Mercedes EQC, un SUV eléctrico con máximas prestaciones

Uno de los coches que más están llamando la atención del mercado de los coches eléctricos es el Mercedes EQC. Un modelo de la casa alemana que ha ido despertando el interés de los más curiosos y de los más enamoradizos por la mecánica 100% eléctrica que usa este concepto tan novedoso en tantos frentes. Más allá de su elevada potencia y autonomía, destacan otras grandes características que lo hacen ser toda una sensación. Conocemos su ficha técnica.

Desde su lanzamiento en 2019, este Mercedes EQC ha sorprendido a propios y a extraños, y lo cierto es que no es para menos. Estamos ante un coche totalmente eléctrico, y que se presta entre los grandes del mercado actual. Encontrándose en la categoría Premium de los que pueden ser hoy estos vehículos electrificados, es un vehículo que gana enteros en todas sus facetas.

Hablamos de él como un SUV del que su fabricación ha sido destinada a la planta alemana de Bremen, donde también se ensamblan los Mercedes Clase C y GLC, aunque también se fabricará en China. Al ensamblarse en la misma línea de montaje que el GLC, comparte con él algunas características, como la distancia entre ejes, y algunas soluciones mecánicas.

Con él se estrena un nuevo lenguaje de diseño que mantiene elementos característicos de la compañía, como los contrastes cromáticos y la parrilla (aunque ya no es necesaria), pero añade elementos que buscan dar identidad y un sello distintivo a esta nueva familia de coches eléctricos.

En esas, se observa un coche de alta gama del que se ve realmente bien por detalles tan precisos como su línea refinada, tanto exterior como en todo su interior, sus grandes dotes a la hora de conducirlo, su imponente motor (este de 2019 ofrece 308 kw, algo más de 400 CV). También destaca su gran batería con la que se permitirá hacer viajes de buen recorrido, la cual hace otorgar una autonomía de más de 450 kilómetros. Ante esto, el Mercedes EQC eléctrico tiene varios rivales directos, como son el Tesla Model X, el Jaguar i-Pace o el Audi e-tron.

  • Tipo: 100% eléctrico
  • Año de fabricación: 2019
  • Precio: 70.000 euros
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 308 kWh
  • Autonomía: 450 km
  • Aceleración: 5,1 segundos/100km/h

Diseño

Lo primero en lo que suelen destacar este tipo de coches SUV, los cuales se están haciendo con un sitio cada más providente entre los diferentes modelos, marcas y fabricantes, es que tienen una estética bastante similar entre los mismos. Sin embargo, este Mercedes EQC ha querido dar un vistazo todavía más particular con un enfoque más personal, marca de la casa.

Al mismo tiempo, se puede clasificar también como un todoterreno crossover. Es la distribución extendida de la línea del techo y la ventana con una cintura baja, y el hueco del techo en forma de coupé, lo que lo colocan visualmente entre un SUV y un SUV coupé.

Una característica sorprendente en la parte delantera es la gran superficie del panel negro que encierra los faros y la parrilla. Por primera vez, el panel negro está bordeado en la parte superior por una fibra óptica como un vínculo visual entre las lámparas de conducción diurna tipo antorcha como característica típica de Mercedes-Benz. Por la noche, esto crea una franja de luz horizontal casi ininterrumpida.

Se caracteriza, por su parte, por incluir diseños propios de la submarca EQ, como es la mencionada gran parrilla y la firma lumínica que abarca todo el ancho de vehículo. Incorpora también unas llantas con acabado bicolor de aleación ligera y diseño aerodinámico, disponibles de 19 a 21 pulgadas. Unas líneas elegantes, definitorias y con mucha personalidad.

Versiones

Aunque este que estamos desgranando es un modelo que nación en 2019, también contamos con ciertas variantes que muestran la gran alternativa en lo que se refiere al vehículo que nos atañe. Por tanto, damos con importantes rasgos que afectan tanto diseño, al equipamiento y a la gama de motores. Una restauración casi por completo que, por cierto, le ha venido muy bien.

Mercedes EQC 2019 eléctrico exterior

Así, el SUV de la marca alemana ofrece otras versiones anteriores de entre 109 y 381 CV. Vendría a ser como la evolución principal de la gama GLA 220 4Matic, que había entrado anteriormente, esta vez con mecánicas híbridas e híbridas enchufables. De igual forma, todas las versiones gozan de un coeficiente aerodinámico de buenos niveles.

Para el que tiene que ver con nuestro protagonista, este Mercedes EQC ha pasado por una serie de actualizaciones mejorando aún más el modelo. Así, tenemos un EQC que cuenta con una potencia combinada de 300 kW (408 CV), siendo curiosamente el motor trasero el más potente con 162 kW (220 CV), mientras que el delantero es de 148 kW (201 CV).

Motor y baterías

Uno de los aspectos más curiosos que tienen que ver con este Mercedes EQC tiene que ver con su motor. Porque, al igual que ya lo van haciendo modelos más potentes, desde la firma de la estrella han decidido sacar toda su artillería para montar así no uno sino dos motores eléctricos, uno en el eje delantero y otro en el trasero.

Esto, por su parte, es lo que le hace convertirse en un SUV con tracción integral. De este modo, y según explica la propia marca, el motor eléctrico del eje delantero «está optimizado para alcanzar una máxima eficiencia en la gama de carga baja o media», mientras que el motor trasero «determina el dinamismo de la conducción».

El sistema también permite que, para lograr una mayor eficiencia, al conducir con carga baja se utilice solamente el motor eléctrico del eje delantero. Juntos permiten una potencia máxima de 300 kW, el equivalente a 408 CV. pero gracias a las bondades de la electricidad, el par máximo de ambos motores eléctricos trabajando en conjunto es de unos impresionantes 765 Nm.

En cuanto a sus baterías, este equipa un conjunto de iones de litio, las cuales suministra hasta 80 kWh de energía. En combinación con los clásicos modos de conducción y otra serie de medidas en pro de la eficiencia, la autonomía del Mercedes EQC permite recorrer más de 450 kilómetros, como menciona la firma. Otro punto importante al respecto es la mejora en la recarga, la cual puede realizarse a 110 kW, cargando hasta el 70% en tan solo 40 minutos (su versión anterior necesitaba hasta 11 horas para alcanzar la carga completa).

Consumo

Como hemos visto, al contar con un motor bastante prestacional y unas baterías lo suficientemente altas para un SUV de tales dimensiones su motor eléctrico alcanza una potencia máxima de 300 kW a rpm y par máximo de 765 Nm. Se trata en consecuencia de una mecánica con una potencia que se distingue de su versión hermana.

Consumo Mercedes EQC eléctrico

Sin embargo, es verdad que todos los coches pueden transmitir emociones de muy distinta índole, incluso un vehículo eléctrico como el Mercedes EQC 2019. Con todo, es un coche que favorece, especialmente, a los que tratan la conducción de una manera más suave.

De esta manera, ofrece una eficiencia sorprendente para un vehículo de este tipo: 16,6 kWh/100 km (6,02 km/kWh), lo que se traduce en un gasto de solo 6,76 euros. Con este consumo medio, el EQC puede cubrir casi 480 kilómetros con una recarga de la batería, cuya capacidad asciende a 80 kWh.

Si lo presentamos en una comparativa de consumo entre otros modelos, este ofrece un resultado óptimo, de los más eficientes. Por delante solo se encuentra el Hyundai Kona eléctrico con 12,0 kWh/100 km, mientras que por detrás están el Jaguar I-Pace, con 18,8 kWh/100 km, y el Audi e-tron 55 quattro, con 19,0.

Interior y acabados

Y si te ha sorprendido de él aspectos como su diseño exterior, espera a comprobar cómo es su interior, probablemente de los coches con más presencia de todos los que hemos ido descubriendo. En él nos encontraremos un espacio de alta calidad, también pionero en un electro-look vanguardista.

Desataca ampliamente su panel de instrumentos, que está diseñado como una cabina orientada al conductor. Además, y como otro de los aspectos más resultones de la cabina es el diseño de alta tecnología donde se alojan las salidas de aire planas con rejillas de colores rosados ​​y dorados en forma de llave.

Interior Mercedes EQC eléctrico

El sistema de navegación también está optimizado para el nuevo EQC, mostrando el posible alcance dependiendo de los programas de conducción. Otros parámetros como la corriente de carga o la hora de salida también pueden especificarse a través del sistema MBUX. Este es un sistema multimedia que se complementa con numerosos contenidos específicos de los modelos EQ. Entre otros, la visualización de autonomía, el estado de carga de las baterías o el flujo de energía durante la conducción.

Por si fuera poco, la sensación de relajación que ofrece este Mercedes es única y surge como resultado de varios elementos bien ideados y trabajados. Nos referimos a una fantástica insonorización que completa, al mismo tiempo, con su capacidad de absorción de las irregularidades y a la ionización del aire interior. En lo que respecta al maletero, tiene una capacidad de 500 litros, que se transforman en un cajón de carga óptimo. Mientras, on los respaldos de las plazas posteriores abatidos, el volumen de carga disponible crece hasta los 1.460 litros.

Equipamiento

Como es normal en la marca de Stuttgart, el vehículo incluye dos amplios equipamientos. En él destaca la Premium, con su tapicería uno de los aspectos más favorables del mismo. Por su parte, si así lo deseamos, podemos optar por un tapizado de cuero, al más puro estilo AMG, la división más deportiva. Será ahí donde el habitáculo resulta aún más llamativo.

Multimedia

Con ella podremos disfrutar de la conducción en su expresión más confortable. Se tratan de dos paquetes de tapizado que añade un acabado de elegancia a los equipos de la línea. Mientras, si elegimos el segundo paquete (el más caro) contaremos con asientos en cuero bicolor y las costuras de adorno en el tablero de instrumentos.

En su equipamiento de serie contaremos también con llantas de aleación, inserciones de fibra de carbono y control de velocidad de crucero adaptativo. Todo, además, de otras que en completo conjunto pueden elevar el precio del vehículo hasta rozar los 80.000 euros.

De serie incorpora el asistente de puntos ciegos que avisa al conductor de la presencia de otros usuarios en la vía. Cuando el coche está parado, se activa una señal luminosa en los retrovisores a modo de alerta. Mientras que cuando se encuentre en circulación, puede intervenir y accionar automáticamente los frenos para evitar el impacto.

Extras

En lo que tiene que ver con los extras, con este Mercedes EQC podemos optar, si lo preferimos, con los dos anteriores mencionados, el Premium y el AMG. En ambos casos se presenta con un novedoso apartado lumínico en el que la iluminación LED High Performance hace su acto de presencia. Con ella alumbraremos de manera aportando seguridad en nuestros desplazamientos.

A su vez, y quizá como punto muy bien relacionado es que este coche de la casa alemana permite integrar, por separado, dispositivos como la radio digital DAB, además del también el asistente interior MBUX, esta vez por uno más avanzado del que dispone de serie. Este es el que equipa desde el primer momento el Android Auto y Apple Car.

Mantenimiento

El coche eléctrico es un automóvil mucho más simple que el coche de combustión. Un motor de combustión interna tiene cientos de piezas que se mueven de forma coordinada y están sometidas a desgaste y a altas temperaturas. Y en cada uno de los sistemas y subsistemas que incorpora dicho motor. De ahí que coches como el EQC sean coches muy fiables.

Frontal

La mayoría de las piezas con las que cuenta el sistema de tracción de un coche eléctrico no están sujetas a desgaste ni a altas temperaturas, por lo que su mantenimiento es mucho más sencillo o directamente, no existe. No cuenta, tampoco, con piezas como el embrague, la caja de cambios, la correa de distribución, por citar algunas de los más habituales. No obstante, su mantenimiento y cuidados sigue cobrando importancia.

Estas se dirigen hacia elementos como el cuidado del sistema de frenado. En el caso del EQC, la marca nos indica que procedamos a la revisión del líquido de frenos cada 34.000 km. o si han transcurrido dos años. También las baterías. La casa alemana nos dice aquí que puede llegar a durar entre 8 y 10 años. En líneas generales, Mercedes dice que el primer mantenimiento debe realizarse a los dos años o 30.000 km.

Garantías

Pasando ya a las garantías que nos ofrecen desde Mercedes, lo que vemos son las grandes ventajas que contamos. Por ejemplo, entre varias, la indemnización por avería en la batería varía en función al kilometraje recorrido. Así, si el coche ha recorrido entre 100.000 y 125.000 kilómetros el pago es del 50% del valor de la batería. Si el recorrido es de entre 125.001 y 150.000 kilómetros el pago es del 33% del valor de la batería.

Asimismo, y en líneas generales, Mercedes ofrece una garantía contractual de dos años de validez con cobertura en toda Europa para los turismos nuevos. La cobertura comienza el día de la entrega del vehículo o en la fecha de matriculación (si es anterior) y no tiene limitación por kilometraje. Adicionalmente, si cambiamos los neumáticos en uno de los talleres de la marca, obtendremos un seguro gratuito contra pinchazos, roturas, deformaciones o reventones.

¡Sé el primero en comentar!