Estos errores al hacer mal la rotonda te pueden costar caro: hasta 500 euros

Uno de los elementos más cotidianos en la conducción urbana son las glorietas, pero ¿sabes utilizarlas bien? Y es que es cada vez más cotidiano enfrentarnos a ella de una manera incorrecta, tanto, que los errores en las rotondas son las más comunes que podemos tener a la hora de conducir. Con ello, si nos equivocamos al tomarlas, es bastante probable que nos enfrentemos a posibles multas.

Los errores en las rotondas, las más comunes

Uno de cada tres conductores implicados en siniestros en glorietas, según datos de la DGT, cometieron algún tipo de infracción mientras circulaban por una rotonda. Los principales motivos de estos incidentes se encuentran en no respetar las normas de prioridad, exceso de velocidad y la distancia de seguridad.

La Dirección General de Tráfico (DGT) impone multas muy duras para tratar de frenar la siniestralidad en estas vías, con sanciones, en muchos casos, que terminan siendo bastante altas. Aunque lo importante es recordar que el peligro de circular mal en una rotonda va más allá del riesgo de sufrir una multa, puesto que también nos puede costar un accidente.

Así, sus problemas suelen proceder de dos causas, principalmente. Por un lado se encuentra la falta de uso de los intermitentes, y por otra la necesidad de conocer qué conductor tiene la prioridad de paso y cómo ejercerla con seguridad.

Infracciones más graves

Como tal, estas rotondas como parte de las infraestructuras más importantes, son más que necesarias para la correcta circulación vial. Tienen el objetivo de mejorar el tráfico y reducir accidentes de tráfico. Sin embargo, muchos conductores en vez de utilizarlas correctamente, incurren en malas prácticas que pueden acabar en siniestros y que a su vez, conllevan múltiples sanciones de hasta 500 euros.

De la misma manera en que la Dirección General de Tráfico (DGT) persigue que se cumplan unas normas básicas en las glorietas, también avisa de la multa de hasta 500 euros por utilizar incorrectamente la marcha atrás o de hasta 1.000 euros si das positivo en un control de alcoholemia. Pero, ¿qué errores más graves en las rotondas conllevan mayores multas?

Cómo hacer rotonda errores

Entradas agresivas

Con seguridad, uno de los errores más comunes. Y es que, como decimos, las rotondas están diseñadas específicamente para descongestionar el tráfico y mejorar la seguridad vial, pero no siempre pueden absorber un alto número de vehículos y nos obligan a esperar nuestro momento para circular por ellas. Ojo a ese momento porque el 54% de los accidentes relacionados con glorietas ocurren en ese preciso instante, según un estudio de la aseguradora AXA.

Por eso, antes de incorporarnos a una rotonda, debemos observar el tráfico que llega desde la izquierda y no precipitarnos en pisar el acelerador. Uno de los errores más comunes supone entrar en el círculo sin adecuar nuestra velocidad a la del tráfico y sin asegurarnos de que lo hacemos sin peligro. Cede el paso siempre a los vehículos que están circulando dentro porque tienen prioridad. Esta infracción puede conllevar multas de 200 euros.

Cruzar mal de un carril a otro

La imprudencia que cometen muchos conductores al tomar una rotonda es la de cruzar de un carril a otro cuando no corresponde. Es decir; estamos conduciendo por el carril interior, y para poder salir de la glorieta pasamos al carril derecho cuando no corresponde.

Se trata de una infracción especialmente grave, ya que pone en peligro al resto de conductores aumentando las posibilidades de provocar un accidente. Por normal general, la multa en estas situaciones es de 500 euros y la retirada de 6 puntos en el carnet de conducir.

Exceso de velocidad

El 8% de los conductores implicados en accidentes en glorietas interurbanas circulaba a una velocidad superior a la permitida, lo cual obliga a invadir varios carriles para controlar el coche, impide las incorporaciones y cambios de carril al resto de vehículos y «multiplica el riesgo y la gravedad de los accidentes», como dice la DGT.

A ello se suma el peligro de atropello a los peatones que puedan estar cruzando la calzada en la salida de la rotonda. En ello, el organismo vial recuerda uno de los errores más frecuentes en las rotondas, como es la obligación de prestar atención máxima ante los ciclistas y los motoristas, respetando su prioridad en las salidas, entradas y cambios de carril y manteniendo la distancia adecuada: «son los usuarios más difíciles de detectar y más frágiles en la circulación». La sanción, en todo caso, llega también 500 euros y conlleva una rebaja de seis puntos,

No respetar a la prioridad

El respeto por la prioridad es la gran problemática entre los conductores del país. La normativa establece que los vehículos que circulan por el interior del anillo tiene prioridad sobre los que entran o en caso contrario si una señal de semáforo o agente lo ordena.

Así, si se accede al interior de la glorieta sin ceder el paso a lo que ya están adentro, puede provocar una fuerte colisión lateral contra el vehículo que tiene la prioridad. No respetar la prioridad de los vehículos al acceder a una rotonda está castigado con 200 euros y la retirada de 4 puntos del carnet de conducir.

1 Comentario