Tesla Model S 100D, la berlina 100% eléctrica más veloz

Valorando realmente el mercado de los coches eléctricos, tenemos con nosotros el Tesla Model S 100d, el cual es una evolución del característico S, pero con particularidades muy bien definidas. Tanto, que ahora es capaz de ofrecer más de 500 kilómetros de autonomía, lo que lo hace ser un vehículo muy ventajoso para todo tipo de clientes. Con él, Tesla ha arrasado en ventas, tanto en Estados Unidos como en Europa. Conocemos su ficha técnica.

Tesla, la marca por antonomasia de la movilidad en cuanto a coches eléctricos, presentó en 2017 el que es, hasta el momento, su modelo más prestacional y eficiente. Sí es verdad que lo ha hecho después del Model 3, el más conocido y medianamente asequible de todos los que son los vehículos de la firma de Elon Musk.

Sin embargo, el S 100D se prestó en su momento como toda una revolución, ya no solo por sus excelentes mecánicas, baterías y grandes autonomías, sino porque han sabido designar una berlina con todo lo propio de un turismo, adaptado a la actualidad de la manera más completa que podamos tener.

Por tanto, en todo lo que se refiere a estos coches, la de Tesla siempre va a resultar como la más atenta, pese a que normalmente suela tener modelos con precios bastante elevados. En este caso, el que nos atañe tampoco es la excepción, aunque sí hay que tener en cuenta que se da más como un coche Premium que como uno más urbano o simple del que podamos encontrar entre las diferentes marcas.

Así, de esta forma, lo que tenemos es un coche 100% eléctrico que se hace notar como uno de los más notorios del segmento, y eso que tiene rivales muy bien considerados. En él se destaca y resalta por partida doble su potencia, puesto que al ser un paso adelante del primer Model S, las diferencias son notorias. Por ejemplo, contamos con él con un motor que entrega 315 kw, más de 420 CV, y unas baterías que permiten ofrecer 500 kilómetros de autonomía. Su rival directo es el Jaguar I-Pace.

  • Tipo: 100% eléctrico.
  • Año de fabricación: 2017
  • Precio: desde 90.000
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 315 kW
  • Aceleración: 4,3 segundos/100km/h
  • Autonomía eléctrica: 500 km

Diseño

Los modelos de Tesla han popularizado una variante electrificada de la que sabemos que normalmente se prestan a ser los más futuristas, o al menos así lo han venido siendo desde que naciera el Model S, en 2012, con una presencia muy dinámica, detalles novedosos, líneas vanguardistas y una elegancia pura que entonces no se veía en otros modelos.

De esta manera, el Model S fue constantemente un coche muy completo en todos los sentidos, hasta que irrumpió en el mercado su evolución, el Model S 100d. Como tal, no es más que una continuación del primero, pero con muchas características propias de diseño que lo hacen muy especial dentro del segmento.

Como resalta, este coche se hizo muy popular porque nacía como una berlina, que era lo que estaba buscando lanzar Musk al mundo, demostrando que se podía tener autonomías para recorridos longevos con medidas más amplias. Así, en él se ha querido mantener la esencia del primero, donde apenas ha sufrido cambios.

Con un diseño y estética que predomina en la mayor parte de los modelos de la casa, sigue siendo actual y moderna. Podemos apreciar sutiles cambios aerodinámicos, tanto en el frontal con alguna que otra entrada de aire que ayuda a que circule mejor el flujo de aire como en la eliminación del croma a favor de ser sustituido por un negro mate, al igual que se encuentra actualmente en el Model 3 y Model Y.

Versiones

Esta berlina de cinco puertas está diseñada para ofrecer a los pasajeros gran comodidad, seguridad y rendimiento. Destaca la gran aceleración, con una capacidad bastante amplia, lo que hace que también tengamos, a su vez, la comparación directa con el primero S, que nacía entonces en 2012.

Exterior Tesla Model S 100d

Como tal, este constaba de un diseño muy moderno. De hecho, si lo ponemos en medida de los actuales, podemos decir que el de hace nueve años atrás fue un adelantado a su tiempo, y todo por la razón de la que mostraba una estética muy satisfactoria, lineal, y en cierta medida, hasta revolucionaria.

Y eso es algo a lo que se trasladó directamente el 100d. Con todo, el de 2012 entrega una potencia de 248 kW (333 CV), mientras que equipaba también unas baterías de 40 kWh con la que se podía superar los 170 km/h. No obstante, el integrante más reciente es una versión mucho más completa, también en lo que tiene que ver con sus baterías y su motor. En el caso de la unidad, este monta unas de 100 kWh, mucho más grandes, y un sistema electrificado que otorga 315 kW de potencia (423 CV)

Motor y baterías

El renovado Model S 100d es el primer coche que ha conseguido superar las 400 millas de autonomía bajo el ciclo de homologación estadounidense EPA. Si echamos la mirada atrás, descubriremos que es un 20% más autonomía que el primer Model S que montó una batería de 100 kWh.

Saliendo al mercado en 2017, supone una novedad importante dentro de la gama Model S porque es la primera que Tesla ofrece con tres motores eléctricos (el resto tiene dos). Las prestaciones son excepcionales: alcanza los 250 km/h de velocidad máxima (que es muchísimo para un coche eléctrico) y acelera de 0 a 100 km/h en 4, 3 segundos.

Lo hace montando no uno sino dos motores eléctricos de 193 kW cada uno, y que entrega un total de 315 kW (el equivalente a 423 CV). Oficialmente y según el ciclo NEDC, sus 600 kg de batería dan una autonomía de 632 km. Pero, en realidad, hablamos de algo más de 500 km. Esto, igualmente, le hace ser de los electrificados con mayor recorrido, por lo que es apto para viajes largos.

Consumo

Es ese sistema propulsor el que hace que los coches puedan tener un consumo menor o mayor, y en el caso del Tesla Model S 100d no se puede decir que le beneficie demasiado De hecho, es quizás el aspecto más en contra que podemos encontrarnos con él, puesto que tiene unos niveles bastante elevados.

Consumo Tesla Model S 100d

En esas, la mayoría de vehículos eléctricos (y que también hemos repasado nosotros) obtienen mejores resultados que el representante norteamericano, pero la velocidad, la aceleración y la recuperación de este modelo lo hacen único en el mundo de las cero emisiones.

Al respecto, lo hacemos midiendo unas cifras que siguen siendo bastante altas para todo lo que significa un vehículo de estas características, y eso que con el Tesla Model S 100d la marca no lo menciona como algo reseñable negativamente. Lo hace con unos 20 kWh cada 100 kilómetros (6,1 km/kWh), lo que supone un gasto de tan solo 7,67 euros (0,13 euros/kWh), hacia una autonomía de 610 kilómetros. De todas formas, la firma aclara que es posible bajarlo hasta los 17 kwh bajos o los 16 kWh altos mediante una conducción más suave. El único rival comparable en cuanto a prestaciones es el Jaguar I-Pace, que con sus 22 kWh/100 km (5,32 km/kWh), se sitúa en peor posición que el Tesla.

Interior y acabados

En lo que se centra en el interior, podemos decir que la del Model S 100d de Tesla tiene una habitabilidad que es muy buena. Lo vemos también con las plazas traseras, holgadas para dos pasajeros. Hay mucha altura al techo y el espacio para las piernas es amplio.

Interior Tesla Model S 100d

Al mismo tiempo, tampoco hay túnel de transmisión, por tanto, hay espacio para los pies en la plaza central. Delante, el espacio es también bueno. Al mismo tiempo, en la zona delantera incorpora una pantalla que se suma al espacio del pasajero. Siendo de cuatro puertas, tiene una capacidad para un máximo de cinco personas.

Tan solo encontramos un volante y una pantalla táctil de 15 pulgadas. Nada más. Por lo que si acostumbramos a los coches que venían con todo el equipamiento al alcance de la mano, este no lo será. Tampoco hay ni instrumentos ni una consola central. Así, y como algo que llama poderosamente la atención, es que todo el resto del coche se gestiona desde esa pantalla que, a diferencia de los otros modelos de Tesla, exceptuando el Model 3, tiene una posición horizontal y no vertical.

Para el maletero, e indistintamente de la versión que alcancemos, es bastante menor de los que podemos encontrar en otros segmentos de estas características. Y es que, debido a que los motores eléctricos ocupan menos espacio que si fueran térmicos y a que la batería ocupa todo el piso bajo los pasajeros, este tiene dos maleteros con un volumen total de 805 litros: 745 litros son del principal (el trasero) y 60 l del delantero.

Equipamiento

Las posibilidades de equipamiento para son muy diversas. Tanto en su versión de acceso (la estándar) como las Performances, incluyen todo tipo de dotaciones tecnológicas, como hemos visto con la mencionada pantalla de 15 pulgadas. Entre los principales elementos se encuentran los asientos delanteros eléctricos, calefactados, 12 posiciones y tapizado.

Multimedia

También presenta un sistema de info entretenimiento con navegador, Bluetooth y varios puertos USB, al tiempo que forma parte su equipo de sonido envolvente, faros LED antiniebla, techo de cristal o retrovisores exteriores calefactados con plegado eléctrico.

Además, integra su propio piloto automático. Tiene la capacidad de añadirle nuevas funciones o mejorar las que ya tiene gracias a un sistema de actualizaciones a distancia. De forma opcional (Premium) incluye otros como su techo panorámico de cristal oscurecido, asientos regulables eléctricamente y calefactables, o diferentes molduras para el salpicadero.

Extras

Entre las posibilidades de equipamiento, también podemos dirigirnos hasta los extras, esto en caso de que queramos equipar el Tesla Model 100d de otras configuraciones varias, como pueden ser también, algunos ajustes mecánicos y de conducción que tienen que ver con un mejor nivel del Autopilot, el mencionado piloto automático de la casa americana.

De esta manera, este coche puede integrar una serie de sensores alrededor de la carrocería para las funciones de asistencia a la conducción, que Tesla agrupa bajo la denominación Autopilot. El sistema ampliado, que se diferencia del de serie, dispone de frenada de emergencia y la detección de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores con asistencia de la dirección.

Los componentes consisten en un radar frontal con 160 metros de alcance, doce sensores ultrasonido (los de aparcamiento) y un conjunto de cámaras que graban los 360º alrededor del coche. Son elementos comunes a muchos coches del mercado que disponen de un nivel 2 de autonomía en la conducción (aunque Tesla prefiere apoyarse en el uso de cámaras y prescindir de Lidar).

Mantenimiento

Cuando se habla las ventajas de los coches eléctricos, el bajo coste de mantenimiento siempre se cita como uno de los principales beneficios para el usuario. Y en el caso del Tesla Model S 100d, ocurre justamente lo mismo. Siguiendo la lógica, un eléctrico debe tener sí o sí un menor mantenimiento que uno de combustión.

Frontal

Pero también es verdad que, de vez en cuando, y sobre todo pasando a algunos tramos de uso, estos se ven con algún tipo de desgaste. La mayoría de las piezas con las que cuenta el sistema de tracción de un coche eléctrico no están sujetas a desgaste ni a altas temperaturas, por lo que su mantenimiento es mucho más sencillo o directamente, no existe.

No cuenta, tampoco, con piezas como el embrague, la caja de cambios, la correa de distribución, por citar algunas de los más habituales. No obstante, su mantenimiento y cuidados sigue cobrando importancia. Estas se dirigen hacia elementos como el cuidado del sistema de frenado. En el caso del Tesla, la marca nos indica que procedamos a la revisión del líquido de frenos cada 34.000 km. o si han transcurrido dos años. También las baterías. La casa nos dice aquí que puede llegar a durar entre 8 y 10 años. En líneas generales, la firma nos dice que el primer mantenimiento del Tesla Model S 100d debe realizarse a los dos años o 30.000 km.

Garantías

Pasando ya a las garantías que nos ofrecen desde, lo que vemos son las grandes ventajas que contamos. Por ejemplo, entre varias, la indemnización por avería en la batería varía en función al kilometraje recorrido. Así, si el coche ha recorrido entre 100.000 y 125.000 kilómetros el pago es del 50% del valor de la batería.

Mientras, si el recorrido es de entre 125.001 y 150.000 kilómetros el pago es del 33% del valor de la batería. En líneas generales, Tesla ofrece una garantía contractual limitada de vehículo nuevo de cuatro años u 80.000 km, lo que ocurra antes.

La cobertura comienza el día de la entrega del vehículo o en la fecha de matriculación (si es anterior) y no tiene limitación por kilometraje. Adicionalmente, si cambiamos los neumáticos en uno de los talleres de la marca, obtendremos un seguro gratuito contra pinchazos, roturas, deformaciones o reventones.

¡Sé el primero en comentar!