¿Por qué zonas puedo circular con mi eléctrico en la ciudad?

Una de las grandes ventajas que tiene el coche eléctrico es que es muy permisivo para circular por la ciudad sin ningún tipo de restricción por motivos medioambientales. Esta forma parte de la dirección que está tomando al respecto, y por la todos los sentidos se están dirigiendo a ellos dejando de lado a los convencionales de combustión. Ahora bien; ¿podemos hacerlo por todas las zonas? ¿Hay algunas específicas?

Hacer el cambio a una movilidad sostenible es bueno para el medioambiente, pero también para tu bolsillo. En cuanto a los principales temas a tener en cuenta no solo destacan la comodidad, el ahorro de dinero en mantenimientos e impuestos o las facilidades de aparcamiento. Sino también la diferencia que supone circular en las principales ciudades españolas. Porque no, no es lo mismo transitar con tu coche eléctrico en ciudad que con otro de gasolina,

Los protocolos Anticontaminación en las ciudades

Cada vez son más los conductores que se plantean comprar vehículos de nueva generación. Pero hacerlo entre uno eléctrico o uno convencional también suponen diferencias notables a la hora de su uso en la ciudad. En algunas como Madrid o Barcelona, la venta de este tipo de vehículos ecológicos se ha disparado por las restricciones al tráfico que impulsan los ayuntamientos.

Lo que han favorecido con numerosas medidas el uso de estos coches, como Madrid. Allí, a vueltas con Madrid Central, se han aplicado restricciones pese a existir ya un protocolo anticontaminación. Por lo tanto, no se ha desarrollado el mercado de este tipo de automóviles. Pese a ello, son algunos otros concejos los que han habilitado nuevos espacios a la hora de circular… aunque con especificaciones.

Así, en la actualidad, los niveles de emisiones en las ciudades son preocupantes y la contaminación elevada se vuelve un problema para la calidad del aire y la salud de los habitantes. Esta es la razón por la que muchos ayuntamientos están desarrollando Protocolos Anticontaminación que entran en acción cuando las mediciones superan unos máximos.

Zonas habilitadas para el eléctrico en la ciudad

Hoy cualquier ciudadano puede moverse en coche sin ser su propietario. Esto es gracias a la gran oferta de servicios de movilidad variada, y todos al alcance del móvil. Y es que la movilidad urbana avanza hacia un nuevo modelo de servicios, donde la tecnología ofrecerá multitud de opciones para moverse en ciudades inteligentes que gestionarán vehículos y espacios de forma eficiente.

Madrid central

Una de las principales medidas que integran estos Protocolos es la que afecta directamente al tráfico rodado, limitando su acceso al centro de ciudades y reduciendo los límites de velocidad en determinadas áreas. Pero, ¿de qué tratan estas zonas? ¿Para quién son aptas?

Denominadas como zonas de bajas emisiones (ZBE) son áreas, situadas en su mayoría en el centro de las ciudad, en las que para favorecer al eléctrico, se prohíbe el acceso a los vehículos más contaminantes para mejorar la calidad del aire. Para ello, se tiene en cuenta el sistema de etiquetas de la Dirección General de Tráfico (DGT): los coches de gasolina matriculados antes de 2000 y diésel anteriores a 2006 carecen de etiqueta.

La etiqueta B se corresponde con coches de gasolina de entre 2000 y 2006 y diésel de 2006 a 2013. La C, de gasolina posteriores a 2006 y de gasóleo posteriores a 2014. Eco: los híbridos en general. Cero: los eléctricos o los híbridos con una autonomía de más de 40 kilómetros. Sin embargo, España solo cuenta con dos de estas zonas que permiten a los eléctricos en la ciudad.

  • Madrid Central. La superficie que engloba Madrid Central es relativamente pequeña si la comparamos con otras grandes capitales europeas. El área ocupa unos 4,7 kilómetros cuadrados (la de Londres se extiende más de 1.500 kilómetros cuadrados) y engloba los barrios de Palacio, Embajadores, Cortes, Justicia, Universidad y Sol, ocupando casi por completo el distrito centro de la ciudad. En la capital española solo pueden acceder vehículos con distintivo cero emisiones por un tiempo ilimitado, vehículos con pegatina ECO durante dos horas u otros medios de transporte con la insignia B o C siempre que se dirijan a un aparcamiento de uso público.
  • ZBE Barcelona. Su ZBE tiene una mayor extensión que la de Madrid Central, aunque las restricciones a la movilidad son más laxas que las de Madrid. La ciudad condal cuenta con un perímetro de más de 95 kilómetros cuadrados, que engloba a grandes rasgos el interior de las dos rondas y algunos municipios colindantes con la gran ciudad, y cuyas prohibiciones están en vigor de lunes a viernes de 7 a 22 horas. En el caso barcelonés, los distintivos B y C pueden circular sin problema. Por el momento, las prohibiciones se limitan a turismos, motos y ciclomotores sin distintivo, furgonetas (N1), camiones (N2 y N3) y autobuses y autocares (M2 y M3).

También hay que destacar las actuaciones que, en los peores días de polución, muchas ciudades como Gijón, Oviedo, Valladolid, Murcia, Cartagena… realizan. En estos puntos se activan restricciones temporales a la circulación para atenuar los efectos de los altos niveles de contaminación del aire.

A partir de 2023, con la entrada en vigor la Ley de Cambio Climático, todas las ciudades de más de 50.000 habitantes (unas 145) deberán disponer de estas áreas libres de emisiones.

Qué coches pueden acceder

Adaptándose a todas estas medidas de cada ciudad, han sido, por su parte, los propios fabricantes del eléctrico los que han puesto en el mercado modelos adaptados al uso urbano, de tamaños y consumos reducidos. Y es que, las marcas llevan más de una década dedicada al desarrollo del vehículo conectado, autónomo y electrificado para dar nuevas alternativas de movilidad al usuario.

Vehículos que aún deben mejorar prestaciones y precios para ser competitivos, pero que gozan de subvenciones para su compra: las últimas, una ampliación de 20 millones de euros adicionales para fondos MOVES II, aprobada por el ministerio de Transición Ecológica a principios de marzo.

Vehículo eléctrico acceder ciudad

Asimismo, y de la mano de las mencionadas zonas habilitadas para eléctricos que se ven en diferentes puntos de la ciudad, cada coche debe llevar una señal distintiva medioambiental. Estas son una catalogación que clasifica a los vehículos en función de sus emisiones contaminantes. Llevan más de cuatro años en funcionamiento, y aunque para decidir las bases de su funcionamiento Tráfico mantuvo reuniones con los principales actores del sector, son muchas las voces que se quejan de que, en algunos casos, la clasificación no corresponde con las emisiones reales.

Aún así, hasta que esto pueda clarificarse algún día, los vehículos que dispongan de las más bajas pueden acceder a según qué puntos, incluidos algunos híbridos e híbridos enchufables.

Cero Emisiones

Como bien mencionamos, para los coches eléctricos no hay restricciones de ningún tipo para los vehículos catalogados como Cero Emisiones en una u otra ciudad. Esto es, los eléctricos puros y los híbridos enchufables, los cuales deben especificar más de 40 km de autonomía en modo eléctrico.

La etiqueta Cero de la DGT es el último distintivo que otorga la Dirección General de Tráfico. Es de color azul completo. En el caso de los coches eléctricos y con pila de combustible, es indiferente el año de su matriculación, ya que todos reciben la etiqueta Cero de la DGT independientemente de su antigüedad. Tampoco influye la autonomía: todos los coches 100% son susceptibles de contar con la etiqueta Cero.

Coches ECO y con etiqueta B

La ordenanza establece que se tendrán en cuenta la tecnología de emisiones de los vehículos, para fijar el horario y las condiciones de uso del espacio público. Estos suelen ser, en la mayoría de los casos, vehículos híbridos que sean no enchufables o enchufables con menos de 40 km de autonomía eléctrica.

Zonas habilitadas eléctrico ciudad

En este grupo también entran aquellos coches que puedan funcionar con gas (ya sea natural, natural comprimido GNC o licuado del petróleo GLP). Estos coches que utilicen la etiqueta ECO de la DGT le supone, además, una serie de ventajas a nivel administrativo que, eso sí, dependen de los diferentes ayuntamientos y regiones en las que tenemos matriculado el coche en cuestión.

  • Reducción en el importe del impuesto de circulación (ITVM)
  • Menor coste en los servicios de estacionamiento público regulado
  • Acceso a carriles BUS-VAO en episodios de alta ocupación de tráfico
  • Acceso a zonas de bajas emisiones con circulación restringida
  • Inmunidad a la hora de circular en episodios de alta contaminación

También está el caso de los que portan la etiqueta B. Estos suelen ser aquellos turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculados desde enero de 2001 y diésel a partir de 2006. También los vehículos de más de 8 plazas y pesados, tanto diésel como gasolina, matriculados a partir de 2005.

¡Sé el primero en comentar!