Tesla Model 3: todos los detalles del coche eléctrico más vendido

Con seguridad, el Tesla Model 3 es el coche eléctrico referencia de los vehículos de nueva generación. Se trata del sedán utilitario de segmento D que más ventas ha protagonizado en España. Lo hace superando las propuestas de Renault, Peugeot o Volkswagen, del cual mantiene unas especificaciones y características que lo hacen totalmente satisfactorio. Conocemos su ficha técnica.

Desde su nacimiento, el propósito de Tesla no es otro que crear una marca de automóviles eléctricos solvente capaz de revolucionar la industria. Esto lo ha hecho con los diferentes modelos, una pauta que ha seguido en la mejor expresión del fabricante el Model 3, el coche principal de Tesla.

Este es un vehículo eléctrico asequible, en efecto, porque es de los que mejor podemos acudir en el mercado. Presentado en 2016, su fabricación a gran escala data de 2017. Se trata del cuarto producto que el fabricante pone a la venta (antes fueron el Roadster, el Tesla Model S y el Tesla Model X).

Es el hermano pequeño del Model S, pero sigue siendo un coche muy amplio, por supuesto 100% eléctrico y de gran autonomía. Su posicionamiento en el mercado le permite competir directamente con las berlinas de altas prestaciones de Mercedes, Audi o BMW, si bien las diferencias son notables. Sin embargo, es con el Renault Zoe con el que más tiende a batallar. Está llamado a ser la verdadera revolución del coche eléctrico.

  • Tipo: 100% eléctrico.
  • Año de fabricación: 2016
  • Precio: desde 46.970
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 225 kW (306CV)
  • Aceleración: 5,6 segundos/100km/h
  • Autonomía eléctrica: 384.

Diseño

Con todo, el Tesla Model 3 abre un nuevo abanico de posibilidades y una excelente forma de popularizar el uso de coches eléctricos gracias a su autonomía, prestaciones y tamaño mucho más acorde a los gustos europeos. Lo vemos, principalmente, en su longitud, del cual llega hasta los 4,69 cm. En él destaca la ausencia de tomas de aire en el frontal (no las necesita), las llantas de aleación de 20 pulgadas o el discreto alerón trasero.

Esto, y como veremos a continuación, también depende de la versión, puesto que este es un modelo que, aunque no ha sufrido grandes cambios en estos cambios, sí que se lanzaron dos tipos más, el más reciente el de este 2021. Algo que se materializa en este coche es que el modelo estándar (RWD) tiene menos equipamiento que las más actualizadas.

Para el diseño exterior, Tesla mantiene un diseño conservador. Como tal, se muestra con una regla y estilo que lo hace fácilmente identificable con el resto de vehículos de la firma de Elon Musk. En él destacan su aerodinámica conceptual más moderna de la que muchas otras marcas le han seguido el rastro.

De gran personalidad, tiene rasgos similares al Model X, su hermano mayor. Con todo, el peso final oscila entre los 1.747 kg de una versión monomotor a los 1.935 kilogramos para una versión de dos motores.

Versiones

Como hemos visto, el Model 3 de Tesla fue lanzado al mundo en 2017, pero en los años venideros también protagonizó otros dos lanzamientos más del mismo modelo. Esto hace, no obstante, que la versión estándar, conocida como RWD, sea la más común y la más reconocida, pero sus evoluciones también dieron un paso muy característico. Aunque las renovadas traen un equipamiento y unas prestaciones mayores, no se distancian en ningún momento del convencional.

Versiones Tesla Model 3

La versión de acceso es denominada como Standard Battery Rear-Wheel drive, que, como veremos, porta una autonomía de 448 kilómetros (WLTP), que pasa de 0 a 100km/h en 5,6 segundos y tiene una velocidad punta de 225 km/h.

De esta versión hay una alternativa con más autonomía (580 km) y por encima están las versiones con 480 CV, ambas con tracción total. Luego tenemos la nombrada como Performance 4WD, quien posee potencias de hasta 490 CV y una autonomía de 530 km.

Motor

En cuanto a las especificaciones técnicas, la marca del empresario Elon Musk, sigue ofreciendo unas prestaciones sin igual. De hecho, a día de hoy, son pocos los fabricantes que están en disposición de mejorar lo que ofrece mecánicamente alguno de sus coches, y en el caso de Model 3, no es una excepción.

Un elemento diferenciador de este número 3 es que Tesla cumple con una potencia que está fuera del alcance de otros muchos coches de su mismo segmento, el D. Aquí, como mencionamos, equipa un motor eléctrico trasero trifásico que ofrece 225 kW (306 CV). Su motor utiliza una tecnología de imanes permanentes que permiten conseguir un motor más potente, eficiente y ligero.

100% eléctrico, dos de las tres versiones montan un motor dual y otra el motor simple. En todos los casos la gestión se deriva a una caja de cambios automática, que envía toda la fuerza al eje trasero o a las cuatro ruedas si hablamos de un modelo con uno o dos motores, respectivamente. Incluso, y viéndolo a través de las diferentes evoluciones que se han ido emparejando sobre el mismo, se reconoce que el coche ha ido perfeccionando todavía más sus técnicas. Esto se distingue ampliamente en cuanto a su aceleración, la cual es otro de sus puntos más fuertes en lo que a especificaciones técnicas se refiere: hace en 5,6 segundos para alcanzar los 100 km/h.

Batería y autonomía

Para hablar de su autonomía y baterías, contamos unidades de almacenamiento que se diferencian ampliamente de sus hermanos, tanto el Model S como el Model X. En su caso, utiliza pilas de iones de litio, las más modernas, que ejemplarizan la industria de este tipo de unidades. Tenemos dos baterías posibles: 60 y 75 kWh de capacidad útil.

Mientras, en las que son las versiones más actualizadas, (sin aumentar el tamaño y el peso de la batería), esta llega a los 82 kWh. Su lado más característico es que cuenta con una batería de mayor densidad energética, la cual ha sido homologada en Alemania.

Sobre su recorrido y autonomía, lo cierto es que el Tesla Model 3 es uno de los coches eléctricos más eficientes en este aspecto. Tanto, que el conductor, además de disponer de sus 480 CV o alcanzar los 264 km/h, también cuenta con unas excelentes prestaciones que llegan hasta los 384 kilómetros reales. Además, la forma en la que se cargan las baterías del Tesla Model 3 es igual al resto de vehículos de la marca, salvo por el extra que supone el uso de los supercargadores Tesla, por los cuales debemos pagar si somos propietarios de un Model 3 y no en el caso del Model S.

Interior y acabados

La habitabilidad es muy buena. Las plazas traseras son holgadas para dos pasajeros. Hay mucha altura al techo y el espacio para las piernas es amplio. No hay túnel de transmisión, por tanto, hay espacio para los pies en la plaza central. Delante, el espacio es también bueno. Al mismo tiempo, en la zona delantera incorpora una pantalla que se suma al espacio del pasajero.

Tesla Model 3 interior

Para su interior, y siendo de cuatro puertas, tiene una capacidad para un máximo de cinco personas. Tan solo encontramos un volante y una pantalla táctil de 15 pulgadas. Nada más. Por lo que si acostumbramos a los coches que venían con todo el equipamiento al alcance de la mano, este no lo será. Tampoco hay ni instrumentos ni una consola central.

Así, y como algo que llama poderosamente la atención, es que todo el resto del coche se gestiona desde esa pantalla que, a diferencia de los otros modelos de Tesla, tiene una posición horizontal y no vertical. Para el maletero, e indistintamente de la versión que alcancemos, es bastante menor de los que podemos encontrar en otros segmentos de estas características.

En su caso, dispone de 340 litros, un volumen pequeño para una berlina de 4,69 metros. Para el portón, tampoco es tan amplio como en otros de diseño similar, sino con una tapa al estilo de un sedán. Eso sí; el capó delantero otorga espacio para otra carga adicional de hasta 85 litros.

Equipamiento tecnológico

Las posibilidades de equipamiento para el Tesla Model 3 son muy diversas. Tanto en su versión de acceso (la estándar) como las Performances, incluyen todo tipo de dotaciones tecnológicas, como hemos visto con la mencionada pantalla de 15 pulgadas. Entre los principales elementos se encuentran los asientos delanteros eléctricos, calefactados, 12 posiciones y tapizado.

También presenta un sistema de info entretenimiento con navegador, Bluetooth y varios puertos USB, al tiempo que forma parte su equipo de sonido envolvente, faros LED antiniebla, techo de cristal o retrovisores exteriores calefactados con plegado eléctrico.

Además, integra su propio piloto automático. Tiene la capacidad de añadirle nuevas funciones o mejorar las que ya tiene gracias a un sistema de actualizaciones a distancia. De forma opcional (Premium) incluye otros como su techo panorámico de cristal oscurecido, asientos regulables eléctricamente y calefactables, o diferentes molduras para el salpicadero.

Extras

Un factor a considerar es que, en función del modelo al que nos vayamos a dirigir, cada Model 3 variará, no solo en prestaciones y en eficiencia, sino también en otros extras que incluye, lo que también hace porque su precio aumente. Inicialmente, el monto económico es de 35.000 euros, pero ese nunca será el presupuesto final. Ese es el de partida, dado que no incluye nada al mismo, y que al final pueden verse como imprescindibles tanto para la conducción como el pro de la comodidad.

Por lo tanto, este ascendería hasta los 46.970 euros, que es el donde se encuentra hoy la versión estándar y más básica de los tres. A partir de ahí, nos encontramos con algunos extras que hacen porque los incluyamos en el mismo. Estos pueden ser tanto el cambio de color, como un nuevo paquete interior, o bien un asistente de conducción.

En cuanto al primero, el color natural del coche es negro. Sin embargo, a la hora de pedir un cambio de tono, a este se le agregarán unos 850 euros. En cuanto a su interior, al paquete básico antes mencionado se le pueden añadir otros como los acabados de madera, sistema de sonido de alta calidad y consola central con acople para dos smartphones. Estos entrarían por algo más de 4.000 euros. En cuanto al asistente de conducción, de serie, la frenada de emergencia y el sistema anticolisión. Luego se le puede agregar el piloto automático, que será el que nos permita circular automáticamente manteniendo la distancia con el vehículo que nos precede.

Mantenimiento

Aunque los hábitos y condiciones de conducción se reflejan en su operación, generalmente los vehículos eléctricos requieren menos mantenimiento que los vehículos convencionales. Aunque tiene menos piezas móviles, todavía requieren un mantenimiento regular. En el caso del Tesla, también es de ahí. Como vehículos eléctricos, incluso es poco frecuente que se reemplacen los frenos gracias a que estos incorporan su sistema regenerativo con los que devuelven energía a la batería, lo que reduce considerablemente el desgaste de los frenos.

Mantenimiento Tesla Model 3

Sin embargo, la marca responde que a veces daremos con un tipo de mantenimiento menor. Esto será para optimizar el rendimiento, la fiabilidad, la durabilidad y la seguridad.

  • Filtro de aire de cabina. El Tesla Model 3 está Tesla está equipado con un filtro de aire que evita que el polen, la polución industrial, el polvo de la carretera y otras partículas para que no penetren a través de los conductos de ventilación. Para ello, es razonable sustituir el filtro del aire de la cabina cada dos años.
  • Neumáticos. Tesla recomienda la rotación de sus neumáticos cada 10.000 km o si la diferencia de profundidad del dibujo es 1,5 mm o superior, lo que se cumpla primero. Aquí, un estilo de conducción agresivo puede provocar un desgaste prematuro de los neumáticos y puede suponer que sea necesario realizar mantenimientos de los neumáticos con más frecuencia.
  • Cuidados de invierno. Para los casos de bajas temperaturas y temporadas de invierno, es preciso también que se limpie y lubrique las pinzas de freno cada 12 meses o 20.000 km, sobre todo en aquellos que se encuentren en regiones de climas fríos.

Garantía

Por norma general, la garantía de cualquier coche cubre cierto tipo de problemas durante un número determinado de años. Dependiendo de cada modelo, es factible encontrarnos con que esa seguridad que se desprende va en función de unos años concretos. Para los Tesla, suelen estar cubiertos por dos tipos de garantías. Una, que cubre el vehículo completo, y que en el Model 3 será igual que en el Model S y X, de 4 años u 80.000 km (lo que suceda antes). La otra cubrirá la unidad de tracción y batería, varía en función de la versión. En ambos casos lo hará por hasta 4 años.

Como hemos visto en cuanto a su mantenimiento, es verdad que pueden conllevar otros problemas mecánicos al equipar un esquema completamente distinto. Pero al prescindir de muchos de los elementos que se mantienen en un coche tradicional, se reducen así las posibilidades de avería.

¡Sé el primero en comentar!