Mitsubishi i-MiEV: un utilitario sencillo para la ciudad

El Mitsubishi i-MiEV fue el primer vehículo eléctrico que la firma nipona fabricó en serie. Se presentó en 2009 y, pese a que se espera que llegue a su fin próximamente, este 2021 ha llegado con la evolución de su primera generación. A grandes rasgos no hay diferencias muy importantes, sobre todo mecánicas o estéticas, pero sí se da lugar como una opción totalmente recomendada para los recién llegados a la variante 100% eléctrica. Conocemos su ficha técnica.

Entre los vehículos que nos podemos encontrar hacia la movilidad eléctrica de un modo más asequible y económico, aunque sacrificando un rendimiento mayor, se encuentran los coches como el Mitsubishi i-MiEV. Nacido en 2009 dentro de la conocida como primera generación de este tipo de vehículos, este 2021 ha cumplido 12 años, y quizás el último de su vida.

Esto es porque la marca parece decidida a acabar con él una vez pasen los meses con la versión actual. De este modo, y dándose como el primer 100% eléctrico de la casa japonesa, tenemos con él un compacto, utilitario y urbano que se hace tener en cuenta como uno de los principales valedores de los coches menos prestaciones.

Eso sí; no por ser un coche de poco rendimiento o de potencias significativamente bajas en comparación con otros del mercado -incluso de la misma Mitsubishi- va a ser un coche malo, ni muchos. Es un vehículo que, tal y como fue su lanzamiento hace más de una década, se dirige hacia un público más sencillo, conductores menos exigentes y usuarios que busquen la comodidad y el precio como principales distintivos.

Si ese es nuestro caso, debemos decir que este es eléctrico totalmente aconsejable para ello. Es más; se presenta como una de las soluciones más baratas que podemos encontrarnos en el mercado actual, también porque su competencia es bastante pequeña y sus características, como la autonomía, no es excesivamente boyante. Con un precio que no supera los 25.000 euros, tiene como rivales al Volkswagen e-Up! y al Peugeot iOn.

  • Tipo: 100% eléctrico
  • Año de fabricación: 2021
  • Precio: 24.900 euros
  • Capacidad: 4 plazas
  • Potencia: 49 kWh
  • Autonomía: 150 km
  • Aceleración: 15,9 segundos/100km/h

Diseño

La familia eléctrica de Mitsubishi, ya sea 100% electrificada como híbrida o híbrida enchufable, se ha presentado siempre como una opción muy singular. En ella podemos encontrarnos diferentes modelos con una autonomía y potencia muy elevadas mientras que otros destacan en otras facetas más alejadas.

Es lo que viene a decirnos este i-MiEV de la casa japonesa. Un utilitario que, pese a haber pasado más de una década desde su primer lanzamiento y creación, ahora ha vuelto a nuestras calles con una silueta similar, la cual tampoco hace perder su gran rasgo que lo diferencia del resto: su forma ovalada y su figura más pequeña de lo normal.

Como tal, su diseño se rige en su totalidad por enmarcar unas dimensiones reducidas, de apenas 2,47 metros de largo, 1,47 metros de ancho y 1,61 metros de alto. Su peculiar diseño delata su configuración: motor trasero, propulsión trasera. De primeras, lo que más llama la atención es que contamos con líneas bastante pronunciadas y de gran sintonía con el resto del coche.

Con pequeños esbozos y miradas a los iON de Peugeot, o incluso al Mii eléctrico de Seat, este de la firma nipona se ve también con una imagen que se muestra actual tal y como ha venido sucediendo en la primera versión, la de 2009. Sin demasiadas florituras o cambios estéticos generales, es un vehículo que gracias a su compacto tamaño permite una movilidad por la ciudad muy importante.

Versiones

Como hemos visto, si ponemos los dos modelos frente a frente en una comparativa visual, la versión de 2021 apenas nota cambios sustanciales si lo medimos con su antecesor. Y no por nada malo, sino porque se ha visto más como una actualización que una renovación o una innovación por parte de Mitsubishi.

Exterior Mitsubishi i-MiEV 2021

A grandes miras, la de 2009-2010 resalta por tener unas líneas agradables que lo hacen muy representativo para toda la gama de urbanos compactos. De hecho, es en eso en lo que se ha basado el de 2021. El primero, que cuenta con un motor eléctrico que entrega 50 kW (64 CV) y que se encarga de mover las ruedas a través de un diferencial, funciona gracias a la energía de las baterías de iones de litio.

En el caso del segundo, apenas encontramos muchas diferencias. Ni estéticas ni a nivel de motorizaciones. En lo que se refiere a sus prestaciones, este de 2021 lo hace integrando un único motor eléctrico que otorga 49 kW (64 CV), por lo que tampoco es un punto clave y significativo.

Motor y baterías

Si hablamos de lo que a muchos les interesa en un vehículo de estas características, tenemos que decir que, obviamente, se encuentra muy lejos del rendimiento, cifras y prestaciones de otros modelos urbanos que pueden ser similares, incluso por un precio cercano (el Peugeot e-208, sin ir más lejos).

En esas, lo que nos encontramos es un Mitsubishi i-MiEV que cuenta con una gran distancia entre ejes, heredada del diseño de motor trasero central del microcoche i. Esto, al mismo tiempo, lo que hace es dejar espacio para instalar una batería de iones de litio de gran capacidad debajo del suelo y colocar la unidad de potencia debajo del compartimento para el equipaje.

Todo ello le garantiza buena autonomía sin restar espacio a los asientos ni al equipaje. 100 % eléctrico, cero emisiones de CO2 en tiempo de conducción, y tan silencioso como ágil y cómodo, su motor cifra potencias de 49 kW (el equivalente a 64 CV). En el caso de las baterías, estas se recargan conectándolas a la red eléctrica.

Se puede hacer también una recarga parcial mediante un sistema de autorecarga que se pone en marcha cuando el vehículo está circulando. Las baterías son de iones de litio al óxido de manganeso, de 14,5 kWh de capacidad, y que está compuesta de 80 células en serie.

Consumo

Eso sí, no todo es corto en este Mitsubishi i-MiEV. Uno de los grandes incentivos, y de los que más se destaca de este pequeño urbano japonés, es su consumo. O mejor dicho; su escaso consumo. Y es que, con todo, es un coche eficiente, equipa las últimas tecnologías empleadas por la marca de Tokio y su interior es confortable y práctico, con espacio para cuatro adultos.

Consumo Mitsubishi i-MiEV 2021

Además, los 210 Nm de par motor se ofrecen directamente en cuanto se pisa el acelerador, lo que significa que es un coche que acelera más rápido que muchos modelos de combustión. De ahí que tengamos también un 100% eléctrico con un consumo bastante satisfactorio, sobre todo de acuerdo a sus potencias y a la eficiencia de sus baterías, como hemos visto.

En este sentido, es importante matizar que es un vehículo que se coloca bastante por debajo de sus rivales directos. Lo hace manteniendo unos niveles de consumo de energía que no superan los 7,7 kwh/100 km. De todas formas, tal y como indica la marca, es posible contenerlo y bajar un poco esos registros, hasta, incluso, los 7 kwh bajos a los 100 kilómetros.

En su medida comparativa frente a otros modelos y marcas, lo cierto es que su eficiencia resulta de lo más provechoso, si no lo que más. Se sitúa por debajo y con números mejores que el e-Up de Volkswagen, el Mii de Seat o, incluso, el 500e de Fiat, que también cifra números importantes. Todos los hacen en la barrera de los 11 y 10 kwh, mientras que este no llega a los 8.

Interior y acabados

Recordando que en realidad el i-MiEV proviene del Mitsubishi i que salió años atrás al mercado, aunque con la principal diferencia de que el «i» era un coche de gasolina y este uno eléctrico. El interior es simple, con un velocímetro digital y un cuentarrevoluciones analógico alrededor suyo que compacta todo el cuadro de mandos.

Interior Mitsubishi i-MiEV 2021

Lo que deja también espacio para el resto de la información importante para el conductor. Se observan muchos botones redondos en todo el habitáculo. De una habitabilidad sencilla y simple, este coche cuenta de serie con un ordenador de a bordo, pero está disponible una pantalla táctil con sistema de navegación como elemento extra.

El espacio es tan justo como sugiere el tamaño de un coche urbano habitual, teniendo el hueco necesario para que viajen unas cuatro personas. También hay que recordar que es un coche pensado mucho más para la ciudad que para sacarlo a carretera.

En general no destaca tampoco en la calidad de los materiales utilizados en el habitáculo. Con todo, El i-MiEV de Mitsubishi cuenta con un maletero de 235 litros, algo que puede sorprender, ya que uno se esperaría los mismos 166 litros de sus parientes de Citroën y Peugeot.

Equipamiento

Como hemos visto, y en comparación con el primero de 2009, el modelo actual ha crecido de manera sutil en sus cotas tanto de exterior o de interior, siendo ahora las mismas que las del Citroën C-Zero o las del Peugeot iOn. Lo vemos con un único sistema de equipamiento, quizá lo que menos gusta del interior.

Multimedia

Así, de serie, y a niveles tremendamente básicos, solo contamos con los mandos de la radio y del aire acondicionado, los cuales se reparten por toda la altura de la consola central, algo abultada y que termina en una palanca de un cambio de marchas automático.

Otro aspecto importante es que este tampoco lleva rueda de repuesto, sino un kit antipinchazos bajo el asiento trasero derecho. Bajo el capó delantero, el lugar habitual del motor, están el limpiaparabrisas, la batería auxiliar de 12V, una caja de fusibles y los sistemas eléctricos de la calefacción y el aire acondicionado. El guarnecido del portón del maletero está fabricado de Green Plastic, un plástico que se obtiene de fibras de bambú.

Para que nos hagamos una idea, presenta el mismo equipamiento de serie que el Citroën C-Zero y el Peugeot iOn: seis airbags, control de estabilidad, faros antiniebla, aire acondicionado, equipo de sonido, elevalunas eléctricos en todas las plazas y llantas de aleación de 15 pulgadas, entre otros elementos.

Extras

Los extras tampoco son algo demasiado novedosos si lo reflejamos ante otros compactos. Incluso, podemos decir que el eléctrico 2021 es de los pocos vehículos de la marca de Mitsubishi que no ofrece ni elementos de equipamiento ni extras muy llamativas, ni mucho menos.

Así, y a distancia de otros modelos de la firma, solo ofrece un único añadido que podemos incluir en conjunto con cualquiera de los iniciales equipamientos, desde el de serie hasta el más alto. Este es el que destaca el que podría denominarse como Style C. El cual, además de todo lo que lleva las anteriores versiones, lo hace equipando un color exclusivo de carrocería Rojo Coral con techo negro, luz ambiente LED en el habitáculo y tapicería exclusiva de tela y cuero con costuras en azul.

En lo que sí se centra muy bien es en todos los sistemas de seguridad, como es el sistema de seguridad pasiva. Este se trata de todos aquellos elementos que contribuyen a proporcionar una mayor eficacia y estabilidad al vehículo en marcha y, en la medida de lo posible, evitar un accidente.

Mantenimiento

En cuanto al mantenimiento, es propio recalcar que, por lo general va a ser un coche mucho más fiable que uno tradicional. Sí, es cierto que seguirá requiriendo de ciertos niveles de mantenimiento y revisión, pero muchos menos que los haremos habitualmente en los convencionales. Con todo, Mitsubishi explica que para su i-MiEV se tendrán que revisar una lista de puntos vitales.

Frontal

Estos suelen ser los neumáticos, los frenos, las luces, la suspensión, los sistemas eléctricos, la batería, la carrocería o los limpiaparabrisas para asegurarnos de que esté listo para cualquier viaje. En las operaciones de mantenimiento periódico, la firma se asegura de que el funcionamiento es óptimo, maximizando la fiabilidad del coche.

En las operaciones de mantenimiento general se comprueban todas las funciones vitales, así como miden todos los niveles de fluidos. Por esto, la firma recomienda mandarlo a revisión cada 10.000 kilómetros para comprobar los diferentes niveles de neumáticos, filtros del habitáculo, escobillas, líquido de frenos.

Garantías

Aunque hayamos visto que el mantenimiento de estos coches es bastante inferior a uno convencional, también es cierto que pueden presentarse algunos desperfectos, bien a la hora de conducir, en la mecánica… por eso la marca también ofrece un sistema de garantías que hará porque estemos más que tranquilos a la hora de su uso.

Con ellas estaremos totalmente cubiertos durante largos periodos. Tanto para problemas que puedan surgir de fábrica, sobre fiabilidad, retoques estéticos, pinturas descoloridas… En este sentido, la firma japonesa amplia el tiempo garantizado por ley y lo aumenta hasta los cinco años, como en cualquiera de los Mitsubishi nuevos (térmicos, eléctricos, híbridos o híbridos enchufables).

Esta entrará en vigor tras la fecha de inicio de la garantía que figura en el Libro de Servicio Paneuropeo que se te entrega con el coche.
A su vez, guardan también cobijo para el conjunto de baterías, las cuales tienen una garantía de 8 años o 160.000 km (solo por perdida de capacidad).