Hyundai Ioniq eléctrico: el mejor de la clase con más autonomía

Si hay una marca que destaca dentro de la ramificación electrificada esa es Hyundai, y clara prueba de ello lo tenemos con modelos tan presentes como el Ioniq eléctrico. Un 100% que se distingue como el vehículo estrella de la casa surcoreana, el cual se presta para ser de los más prestacionales, sino el mejor de su gama. Todo es por la gran apuesta que hizo la marca hace unos años, tanto por los eléctricos, como por los híbridos como híbridos enchufables. Conocemos su ficha técnica.

Respondiendo muy bien a los intereses de los usuarios que están buscando nuevas ideas y conceptos para embarcarse de lleno en la movilidad electrificada, Hyundai presentó en 2019 su familia Ioniq. Esta era una variante en conjunto de la que nacieron sus tres primeros coches de nueva generación. Tanto el Plug-In híbrido enchufable, como el híbrido convencional, como por supuesto el puramente eléctrico.

Los tres fueron el paso más claro de la marca por adentrarse en este tipo de automóviles, los cuales, desde el principio, se han tenido muy bien en cuenta para todos los usuarios y conductores. Y en el caso del Ioniq eléctrico, Hyundai ha sacado todo y el mayor partido que podemos tener.

Ya no solo por sus grandes potencias y buenas prestaciones mecánicas, que también, sino porque se conforma enteramente como un coche más propio del futuro, ya en el presente. Aspectos como sus nuevas líneas, más finas y mimadas al detalle, su parrilla moderna, o su zaga completamente renovada dan pie a ello.

En este sentido, contamos con un modelo que tiene todas las vistas para ejercer como uno de los protagonistas de cualquier mercado. De hecho, en España, dentro de la variante, se postula habitualmente entre los cinco más vendidos, siendo Francia e Italia donde mejor están colocados. Este, en su caso, presenta un motor que entrega 101 kW (136 CV) y autonomías cercanas a los 380 kilómetros. Sus rivales directos son los Kia EV6, Volkswagen ID-3 e ID.4 y el Opel Ampera.

  • Tipo: 100% eléctrico
  • Año de fabricación: 2019
  • Precio: 30.000 euros
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 101 kWh
  • Autonomía: 311 km
  • Aceleración: 9,7 segundos/100km/h

Diseño

Entre los aspectos que mejor se ven es que los tres coches con motorización electrificada presenten un diseño similar. Y eso, en este, se ve claramente. Tanto es así que, de no ser por la parrilla central frontal, cada uno no recoge líneas del otro. Con todo, tenemos una gama Hyundai Ioniq eléctrico que luce una estética bonita, de silueta atractiva, y lo que es mejor: con un aspecto renovado por donde se mire.

Una de sus principales mejoras se ven en un sistema de faros Full LED que presumen de una nueva firma lumínica -como los pilotos- que consiguen que sea reconocible a distancia. También las diurnas, que, por supuesto, están formadas por diodos luminiscentes. Además, la paleta de colores se ve ampliada con cuatro nuevas opciones, que se suman a las cinco ya existentes.

Es ese punto estético el que nos hacen apreciar unos paragolpes rediseñados, la parrilla frontal en cascada con rasgos similares al i30, Tucson y Santa Fe. Con este Ioniq Plug-in de Hyundai no solo ha creado un coche aerodinámico, sino uno de diseño pasional que, según la propia marca, se ve reflejado en la experiencia de conducción. Con medidas de 4,4 metros de largo, 1,8 metros de ancho y 1,4 metros de alto, entra en la gama de los compactos.

Versiones

Si lo miramos desde el lado de las versiones, tenemos que decir que este Hyundai Ioniq eléctrico es único. Y no por nada, sino porque entre todas las características, diseño y potencias que nos podemos encontrar entre las tres gamas (EV, HEV y PHEV) tenemos particularidades muy similares.

Exterior Hyundai Ioniq eléctrico 2019

Por ejemplo, el diseño, casi idéntico en las tres versiones; la única diferencia en el eléctrico es que en este la parrilla ha sido sustituida por una cubierta de plástico de color plateado. También son específicas las llantas y el borde inferior del paragolpes que en el EV es naranja y en las otras dos versiones, azul.

Las medidas también son las mismas: 4.470 milímetros de largo, 1.820 mm de ancho y 1.450 mm de alto. También es único el número de puertas: solo está disponible en carrocería de cinco. En lo que es el modelo que nos atañe, este se presentó entonces como la alternativa al SUV Kona, también eléctrico, pero en versión como turismo compacto.

Al igual que el todocamino, se presentó con diferentes configuraciones mecánicas. La que nos atañe es totalmente eléctrica lo que supone compartir algunas cotas compartidas con sus hermanos, aún dependientes de los combustibles fósiles, pero otras diferentes por ser un coche cuyo propulsor y batería condicionan la arquitectura misma del vehículo. Tiene una potencia que entrega 101 kW (136 CV).

Motor y baterías

Hablando de las que son las buenas prestaciones de este coche de la marca surcoreana, contamos con potencias y mecánicas muy eficientes, probablemente de los mejores del mercado. No porque entregue unas cifras excesivamente altas (la propia Hyundai tiene coches con potencias más altas), sino porque su autonomía y baterías lo hacen ser de los más considerados y muy recomendados.

En concreto, este lo hace con unas baterías de polímero de iones de litio, que pasaron de 28 kWh (en su primera versión) a casi 39 kWh. Así, homologa una autonomía de 311 km naturales, 325 homologados. En lo referido a su motor, este equipa un propulsor de 101 kW (el equivalente a 136 CV). El par motor no varía, y se mantiene en los 295 Nm. Un plus de potencia suficiente para que el Ioniq baje ahora de los 10 segundos en el 0 a 100 km/h (9,7 segundos).

Junto a esta mejora en las baterías y el motor también encontramos progresos en el sistema de carga con un nuevo cargador integrado de 7,2 kW que reemplaza al anterior de 6,6 kW. Haciendo uso de un punto de carga rápida de 100 kW en solo 54 minutos tendremos el 80% del coche cargado.

Consumo

Uno de los grandes méritos de Hyundai con este Ioniq eléctrico que tanto ha llamado la atención de los usuarios para ser el coche hecho a su medida tiene que ver con su consumo. Aquí, bien vale destacar este aspecto, puesto que actualmente es el coche que tiene el menor consumo de toda la especificación, ganando la batalla ampliamente a otros de su clase.

Consumo Hyundai Ioniq eléctrico 2019

Tanto es así que este tiene unas mediciones de entre 11,4 y 12,6 kWh/100km, aproximadamente, y si se opta por una conducción más suave, todavía conseguiremos unos números todavía mejores. Además, y a poco que se aproveche la frenada regenerativa, será posible acercarse a valores reales de autonomía cercanos a los que anuncia el fabricante: 380 kilómetros.

Interior y acabados

Un coche con una tecnología propulsora tan novedosa debería contar con un diseño sofisticado. Y así es. Sobre todo, después de esta actualización, que incluye, en medio del salpicadero, una nueva pantalla de 10,2 pulgadas desde el que se controla en sistema de infoentretenimiento, la navegación y que también incluye la cámara de visión trasera.

Interior Hyundai Ioniq eléctrico 2019

Al mismo tiempo, cuenta con unos accesos rápidos bajo ella, pero sin botones físicos que nos facilitarían la tarea. Se conserva, eso sí, la clásica (pero eficaz) ruleta del volumen. Dada la ubicación de, principalmente, el motor y la batería, el espacio interior se aprovecha mejor sobre todo para los pies y en las plazas posteriores donde se gana mayor libertad de movimiento.

Como turismo compacto, el interior de este se presta como un coche confortable para cuatro ocupantes, aunque homologa cinco con una plaza central entre las posiciones traseras. Eso hace que, tanto el conductor, como el copiloto y los pasajeros traseros tengan una habitabilidad más que buena en todo momento.

Equipamiento

Para el equipamiento, Hyundai nos presenta una serie de niveles que hará porque la experiencia de uso sea todavía mejor. En primer lugar, lo que vemos es que este incorpora -de serie- el nuevo multimedia BlueLink. Ahí se ve que, al igual que la versión PHEV, la palanca de cambios se sustituye por una botonera.

Aquí encontramos tres tipos: la Klass, la Tecno y la Style. Al respecto, todas las versiones cuentan con elementos de serie como siete airbags, climatizador bizona, cámara trasera, sistema de frenada autónoma de emergencia o control de crucero adaptativo. Pero hay más, dependiendo de cada equipo que le queramos otorgar.

Multimedia

Primero está la Style, la más básica. En ella se centran aspectos como los pedales deportivos de aluminio, asiento del conductor con reglajes eléctricos y memorias de posición, asientos delanteros calefactados y ventilados, su tapicería de cuero, techo solar, volante calefactable y sensor de aparcamiento delantero.

En segundo lugar está la Klass, quien añade las llantas de aleación de 15 pulgadas, la rejilla frontal con aerodinámica activa, manetas exteriores del color de la carrocería, faros halógenos, volante multifunción y pomo revestido de cuero, una instrumentación con pantalla de 4,2 pulgadas, el asiento del conductor con ajuste lumbar y el equipo de audio con pantalla táctil, Bluetooth, radio digital y seis altavoces.

La Tecno es la más alta y la que más elementos incluye. Entre ellos, unas llantas de aleación de 17 pulgadas, una línea de cintura cromada, faros de xenón, faros traseros de LED, retrovisores plegables eléctricos y un retrovisor interior electrocrómico, así como el arranque por botón y acceso manos libres. Se le agrega además el sensor de lluvia, una instrumentación con pantalla de 7 pulgadas y el sistema multimedia con navegador.

Extras

En lo que tiene que ver con sus extras, lo cierto es que no es que agregue demasiados elementos más, más allá de algunas pequeñas novedades tecnológicas. Estas son las de conducción como la frenada autónoma de emergencia, detección del nivel de atención al volante o sistema para el mantenimiento de carril.

De igual manera que su versión híbrida e híbrida enchufable, este estrena una función de conducción con un solo pedal, un nuevo modo ECO+ y un sistema capaz de detectar áreas de circulación de bajas emisiones para funcionar en el modo de conducción más adecuado.

Mantenimiento

Uno de los apartados mecánicos que más llama la atención entre un coche diésel, de gasolina o uno eléctrico son los neumáticos. Debido a que los coches eléctricos ofrecen todo el par desde parado y entregan la potencia de golpe, los neumáticos tienen un desgaste mayor.

Frontal

Esto significa que habrá que sustituirlos antes y, por tanto, tendremos que invertir algo más en las ruedas durante la vida útil del coche eléctrico. Por el contrario, el desgaste en las pastillas de freno es menor en comparación con los coches de combustión, ya que los eléctricos utilizan la frenada regenerativa, mediante la cual, el motor recupera algo de energía que, posteriormente, almacena en las baterías.

Además, esto se traduce en que el esfuerzo que hay que realizar sobre el pedal de freno es menor, ya que la retención es mayor en este tipo de vehículos. Sin embargo, el líquido de frenos es como en los coches de combustión: se revisa de la misma forma y habría que cambiarlo cada dos años. Eso sí; habrá que prestar mucha atención a sus baterías, elemento principal del funcionamiento de estos vehículos.

En este sentido, la marca surcoreana dice que, con el paso de los años, será necesario hacer una diagnosis para comprobar el estado de las derivaciones de los cables de alta tensión. Con ella podemos conocer cuál es el estado de cada celda que forma la batería o si el aislante de los cables se está deteriorando. Con todo, la firma recomienda pasarlo a revisión cada 10.000 km.

Garantías

Cuando compramos un coche nuevo el fabricante está obligado por ley a ofrecer dos años de garantía. Desde la fecha de la matriculación y sin límite de kilometraje, la marca (en este caso Hyundai con su Ioniq eléctrico) tiene la obligación de reparar los defectos de fabricación y las averías mecánicas, eléctricas y electrónicas del vehículo de forma gratuita, salvo que se deban al desgaste de las piezas. Es lo que se conoce como garantía legal.

Este es un aspecto importante, puesto que no todos los fabricantes ofrecen el mismo tiempo, sino que, incluso, se rigen únicamente el marco legal. En lo que corresponde con la firma surcoreana, tendremos acceso a cinco años de garantía con kilometraje ilimitado para el motor, la caja de cambios, la dirección, la suspensión y el sistema de frenado.

Todo, además, de cinco años de asistencia en carretera. Al mismo tiempo, para toda la gama Ioniq, Hyundai también ofrece 12 años de garantía antiperforación para los efectos de la corrosión y cinco años para la pintura.

¡Sé el primero en comentar!