha de infidelidad de la marca.
 
Arriba