Así funciona un sistema de conducción automática

Así funciona un sistema de conducción automática

Jorge Majdalani

El mundo de la movilidad ha ido variando drásticamente en los últimos años. Un ejemplo claro de ello es lo que se conoce como el sistema de conducción automática, una variable que ya incorporan varios coches y marcas con el fin de hacerle la tarea más fácil al conductor mientras se encuentra al volante. Este tipo de tecnología trabaja en su mayor expresión para una conducción eficiente en todos los sentidos.

Si bien los coches ya nacen con tecnologías, mecánica y funciones de último nivel, ya sean en los coches convencionales o en los coches eléctricos, el tipo de transporte referido ha ido cambiando a velocidades forzadas de una manera muy avanzada. En ese sentido, y quizás como una de las transformaciones y variaciones más importantes de los vehículos, se encuentra la conducción automática, que no autónoma.

Diferencias entre conducción automática y autónoma

A la hora de pilotar un coche nos enfrentamos a varias funciones que harán porque nuestra conducción varíe o se nos acomode en todo lugar a lo que nos pida o necesite el automóvil. Una de ellas es la función de pilotaje automático, también denominada conducción automatizada o automática, por la que son varios los que las implementan de serie. En muchos casos, como pueden ser las marcas de BMW o Mercedes, los más frecuentes que la portan, también hacen porque podamos hacerlo de manera manual.

Ahora bien: ¿es lo mismo que la conducción autónoma de, por ejemplo, Tesla? No, ni mucho menos. En primer lugar, porque la primera lleva una evolución de la tecnología en uso de más de 30 años, con un proceso eficaz y útil para conducir el coche de una forma más accesible, factible y, para muchos, más fácil. En lo que se refiere a la conducción autónoma existe una notable diferencia, quizás la mayor: la primera requiere de un control del conductor, prácticamente en todo momento. Sobre la segunda, la intención es que sólo se vea como una simple supervision de quien lo lleva.

Como tal, lo que vemos en lo que tiene que ver con la conducción autónoma de Tesla es que éste es un asistente de control de velocidad muy avanzado. Son términos muy diferentes y es que uno necesita al conductor y el otro no. Aunque la conducción autónoma tenga bastantes similitudes con los sistemas de ayuda a la conducción, no ‘trabajan’ de la misma forma. En el que nos concierne, se ven con asistentes como el sistema de aparcamiento asistido o la frenada de emergencia, donde el conductor debe estar presente en todo momento.

Conducción automática con innovadoras tecnologías

Cuando se habla de piloto automático o conducción automática no nos estamos refiriendo a un dispositivo capaz de conducir por sí solo el vehículo. Se trata, más bien, de un complejo sistema que involucra la participación de sensores, cámaras o sistemas de navegación, entre otros. Estos pueden ser los dispositivos como ordenadores, softwares y sofisticados niveles de conectividad, entre algunas de las tecnologías más significativas en el ámbito de la conducción automatizada.

Sensores conducción automática

Estas innovadoras tecnologías que incorpora el piloto automático permiten al coche identificar y procesar información, ya se trate de peatones en la vía, otros vehículos, marcas viales, señalizaciones, etc. y generar una respuesta acorde. Su funcionamiento está vinculado a los sistemas de inteligencia artificial, Big Data y el comúnmente llamado Internet de las cosas.

De hecho, la Inteligencia Artificial está muy adherida a la conducción automática, llamada a solventar situaciones como esta como lo hacemos los conductores humanos. La misma, y tomando ya posiciones en diversos dispositivos, está presente en los vehículos de la actualidad, sobre todo en algunas ayudas a la conducción, conocidas como ADAS, y en los asistentes digitales.

Los elementos que forman parte

Como hemos mencionado, esta actualización de software no lo convierte en un vehículo autónomo propiamente dicho, aunque las mejoras van en esta dirección. Incluso, en la próxima actualización de este tipo de IA que ya está en camino, aunque todavía esté en fase de prueba, permitirá dejar el automóvil en un garaje y que este se aparque solo o que venga a recogernos a la entrada.

Por supuesto, falta mucho tiempo para ver esto con nuestros propios ojos, pero es un paso que vendrá desde este tipo de conducción automatizada. En esta dirección, la tecnología y los fabricantes han tomado soluciones tan atractivas que harán porque nuestro pilotaje se haga de lo más básico gracias a una serie de incorporaciones como estas.

  • Ordenador de a bordo. Es, quizás, el más conocido y el más cercano en los vehículos actuales. Es un equipo que recibe la información de cámaras y sensores, que también veremos a continuación, y transforma esta percepción del entorno físico en datos digitales. Tiene también otras funciones avanzadas, como decidir acerca del desplazamiento, la frenada y la velocidad del coche.
  • Sensores y cámaras de alta resolución. Ubicadas en el techo y el parabrisas, captan el entorno del coche, lo transmiten al ordenador de a bordo y automáticamente se genera una respuesta a través de una red de señales eléctricas.
  • Visión topográfica. A partir de los algoritmos de tomografía de visión, pueden procesar en tiempo real la información transmitida por las cámaras y sensores durante el movimiento del coche.
  • Visualización en 3D. Reconoce los lugares por donde transita el vehículo de forma tridimensional, así como almacena y registra esta información.

Sistemas de pilotaje automatizado: Mercedes Drive Pilot

A grandes rasgos, estos cuatro elementos mencionados son los que más presencia tienen en los coches para este tipo de conducción automática. Pero, al mismo tiempo, son los propios fabricantes y marcas las que personalizan su estilo con nuevas técnicas, a cada cual más sofisticada. Uno de los casos más conocidos es el de Mercedes y su Drive Pilot, una tecnología para sus coches más actualizados.

Aparcamiento conducción automática

En su lugar, este es un asistente para conducción semiautónoma de tecnología avanzada, creado por la marca Mercedes, que incorpora múltiples funciones y es capaz de realizar determinadas acciones y maniobras. Con todo, éste permite al conductor dejar que el vehículo tome determinadas decisiones a partir de la información que proporcionan esas cámaras, sensores y radares. La ayuda prestada a la conducción en multitud de aspectos aumenta notablemente la seguridad y la comodidad.

Entre sus funciones más destacadas resalta su asistente de mantenimiento de carril. Este es uno de los más avanzados del mercado. Funciona muy eficazmente en determinadas vías con condiciones óptimas, como las autopistas, pudiendo asumir algunos papeles del conductor. También incorpora el control de velocidad adaptativo, que se combina con un avanzado sistema de reconocimiento de señales, o el frenado automático de emergencia. Junto al sistema completamente autónomo de aparcamiento, completan las prestaciones del asistente creado por la marca alemana.

BMW Active Driving Assistant Plus

Mercedes cuenta con uno de los sistemas más avanzados en cuanto a conducción automática, pero no es el único. Su principal competidor es el de BMW y su Active Driving Assistant Plus. El mismo es un asistente para el conductor, y que se ha hecho más inteligente con el paso de los años y los modelos.

Este sistema lo incorporan coches como X4, del que engloba diferentes sistemas inteligentes de asistencia al conductor, garantizando el máximo confort y seguridad al volante. Este completo paquete de seguridad incluye, entre otros, el asistente de control de carril y dirección, control de crucero activo de última generación con función Stop & Go, sistemas de advertencia de cruces de carreteras y un asistente de mantenimiento de carril con protección de impacto lateral activa.

My Honda

Entre las marcas más avanzadas en cuanto a estos sistemas en forma de asistentes de conducción, la de Honda es una que siempre tenemos que tener en cuenta. Ya no sólo porque es un fabricante que va un par de pasos por delante del resto, sino que tiene prestaciones mejoradas a las de Mercedes o BMW.

Y es que éste, al igual que pasa con la competencia, permite una mayor interacción entre el coche y su propietario y añade funciones interesantes para la seguridad, como el asistente en carretera. Se trata de un sistema similar al OnStar de Opel pero desarrollado específicamente para los vehículos de la marca Honda.

En casos como el Honda-e, el coche 100% eléctrico de la marca nipona, poseen un asistente de conducción activa que ayuda, de forma automática, a mantener el vehículo centrado dentro de un carril (si se va a una velocidad de no más de 130 kilómetros por hora) el cual evita que el conductor cambie de carril, si hay otro coche en su punto ciego. Integrado al Honda Connect, proporciona un acceso rápido a servicios basados en Internet, como la navegación web, noticias, información de tráfico, partes meteorológicos en tiempo real…