Así puedes cambiar la batería de tu patinete eléctrico fácilmente

Probablemente esta sea una de las preguntas más recurrentes: cómo y de qué forma podemos cambiar la batería de nuestro patinete eléctrico. Porque, vista la gran popularidad de los mismos, donde han ganado enteros en cuanto a una movilidad sostenible y de buenas dimensiones para todo el público, lo cierto es que manipular el aparato de carga no es siempre tan fácil como se presupone.

Es así que independientemente de los diferentes prototipos que solemos encontrarnos en las diferentes tiendas, una de las técnicas más necesarias, y que en algún momento nos tocará pasar a revisión, será a la hora de sustituir esa batería para un patinete eléctrico que aunque autiliza sistemas comunes a veces puede resultar bastante más laborioso. Observaremos en qué momento será más conveniente, por qué nos hemos decidido y las diferentes técnicas para maniobrar.

Cuándo cambiar la batería del patinete eléctrico

Reconocidos como Vehículos de Movilidad Personal, o VPN, los patinetes eléctricos funcionan en base a una batería de la que, en ciertos puntos de su actividad, debemos cambiarla para su recarga. Como tal, estos patinetes eléctricos no usan el poder del empuje de nuestras piernas para moverse, sino que usan la energía generada por una batería.

Esto se puede recargar, para estar listo para usar nuevamente una vez que se descargue. En cuanto a su duración, y si bien cada modelo y tipo de batería es distinto, por lo general oscila de los dos a cuatro años en caso de las de gel, y de más de 10 en las de litio. Mientras que, para su recarga, tan sólo en poco más de 5 o 6 horas la tendremos lista al 100%. Lo mejor es hacerlo cada vez después de su uso, y nunca dejar que la batería se descargue del todo.

Al mismo tiempo cabe destacar que tienen un peso y volumen elevados para la energía que almacenan. Las que son selladas pueden generar una corriente muy alta, necesaria para arrancar un motor, y por eso se han utilizado y siguen empleándose en la industria automotriz. De dos, las AGM y las de gel, la tendencia es que puedan desaparecer.

Motivos para su reemplazo

A la hora de utilizar nuestro patinete eléctrico nos pueden surgir varias situaciones, las cuales se dan, en ciertos casos, más a menudo de lo que parece. Bien porque se haya averiado, porque no tiene más carga, o porque quieres incorporar una extra para conseguir más potencia, la labor de cambiar una batería para tu patinete eléctrico no es tan sencillo como podríamos imaginar. Esto es porque sus características son diferentes a las que puede ser un dispositivo común.

Como todo, la mejor solución suele ser la de llevarlo a un especialista que entienda verdaderamente del caso. Por el contrario, si lo que buscamos es hacerlo por nosotros mismos, debemos prestar atención a una serie de peculiaridades. Sabiendo que no todos son iguales (ligeros, scooters, Hoverboards, monociclos…) debemos asegurarnos de que lo hacemos correctamente. Y eso depende del voltaje.

La clave será encontrar la batería que mejor satisfaga tus necesidades de movilidad. Por ejemplo, para trayectos cortos y/o esporádicos, con baterías de 12V o 24V será suficiente. Mientras que si el uso que se le va a dar va a ser frecuente o para recorrer distancias más largas, deberás optar por baterías para patinete eléctrico de 36V o 48V.

Tres pasos para sustituir la batería

La mayoría de los patinetes cuentan con una batería de 36 voltios, potencia suficiente para desplazarse por la ciudad. Pero, de la misma forma, es bastante razonable hacer porque podamos contar con una de mayor volumen. Para llevar a cabo su práctica primeramente tendremos que desmontar la carcasa superior de nuestro patinete eléctrico, que es donde se encuentra la batería para intercambiarla.

Ese será uno de los lugares de mayor importancia, pero del que también es vital que durante su uso se cuide, no se dañe ni se estropee. No por otro motivo que es de los aspectos más frágiles que nos podemos encontrar en un patinete eléctrico, lo que en algún tiempo puede afectar a la batería.

Desmontar batería patinete eléctrico

Indistintamente del tipo de patinete que sea, la batería estará situada en el mismo lado donde está el conector de carga de la misma.  Así, sólo tienes que quitar la carcasa inferior de ese lado. Una vez has abierto el patín, sólo hay que desconectar y quitar la batería tal y como harías con tu propio dispositivo. Una vez quitada, la sustituimos por una nueva realizando el proceso inverso.

Justo ahí nos encontraremos el habitáculo donde se mantiene una pequeña centralita electrónica, y es el alojamiento de la estación de carga (puede ser una o dos, dependiendo del modelo y marca). A la hora de realizar el proceso es conveniente tener a mano un voltímetro que nos indicará la diferencia de potencial entre los dos puntos del circuito eléctrico. Esto nos será de mucha ayuda porque las celdas de su batería, las cuales, si llegan a bajar de un umbral, no hay manera de recuperarlas. Ahí tendremos que adquirir una nueva porque no admitirán más carga.

Reemplazo de la estación

Seguidamente, será el momento de realizar las conexiones para las cuales obtendremos la cantidad de voltios que estemos buscando a la hora de reemplazas la batería. ¿Qué pasa si colocamos una de más voltaje del que viene especificado? En ese caso puede haber componentes que no soporten la tensión y deje de funcionar.

Será el momento de hacer la conexión externa con la centralita. Para ello, y también con ayuda de unas pinzas de cocodrilo, conectaremos los puntos de carga de positivo y negativo para asociarla, y de igual forma entre las dos si requieren de dos o más piezas. Tendremos que conectar, entonces, cada carga eléctrica a la entrada de la batería. Cuando la montemos, y variando entre un tipo u otro de patinete, éste ejercerá luces, interruptores o pitidos de activación, como en el caso de los de Xiaomi.

Conexión y carga

Por último, quedará realizar la comprobación que nos permitirá conocer que todo ha quedado bien y según los métodos aplicados. Sólo quedará, entonces, a proceder a hacer un empalme. Eso sí; ten en cuenta que se haga -en la medida de lo posible- con los cables originales de la batería de nuestro patinete eléctrico.

Conexión carga batería patinete eléctrico

El proceso a seguir sería el de sanear las puntas y soldar los cables. Esta es una técnica que puede ser la más compleja, por lo que el consejo es que simplemente ahora saquemos la goma del mástil por la que sale el cable gris e introducimos el cable de la batería externa por el agujero. Terminaremos por empujarlo hasta que salga por la parte inferior. Aquí, y dependiendo del tipo de patinete eléctrico al que nos dirijamos, ya solo quedaría conectar el cable que hemos introducido al sitio donde estaba enchufado el cable de la batería interna y conectar la batería interna al cable paralelo.

Un aspecto importante es que, junto las células de la batería, se incluye un controlador dedicado. Se llama BMS (Sistema de Gestión de la batería). Su tarea principal es para que las células no excedan los límites de tensión tanto en la carga y durante la descarga, así como controlar la temperatura. Como el exceso de límites de tensión y de temperatura pueden conducir a la pérdida de la función de la batería, e incluso en los casos más graves llegar a su ignición, BMS desconecta la batería en caso de cualquier liberación de cualquiera de los umbrales de las células o el sobrecalentamiento.

¡Sé el primero en comentar!