Construye tu propio coche eléctrico casero en simples pasos

El mundo del coche eléctrico ha llevado a la imaginación de muchos a realizar diferentes consideraciones a cada cual más impresionante, entre ellas la de fabricar uno propiamente casero. Porque, entre todos, hemos visto cómo este automóvil ha sido capaz de sacar lo mejor de cada uno, también del sector, pero sobre todo de la tecnología. Entonces, ¿por qué no hacer uno de manera creativa por nosotros mismos? ¿Es posible?

La tecnología nos ha permitido en los últimos años realizar tareas que antaño nos habrían parecido del todo descabelladas. Sin embargo, las grandes facilidades que podemos encontrar en el día de hoy, sumado a la gran creatividad de la gente, con técnicas nuevas y de gran consideración, hacen que podamos tener piezas al alcance de la mano y con nuestras propias manos.

Una técnica posible y hasta funcional

Con todo, una de esas soluciones parece tener viabilidad, en un caso hipotético, claro, en la de construir un coche eléctrico casero de una manera posible y, en ciertos casos, hasta funcional. De hecho, no es tan extraño.  No son pocos los que, por ejemplo, han adoptado nuevas medidas para enfocarse directamente a él.

Sí, nos referimos, entre otras, a la técnica del Retrofit: la de transformar un viejo vehículo de combustión por otro totalmente electrificado, sobre el mismo. Incluso fueron varias las empresas que decidieron por ingeniárselas para hacer porque esto sea una realidad a nuestro alcance.

Es por esto que pensar en la manera de crear y construir nuestro propio coche eléctrico casero no es una idea tan lejana, ni mucho menos imposible. Porque, en definitiva, solo se necesita un poco de imaginación, habilidad y estar seguro de lo que se está haciendo. Todo lo demás es puro mecanismo de la misma práctica que obtengamos. Entonces, a la pregunta de si es posible construir un vehículo electrificado por nosotros mismos, la respuesta es clara y concisa: sí. Ahora bien, ¿cómo y de qué manera podemos hacerlo?

Cuál es su técnica

«Cualquiera con ciertos conocimientos sobre electricidad y un poco de mecánica puede hacerlo, no es demasiado difícil», cuenta una de las personas que se han dirigido por este tipo de formato. En concreto, hablamos de personas como Álex, quién decidió transformar vehículos en los años 80, cuando era un niño y le empezó a interesar la movilidad sostenible.

Técnica construir coche eléctrico casero

En esos años fue cuando se hizo obligatorio en España el uso del catalizador, y por tanto, el uso de la gasolina sin plomo. En las calles se hablaba de ello y ahí empezó a preocuparse por cómo ciertos cambios podían conseguir en un entorno mucho más limpio en las ciudades. Pero Alex no es el único. En la actualidad, son varios los que han optado por enfocarse hacia esta técnica como mecanismo.

Porque, dentro de todos los juguetes que teníamos cuando éramos pequeños, sin duda, el que mejor recuerdo que nos dejó fue el de poder jugar con coches. Todos los amantes de las cuatro ruedas recordamos que primero los hacíamos con cartón, luego llegó la madera y por fin, con la revolución tecnológica ya en marcha, llegaron los coches teledirigidos.

Es por esto que, gracias a las diferentes muestras y avances de esta modalidad electrificada, no son pocos los que, al menos, se han aventurado para crear un coche eléctrico casero. Pero, ¿en qué consiste este método? Como tal, no es más que reunir los diferentes materiales que equipan los mismos e integrarlos en una misma estructura.

Tipos y materiales necesarios

La Universidad Nebrija es una de las que están bien situadas en la línea de partida. Desde hace una década imparte el grado de Ingeniería. Y en él se incluyen materias con las que aprender a fabricar este modelo enchufado al ya presente. Vehículos eléctricos, Sistemas de Vehículos y Componentes I y II, Motores, Máquinas Eléctricas, Electrónica, Reglamentación…

Un universo que tiene su espacio en el mundo laboral. El 58% de sus estudiantes (afirma el centro) consigue empleo en los tres primeros meses, el 92% durante los nueve restantes y la empleabilidad en un año resulta total. Su estrategia es la cercanía.

Técnica construir coche eléctrico casero

Así, aprender a construir y mantener un vehículo lo podemos considerar como una aptitud o habilidad poderosa y motivante para muchos automovilistas, y no olvidemos que la implantación de motores eléctricos e híbridos puede reducir nuestra dependencia de combustibles fósiles y la emisión de elementos contaminantes, lo que beneficia a nuestro medio ambiente.

Por eso, si dispones de un fin de semana, de un garaje y tienes un maletín de herramientas ¿por qué no te construyes tu propio coche eléctrico? Apto para todos los que les guste lo ‘hecho a mano’, funciona a pilas, y es propulsado por un motor con una hélice, es decir, propulsado por aire. Para ello, necesitaremos los siguientes materiales:

  • Dos botellas de plástico (una para el coche, y otra para el motor)
  • Un motor de los pequeños.
  • Poliespán.
  • Fibra de vidrio.
  • Pistola de silicona caliente o termo fusible.
  • Dos brochetas de madera.
  • 4 tapas de botella.
  • 2 cañitas o pajitas de bebida.
  • Pila de 9 voltios.

Cómo se hace

Como ves, son materiales de unas dimensiones reducidas y pequeñas, puesto que todavía no hay suficientes equipos tecnológicos que permitan hacerlo de manera que se haga en casa a gran volumen. Con todo, y una vez recolectados y elegidos estos compuestos, llegará la hora de armar nuestro coche eléctrico casero.

En principio, no tendría por qué ser un proceso demasiado laborioso, puesto que todos los elementos suelen ser de fácil uso e integración, más teniendo en cuenta que se trata de una elaboración propia. Tampoco habrá que preocuparse en exceso de organizarlos todos, puesto que los pasos, por lo general, suelen ser bastante sencillos, como explicaremos a continuación.

Eso sí; a pesar de que contamos con materiales pequeños y de una capacidad menor, como puede ser la pila de 9 voltios, sí es verdad que a la hora de ponernos en marcha necesitaremos tener especial cuidado en el momento de integrarlos, puesto que tanto los motores, como la pila o la pistola de silicona siguen siendo productos manejables.

Diseño

En primer lugar, antes de ponernos manos a la obra con los elementos anteriormente mencionados, es necesario que organicemos la forma del vehículo que vamos a conformar. De esta manera, a la hora de elaborar el proceso con las botellas, hay que también centrarse en cómo va a estar diseñado nuestro coche eléctrico casero.

Sistema baterías

En primer lugar, lo importante comenzar con nuestro diseño en papel. Posteriormente, y con ayuda del poliespán, hay que dibujar una línea en medio y comenzar a darle forma. Los diseñadores tienen una premisa. Y es que, va a llegar un momento en el que nos vamos a decir a nosotros mismos que ‘ya lo tenemos’, pero del que quizá le falte algo de carácter. Para ello, tenemos que copiar el dibujo desde el otro lado.

Chasis

Una vez se termine el primer proceso del diseño, tendremos que continuar con otra de las partes más importantes del automóvil. Y es la del chasis. Está bien tener uno simplemente con los elementos mecánicos, pero estamos seguros de que a la hora de conformarlo, a todos nos gusta crear la estructura.

Es por esto que el chasis forma una de las partes más importantes del mismo. Atendiendo a ello, habrá que fabricarlo con la fibra de vidrio, esto gracias a las capas que se irá dando sobre el poliespán. Cuando se seque, quitaremos, quedando la forma deseada. Eso sí, tras lijar y quitar unos 100 kg de masilla.

Sistema eléctrico y baterías

¿Cómo se cablea un coche? Es bastante asumible que esto sea una de las tareas más complicadas, puesto que no todo el mundo tiene conocimientos prácticos al respecto. Sin embargo, y atendiendo muy bien a lo que hemos ido elaborando con anterioridad, cabe mencionar que entre ambos surge un aspecto destacado.

Este no es otro que la comunicación entre el suministro de energía y el producto. En este caso, lo que tiene que ver con los motores eléctricos y la pila de 9 voltios. Ante esto, todo será un mismo proceso. Estos son los de cablear, empalmar, cortar cables… durante el transcurso del mismo, es probable que nos encontremos, en más de una ocasión, con una cantidad de cable extensa. Pero es normal.

A continuación, esta pila hay que meterla en el tubo del chasis. En nuestro caso, las botellas de plástico que habremos ido recogiendo. Ante ello, una vez conectamos pila y motor, se deberá probar todo antes de montarlo en el coche.

Estructura

Ahora, con la silicona caliente, y con ayuda de la propia pistola de silicona, tendremos que pegar las dos pajitas a lo ancho de la botella. Con este paso habremos conseguido los ejes del vehículo electrificado. Será entonces cuando se continúe introduciendo la brocheta de madera en una de las pajitas y atravesarlas con la brocheta una tapa a cada extremo de la pajita.

¡No olvides fijar con silicona por dentro! De lo contrario, la estructura de tu coche quedará débil y se desmontará apenas lo enciendas. El próximo paso será cortar los sobrantes de madera. En este paso se recomienda verificar si las ruedas se mueven normalmente o, de lo contrario, tienen dificultades para girar.

Estructura

El siguiente paso, ya cogiendo forma, es pegar la pila sobre el coche. Luego tienes que cortar la otra botella de plástico por la mitad y haz cortes hacia el tapón, en forma de hélice. Y tienes que hacer un pequeño agujero en el tapón de la hélice, y luego lo pegas con la silicona caliente el motor al tapón, dejando algo de espacio libre.

Más tarde pegaremos el motor en la parte de atrás del coche y conectaremos los cables del motor a la pila. Ya solo habrá que ponerlo en marcha gracias al encendido del motor. Así, si hemos seguido correctamente todos los pasos, podemos decir que ya tenemos un coche eléctrico casero por nuestra propia cuenta.

¡Sé el primero en comentar!