¿Cómo son y dónde se encuentran las electrolineras en España?

El sector automovilístico está viviendo un enorme auge en todo lo relevante a los coches eléctricos. Esto hace, entre otros, que las habituales estaciones de servicio de combustible se vean en la necesidad de renovarse, esto de la mano de incorporaciones novedosas como las electrolineras. Aunque, visto que aún la variante se encuentra en desarrollo, estos puntos de recarga para nuestros vehículos todavía se encuentran muy lejos otros países europeos.

España ha acogido muy bien a los vehículos de nueva generación. Tanto, que actualmente se estima que hay entorno a 65.000 coches eléctricos (con cifras de marzo de 2021) con crecidas importantes de matriculaciones en los últimos meses. De todos modos, algo destacado que afecta de lleno a esta variante son los puntos de recarga, también llamadas electrolineras, que pueden haber en nuestro país. Porque sí, el número de electrolineras en España sigue creciendo, es el futuro y las empresas lo saben.

¿Qué son las electrolineras?

Las mismas tienen ya cierto recorrido, pero no hace tanto que lo incorporamos, por lo que es bastante frecuente que aún no hayas recargado en alguna. Como tal, las electrolineras son estaciones de servicio donde, en lugar de gasolina, se dispensa energía para recargar las baterías de los coches eléctricos. Aquí también se pueden enchufar los coches híbridos y las operaciones que efectuaremos, como repostar electricidad o recambiar las baterías.

Pero, si nos comparamos con el resto de territorios europeos, España se encuentra a la cola sobre la cantidad de estos puntos como electrolineras. Y es que el escaso desarrollo de este tipo de infraestructuras también hace mucho para que los potenciadores compradores de un automóvil moderno se lo piensen dos veces antes de embarcarse de lleno. Según los datos de Electromaps, en España actualmente hay alrededor de 7.800 electrolineras (10 puntos por debajo de la media europea).

Esto es algo de las que muchas gasolineras comunes se han tenido que adaptar, o en la mayoría de casos, recrear nuevos puntos. Y es que, la progresiva adopción del vehículo eléctrico amenaza con trastocar el modelo de negocio que en todos estos años han desarrollado con la tranquilidad de saberse indispensables para el abastecimiento de carburantes. Ahora, el gobierno de España ha puesto fecha a su defunción: a partir de 2050 no podrá circular por el territorio ningún coche propulsado por combustibles fósiles.

Tipos y cómo funcionan

Por tanto, la principal diferencia a la hora de repostar entre un coche eléctrico y uno de gasolina es que el primero se puede recargar en casa mediante un enchufe convencional o instalando un punto de carga, mientras que para el segundo es obligatorio acudir a una estación de recarga.

Tipos electrolineras España

Fuera del domicilio, los conductores de vehículos eléctricos recurren a las electrolineras y, el resto, a las gasolineras. (Aunque, como mencionamos, hay gasolineras que cuentan con puntos de recarga para coches eléctricos) Las electrolineras cuentan con tomas de recarga rápida y, por lo general, funcionan a través del autoservicio. Los usuarios deben pagar la energía consumida para recargar su coche exactamente igual que se paga el combustible en una gasolinera. A partir de ahí, existen dos tipos de electrolineras.

  • Electrolineras de recarga. Aptas para recargar tus baterías cuando lo necesites.
  • Electrolineras de recambio. Estas son las menos frecuentes y las que menos usos se están dando. Se utilizan para cambiar las baterías por otras. Pero, debido a la gran variedad de modelos de baterías, dado que aún no existe una batería universal, es difícil que nos puedan ser útiles en estos momentos.

En cuanto a su forma de operar, y si nos fijamos en el mapa de puntos de recarga, veremos que cada uno de ellos tiene una serie de símbolos asociados que indican el tipo de conectores disponibles en la instalación, así como otros datos como el coste de recarga, si hay que reservar antes de acudir… Es muy importante seleccionar un punto de recarga que disponga de conectores compatibles con el vehículo. Estos son los de Schuko, SAE J1772, MENNEKES, CCS, Connector Scame y CHAdeMO. Los tres primeros son los más comunes.

Además, y como otro punto más que interesante a la hora de su funcionamiento, conviene saber que ofrecen un modo de carga particular. Esto, y en función de la potencia de suministro, este tipo de estaciones de servicio disponen de cuatro modos.

  • Modo 1. Una corriente alterna de 16A se conecta directamente con el coche. Tiene una potencia máxima de 250 V y 3,7 Kwh. Para una carga completa, suelen tardar entre seis y ocho horas.
  • Modo 2. Similar a la anterior, se diferencia en que hay un dispositivo intermedio que verifica la conexión con el vehículo. Es una corriente alterna de 16 A y suele tardar entre seis y ocho horas.
  • Modo 3. Es un modo mayor. La corriente alterna es de 32 A y la potencia máxima de 250 V y 7,4 kW. Para una carga completa, suele darse en aproximadamente 4 horas.
  • Modo 4. Conocidos como puntos de recarga profesionales, estas estructuras con conversor a corriente continua son las ideales para las cargas más veloces. Tienen una potencia máxima de 400 V y 125 kw. Su carga completa estará lista en 30 minutos.

Grupos energéticos y compañías

Como no podría ser de otra forma, los grandes grupos energéticos han realizado su particular juego de ajedrez para posicionarse en este negocio con el despliegue de puntos de recarga en forma de electrolineras a través de la geografía española. Una carrera que, hasta la fecha, lideran Iberdrola y Endesa con planes que contemplan la instalación de 25.000 puntos de recarga hasta 2024 y de 40.000 hasta 2025, respectivamente.

En el caso de Endesa, por su parte, creó el pasado año una división propia para el negocio de movilidad eléctrica: Endesa X. Y anunció que destinaría 65 millones de euros hasta 2022 para desplegar una infraestructura a lo largo de la geografía española, de los cuales 8.500 puntos serán de acceso público, y el resto se instalarán para particulares y empresas.

Junto a Repsol, las tres se han volcado en el diseño de infraestructuras de recargas por el país para dar mucha mayor autonomía al vehículo enchufado. Pero sobre todo para no quedarse fuera del negocio de la movilidad, que obviará en los próximos años el coche de combustión y dará paso al eléctrico. La fecha ya está marcada. España se ha comprometida con Bruselas a reducir en un 26% la emisión de gases de efecto invernadero en 2030 y entre un 80% y un 95% antes de 2050.

Pero, estos grupos energéticos, de igual manera, están viendo que son otras las compañías energéticas que están entrando por la puerta grande a esta variante. Es el caso, por ejemplo, de Ezentis, quien está iniciado el desarrollo de un proyecto para instalar en España estos puntos de recarga para vehículos eléctricos en detenimiento para Wenea. Este es un grupo que ya está desplegando la mayor red de infraestructuras de carga propia por todo el país, comenzando en una primera fase en Castilla y León. E-Totem o Ionity son otras de las más populares.

Dónde ubicarlas

De cara a encontrar estas electrolineras, España cuenta con alrededor de 7.800 puntos de recarga repartidos por diferentes ciudades, con un total de 15.000 conectores y enchufes. Hallarlas no es una tarea que parezca demasiado complicado, puesto que gracias a aplicaciones o sistemas de mapas, como el Google Maps, ahora también podemos saber dónde se ubican.

Puntos electrolineras España

Aquí, según Endesa X, las 50 provincias de España tienen ya infraestructura de recarga para el vehículo eléctrico. Es más, cerca de 200 ciudades españolas con más de 35.000 habitantes ya cuentan con cargadores de Endesa X. En entornos rurales hay ya cerca de 300 puntos de recarga, y en carreteras existen más de 400 puntos de recarga, cubriendo según la compañía las principales vías principales con recarga para vehículo eléctrico.

Chargemaps y Electromaps

Pero, además de la app por excelencia para recorrer carreteras, hay otra serie de mapas disponibles que facilitan la tarea de recorrer las carreteras españolas a bordo de un coche eléctrico. Dos ejemplos son los de Chargemaps y Electromaps, dos aplicaciones muy populares que funcionan con una muestra de todos los puntos de recarga disponibles, su acceso, así como frece la opción de poder pagar directamente desde la app.

Ambas poseen también un sistema de info entretenimiento en el que sitúan estos puntos en el mapa, para que los trayectos sean más sencillos y placenteros. Estas, además, pueden localizarse de manera muy sencilla gracias a su localización por GPS. Para hacerlo, basta con escribir en la barra de búsquedas “punto de recarga” o “estación de carga de vehículos eléctricos”.

Nextcharge

Esta aplicación, disponible para Android e iOS, funciona como una red social de manera que son los usuarios los que añaden la información sobre las estaciones de carga. Cuenta con una base de datos de 200.000 puntos de recarga y además te permite conocer la distancia de la estación, la disponibilidad, el tipo de conector, la potencia…

Plugsurfing

También es compatible con Android e iOS. Tiene registrada una gran cantidad de estaciones de repostaje de Europa, incluyendo España. Y como en muchas apps gratuitas para encontrar estaciones de recarga, puedes consultar la ubicación, la disponibilidad, velocidad y el coste de repostar en este tipo de electrolineras.

Electro-EMT y EMB Electrolineres

La primera es la indicada para todos los puntos ubicados en la ciudad de Madrid, proporciona la ubicación de todas las estaciones públicas de la Empresa Municipal de Transporte en Madrid. Cuenta con navegación hasta la electrolinera que escojas y toda la información necesaria para que puedas continuar tu viaje sin inconvenientes.

La segunda, EMB Electrolineres, lo hace igual, pero para Barcelona. Con esta aplicación podrás localizar los puntos de recarga de la capital catalana además de información adicional como en el caso anterior. Ambas aplicaciones están disponibles para Android e iOS

2 Comentarios